Distribuyen en cerca de 2.000 puntos de venta, pero solo tienen una tienda propia, ubicada en París. El modelo de negocio de El Naturalista, dedicada al calzado sostenible desde 2003, llama la atención. Más del 70% de sus ventas proceden del canal online, contando también con los e-commerce de sus distribuidores, un ámbito en el que se mueven desde hace 10 años.

Noticias relacionadas

Ahí, en el comercio electrónico, es donde quieren seguir creciendo. Su objetivo es incrementar un 10% las visitas en su página web. En el canal físico, los zapatos de la compañía están en tiendas multimarca, cadenas y centros comerciales. Y no está entre sus aspiraciones abrir más tiendas propias o "centros de experiencia", como lo denominan en la empresa. Comercializan a través de sus colaboradores en más de 40 países. Con su plataforma online, llegan a cerca de 100. De hecho, más del 90% de sus ventas se hacen fuera de España.

"Somos una marca eminentemente internacional desde el inicio", dice el director comercial de El Naturalista, Juan de la Peña. Su filosofía, la de comercializar zapatos fabricados de forma sostenible, ha tardado en empezar a calar en el país que ha visto nacer a la marca.

No obstante, continúan con su sede en Quel (La Rioja), y fabrican en esta comunidad y en Tánger (Marruecos). De hecho, a pesar de su papel internacional, no quitan el ojo a España, un mercado que "es muy importante para nosotros en el futuro inmediato".

En su apuesta por la "ecoinnovación", han presentado una línea de calzado vegano, que renuncia a la piel y utiliza materiales más sostenibles como el bambú y textiles naturales y la reutilización de materiales de otros sectores; desde residuos marinos hasta corcho pasando por velas de barco. Para esto tampoco se han tenido que ir muy lejos, ya que más del 93% de sus proveedores tienen la sede en España. Las algas, con lo que han empezado a trabajar ahora, las importan desde los Fiordos de Islandia.

Comparte fábricas con dos marcas más

La estructura empresarial de El Naturalista también es peculiar. Gestiona su producción a través de la sociedad Inyectados y Vulcanizados (Invulsa), una empresa que, además de El Naturalista, posee las marcas de zapatos Art y Neosens, agrupadas las tres bajo el holding The Art Company.

Esta controla las tres marcas, cuyo calzado se produce en las dos plantas de la empresa. Así, entre las tres cuentan con unos 800 trabajadores, de los que 250 están en El Naturalista.

Hoy, El Naturalista, que facturó 18 millones de euros en 2016, es la mayor marca del grupo en volumen de ventas, seguida de Art y Neosens.