Varios pasajeros se dirigen a un avión de Ryanair en el aeropuerto de Londres.

Varios pasajeros se dirigen a un avión de Ryanair en el aeropuerto de Londres. Reuters

Empresas

Ryanair retrasa a enero el cambio en la política de equipaje de mano

La aerolínea aplicará la medida a partir del 15 de enero para que sus clientes tengan "más tiempo" para acostumbrarse, pero ya aplica la rebaja en el precio del equipaje facturado.

Noticias relacionadas

La irlandesa Ryanair no aplicará su nueva política de equipajes hasta enero. Así lo ha confirmado este martes la aerolínea de bajo coste que pretende así dar "más tiempo" a los clientes para acostumbrarse a los cambios, "especialmente durante la temporada alta de Navidad". 

La irlandesa anunció a principios de septiembre restricciones al equipaje de mano debido a los retrasos que sufrían los vuelos cuando los pasajeros intentan encontrar espacio libre para sus bultos en la cabina. A cambio de reducir la cantidad de maletas a bordo, la aerolínea aplica una rebaja en el precio de las maletas que factura, bajándolo de 35 a 25 euros, para animar así a que los clientes facturen sus bultos. Además, el peso permitido para el equipaje facturado sube de 15 a 20 kilogramos.

"Hay demasiados pasajeros y equipaje durante los vuelos. Ni nosotros, ni los clientes queremos retrasos en los vuelos", dijo entonces el director de marketing de la aerolínea, Kenny Jacobs. Estaba previsto que la medida entrara en vigor el próximo 1 de noviembre, pero la compañía ha decidido retrasar su puesta en marcha hasta el 15 de enero. A partir de este día, solo los pasajeros con embarque prioritario podrán subir dos bultos al avión. El resto, sólo podrán volar con el bulto más pequeño, mientras que la maleta de cabina se bajará a bodega, sin coste adicional, en la puerta de embarque, señala la compañía.

“Retrasaremos la puesta en marcha de nuestras nuevas normas de equipaje con el objetivo de ayudar a nuestros clientes a familiarizarse con los cambios de la política", ha señalado Jacobs en un comunicado. Según el directivo, la compañía sí que ha puesto en marcha la primera fase de este cambio, que se traduce en la rebaja en las tarifas por maleta facturada y el incremento de peso de las mismas. "Esto permitirá que haya menos clientes con dos bultos en las puertas de embarque, una situación que está provocando retrasos en los vuelos", ha agregado.