Francisco Reynés, presidente de Cellnex y consejero delegado de Abertis.

Francisco Reynés, presidente de Cellnex y consejero delegado de Abertis.

Empresas Lucrativas posiciones cortas

Los fondos ‘apuestan’ 400 millones a la bajada de Cellnex

La irrupción a corto plazo de Marshall Wace y el doble juego de BlackRock, segundo accionista, juegan a la contra.

Noticias relacionadas

Cellnex, la operadora de infraestructuras de telecomunicaciones, va como un tiro a la espera de que, en febrero de 2018, se sepa quién se queda finalmente con Abertis -Atlantia o Hochtief (ACS)- y, por tanto, con el 34% de de la ‘teleco’ controlada por el grupo de concesiones presidido por Salvador Alemany.

La subida bursátil ha resultado vertiginosa, con esa subida del 67% registrada en el último año, hasta cotizar en el entorno de los 21 euros, aumentando así su capitalización en casi 700 millones de euros.

No obstante, en las últimas sesiones da la sensación de que los inversores han pisado el freno, generando la impresión de que las compras a partir de estas cotas empiezan a dar un poco de vértigo. Como comentaba algún analista a EL ESPAÑOL, “hasta 21,5 euros de subida ya está asumido, pero más allá la cosa no está tan clara”.

Parón de la subida en 21 euros

En ese parón de la subida bursátil de Cellnex, empiezan a jugar un papel importante los habituales inversores que operan con posiciones cortas, recibiendo a préstamo acciones para venderlas y, posteriormente, recomprarlas y devolverlas a su propietario.

En la operadora de telecomunicaciones presidida por Francisco Reynés, el máximo de estos cortos se registraba el pasado 12 de mayo, tres días antes de que el grupo italiano Atlantia presentara, ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el folleto de su oferta por Abertis. Llegaban entonces al 9,18% del capital. A partir de ese momento, la desbandada de estas apuestas especulativas en Cellnex fue brutal, hasta caer al 6,23% a principios de julio.

La alternativa a Atlantia animó a los bajistas

Desde entonces, con las primeras filtraciones de que, desde España, se iban a poner todos los medios para presentar una oferta alternativa por Abertis, los inversores a corto volvieron a Cellnex, al entender que podrían sacar una buena tajada. Y ya han vuelto a superar el 8%. Más de 18,5 millones de acciones, cuyo valor en bolsa se acerca a los 400 millones de euros.

Algunos de estos fondos lo han hecho por primera vez, como el fondo estadounidense Marshall Wace, que el pasado jueves notificaba a la CNMV que había recibido a préstamo acciones de la teleco equivalente al 0,5% de su capital, siguiendo los pasos de BlackRock -la mayor gestora de fondos- que reaparecía en septiembre en las posiciones cortas de Cellnex, y ya suma el 0,7% del capital.

El lucrativo doble juego de BlackRock

Como lleva haciendo en Dia desde hace un par de años, BlackRock también está siguiendo un doble juego en la operadora de telecomunicaciones, ya que también es el segundo accionista de Cellnex, solo por detrás de Abertis.

Ganando así por un lado y por otro. La macrogestora estadounidense controlada por Larry Fink suma el 5,956% del capital de la empresa presidida por Francisco Reynés. Casi un 5% en derechos de voto indirectos a través de sus productos de inversión y el restante 1% vehiculado a través de diversos instrumentos financieros derivados a futuro.

Con todo, es el fondo AQR el que, con diferencia, más dinero está metiendo a corto en Cellnex, con una estrategia diferente al resto de inversores, ya que se mantuvo comprando a préstamo acciones hasta alcanzar el 4,21% del capital a finales de julio, para, desde entonces, reducir su presencia en esta operativa hasta el actual 3,68%. Que, no obstante, sigue suponiendo un volumen importante de títulos. Más de 8,5 millones que capitalizan por 179 millones de euros.