Puigdemont, ganador del ‘Premio Campeón de Putin’ concedido por el think tank checo European Values.

Puigdemont, ganador del ‘Premio Campeón de Putin’ concedido por el think tank checo European Values. CG

Empresas

¿'Fake news' en Cataluña? Si no fuese por Internet las cosas estarían aún peor

Bill Dutton minimiza el impacto de las fake news, los filtros burbuja y las cámaras de eco. Devuelve la responsabilidad a las audiencias.

¿Fake news? ¿Filtros burbuja? ¿Cámaras de eco? Tienen menos importancia de lo que creemos. Los ciudadanos sabemos navegar por Internet, buceamos en diferentes fuentes, no bloqueamos a quien piensa diferente y leemos cosas con las que no estamos de acuerdo. Incluso en el caso catalán, sin Internet nos encontraríamos con más barreras entre ciudadanos, no con menos.

Es lo que opina William ‘Bill’ Dutton, director del Centro Quello de la Universidad de Michigan, quien tras un estudio financiado por Google y en el que ha encuestado a 14.000 usuarios de Internet de siete países -España, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Polonia y EEUU-, asegura que el impacto de estas tendencias es menor de lo que pensamos, y que el “pánico” que se ha generado a su alrededor podría terminar en una regulación gubernamental de los contenidos de consecuencias “terribles”.

En este estudio preguntaban a los usuarios de la red cómo utilizan los buscadores y las redes sociales para encontrar información sobre política, y concluyeron no sólo que los usuarios son más sensatos de lo que parecen, y perfectamente capaces de identificar y comprobar información sobre la que tienen dudas, sino que los españoles, por ejemplo, somos especialmente cuidadosos a la hora de comprobar que la información que recibimos es veraz.

Bill Dutton se retira el año que viene de su posición como director del Centro Quello, que estudia la regulación y la gestión del sector de telecomunicaciones en la Universidad Estatal de Michigan. Antes, fue el primer profesor de Estudios de Internet en la Universidad de Oxford, donde en 2001 fundó su prestigioso Instituto de Internet.

Diferencias entre noticias falsas, filtros burbuja y campanas de eco

En su ponencia en el Foro de Gobernanza de Internet (IGF), que se celebra esta semana, Dutton hizo una útil distinción entre ‘fake news’, filtros burbuja y cámaras de eco. Las noticias falsas se definen como noticias falsas creadas con el único objetivo de generar ingresos por tráfico, si bien el uso que ha dado al término el presidente de EEUU, Donald Trump, ha ampliado artificialmente su significado.

Al hablar de filtros burbuja, por otra parte, nos referimos a la personalización que realizan los algoritmos de redes sociales y buscadores, que en teoría provocan una reducción de la información a aquellos temas y enfoques preferidos por el usuario, limitando el alcance de sus intereses. En cuanto a las cámaras de eco, tienen que ver con la limitación establecida por los propios ciudadanos a la hora de limitar sus conversaciones en función de las afinidades.

Para Dutton, el determinismo tecnológico de los filtros burbuja se reduce por el hecho de que, según su estudio, los usuarios consultan 4,5 fuentes de información y un 36% lee noticias con las que no está de acuerdo. “Hay que ser escépticos hacia el determinismo tecnológico porque la tecnología muchas veces no ofrece los resultados que se esperan de ella”, advirtió.

En cuanto a las cámaras de eco, recordó que muy pocos usuarios limitan sus redes sociales en función de las opiniones políticas porque son más heterogéneas de lo que creemos. “Es improbable que haya cámaras de eco online porque la política sólo es una pequeña parte de las redes sociales”, explicó.

En lo que sí hizo hincapié es en que existe una pequeña parte de la población vulnerable a estas prácticas porque ni está interesada en política ni está versada en internet. Esa combinación, en todo caso, se daría sólo entre entre un 1-4% de la población. Quien está interesado en política termina buscando información sobre el tema, aunque le cueste.

Cómo desincentivar las fake news

Eso no quiere decir que las noticias falsas, en su concepción más pura, no existan o no sean un problema. Pero existen soluciones. “En primer lugar, desincentivar los ingresos por anuncios de las ‘fake news’. Y las compañías de Internet están en ello.

“Pero lo que no hay que hacer es regular a los proveedores de servicios de Internet como a las televisiones o a las radios, que es lo que hacen en China. Sería terrible, y el problema a resolver no es tan grave como creemos que es”, explicó.

Concretamente, sobre el tema catalán y las barreras entre independentistas y constitucionalistas, Dutton afirmó que "sin la tecnología los ciudadanos tendrían acceso a incluso menos medios. Estamos atacando precisamente el mismo vehículo que nos aleja de las cámaras de eco. Lo que hay que intentar es concienciar a la gente de que tiene que buscar redes lo más amplias que pueda". 

Sobre el peso de Trump en el incremento de la preocupación sobre las fake news, Dutton estimó que, tras la sorpresa provocada por fenómenos como su victoria o el Brexit, no se han producido por las noticias falsas, los filtros burbuja o las cámaras de eco. “Son sólo chivos expiatorios, al final es la gente quien vota. El último algoritmo en la cadena, y el más importante, eres tú. Si decides no buscar información contrastada o no comprobar la veracidad de lo que lees no es culpa de los medios, al final es culpa tuya”.