El presidente de Sacyr, Manuel Manrique, interviene en la última junta de accionistas.

El presidente de Sacyr, Manuel Manrique, interviene en la última junta de accionistas.

Empresas

Sacyr se queda al borde de los 100 millones de beneficios, un 8% más

El grupo eleva un 4% tanto los ingresos como el ebitda, hasta 2.249 y 272 millones de euros, respectivamente.

Hasta los 97 millones de euros ha llevado sus beneficios Sacyr, el grupo de construcción y servicios presidido por Manuel Manrique, al cierre del tercer trimestre de 2017. Se incrementa solo un 8% respecto al mismo periodo de 2016 al no incluir los ingresos extraordinarios registrados entonces. Sin estos, las ganancias se hubieran visto incrementadas por encima del 40%.

Entre enero y septiembre, el grupo constructor llegaba a los 272 millones de ebitda, un 4% más que en 2016. Esta cifra no incluye el gasto no recurrente producido por el ERE con un importe de 25,5 millones de euros en 2016. Al incluir este gasto, el resultado bruto de explotación registraría un aumento del 15%.

El volumen de negocio, en la misma línea de crecimiento del ebitda, se situaba en 2.249 millones. Más de la mitad, el 56%, corresponde al negocio internacional de Sacyr.

Por sectores, la rama de construcción ganaban ingresaba 750 millones. Somague, por su parte, ingresaba 127 millones, la mitad que un año antes. En cuanto a las concesiones, la cifra de negocio ha sido de 140 millones en el campo de la construcción, un 17% menos que el año anterior, y de 276 millones de euros de ingresos ocasionales, estos con un aumento del 19% con respecto al mismo periodo del 2016.

Deuda de 3.192 millones

Por otra parte, la deuda de la constructora ha disminuido en 534 millones de euros, hasta los 3.192 millones. Desde Sacyr explicaron que la reducción del endeudamiento se ha llevado a cabo gracias a la culminación de la estrategia de eliminación de los riesgos asociados a la participación en Repsol a través de una operación derivados sobre 72,7 millones de acciones de Repsol (60% de la participación de Sacyr).

Con esta operación, que ha permitido cancelar 769 millones de deuda ligada a la participación en la petrolera, se completaba el proceso iniciado en la segunda mitad de 2016 al contratar dos operaciones de derivados sobre el 40% de la participación en Repsol.