Que la entrada de gigantes como Amazon ha supuesto una revolución es un hecho; que a grandes compañías tradicionales no les tiembla el pulso para competir contra ellos, otro. Y ahí está la apuesta de Inditex, que trabaja para integrar al completo sus canales online y offline.

Noticias relacionadas

La compañía fundada por Amancio Ortega ha presentado este miércoles sus resultados correspondientes a los nueve primeros meses del ejercicio, en los que ha sabido salir airosa de unas temperaturas fuera de lo normal para esta época del año.

En este sentido, disparó su facturación hasta los 17.963 millones de euros, un 10% más que en el mismo periodo de 2016; elevó su número de tiendas hasta los 7.504 establecimientos, un 3,6% más, y registró un crecimiento del 6% en su beneficio neto, que se situó en 2.341 millones.

Pero, además de haber superado el trimestre, el gigante textil ha reforzado su apuesta por su canal online. Y, con ello, en su integración con las tiendas físicas. Así, el presidente del grupo, Pablo Isla, ha querido destacar en una conferencia con analistas la gestión "cada vez más integral de la plataforma, lo que se traduce en servicios de valor para el cliente". Pero, ¿cuáles son estos servicios de valor?

Entrega 'same day', 'next day'...

Fue a finales de julio cuando la compañía gallega estrenó en Madrid la entrega en el día (same day delivery) de los pedidos online, una decisión que ya había tomado El Corte Inglés y, cómo no, Amazon. Durante la presentación de resultados de este miércoles, Inditex ha explicado que esta opción ya está disponible en cinco capitales, además de la española: Londres, París, Estambul, Taipei y Shanghai.

Asimismo, la entrega al día siguiente de hacer el pedido (next day delivery), ya está disponible en seis mercados: España, Francia, Reino Unido, Polonia, China y Corea del Sur; mercados donde Inditex tiene un gran papel o donde el comercio electrónico se encuentra en un estado muy avanzado. Hoy, la compra en las cadenas de Inditex a través de su web se puede hacer en 45 de los 92 mercados en los que opera la compañía.

La batalla, no obstante, sigue estando en la logística. El buque insignia del grupo, Zara, está funcionando como banco de pruebas de los avances. Por eso a mediados de septiembre uno de los Zara de A Coruña introdujo la prueba piloto del primer Punto de Recogida Automatizada de Pedidos Online, creado por el Centro Tecnológico de Inditex. En la práctica, una pantalla táctil para el cliente; detrás, oculto, un almacén de 8 metros de largo por 4 metros de alto y un fondo de 2,5 metros. Dentro, un sistema robotizado con casilleros dinámicos que se adaptan al tamaño de los diferentes paquetes, ya que el almacén puede guardar hasta 700 de forma simultánea.

Aunque la compañía continúa sin desvelar cuándo comenzará a verse en otras tiendas, por ser "una iniciativa joven en periodo de prueba", si que avanzaron en la presentación de resultados que Inditex proseguirá con la implantación de este sistema, por lo que se deduce que el resultado está siendo el esperado. 

Inditex puede permitirse frente a otras invertir en innovaciones -aunque no desvela la cuantía- para destacar en la integración omnicanal y ofrecer al cliente la comodidad en la entrega que demanda. De momento, no le tiembla el pulso.