En un momento en el que el sector de la distribución está viviendo una gran transformación es importante diferenciarse del resto. Lidl lo sabe y en los últimos meses está consiguiendo salirse del guion. Lo último, instalar restaurantes efímeros o 'pop up' -de una noche- en un parking, una antigua capilla, un hangar y una nave industrial.

Noticias relacionadas

La experiencia, que nace de la buena acogida que tuvo hace un año su restaurante en los Cines Capitol de Madrid, ahora viaja también a Barcelona, Sevilla y Valencia. Las ubicaciones están muy estudiadas. Localizaciones "imperfectas", dice la compañía alemana, donde sí se puede tener una cena perfecta. La idea: promocionar su gama de productos Deluxe, compuesta por más de 230 referencias en la campaña navideña. "Lo importante para nosotros es el contenido, no el continente", dice Arantxa Conderesponsable de Relaciones Públicas de Lidl España.

Conde insiste en que es un "ambicioso" proyecto a nivel logístico. No es para menos, ya que los restaurantes durarán solo una noche en cada ciudad. Un menú lo elabora el chef de Lidl España, David García, y para servirlo la cadena ha contratado al catering Sixsens de Caritina Goyanes. Entre los invitados, los ganadores de concurso que Lidl puso en marcha hace unas semanas en sus redes y "algunos de los influencers más destacados del país".

"En Europa hemos reinventado y revolucionando la distribución democratizando la gastronomía", asegura Jordi Morales, gerente de Compras de Lidl España. Y en esa palabra, "democratización", se encuentra la clave de los últimos movimientos de la cadena alemana.

Una modelo internacional en su firma textil

El quinto operador de distribución en España no sólo está reinventándose con sus acciones en el sector de la alimentación. También lo está haciendo con su oferta textil, sobre todo con su marca de ropa femenina, Esmara. Hace menos de tres meses la compañía llamaba la atención por contratar a la modelo Heidi Klum para diseñar una de sus colecciones.

Una decisión que llamó la atención en el sector, puesto que es una marca que se vende en supermercados. Concretamente, en sus cestas de non-food o bazar. Este mes, Lidl ha lanzado la segunda colección de la modelo. Desde la compañía siguen insistiendo: "Es la apuesta de Lidl por democratizar tendencias desde el supermercado...hacer que la moda salte del lineal al carrito de la compra".

La cadena, con cerca de 540 tiendas en España, está orientando sus esfuerzos a ofrecer la imagen de que comprar textil en el supermercado o preparar una cena de Navidad con sus productos "no está reñido con la calidad". Aunque es pronto para saber si estas campañas le dan resultado, de momento se han anotado el tanto de la originalidad.