Lidl es una de las pocas grandes empresas que todavía no ha dado el paso de cambiar su sede a otro punto fuera de Cataluña. Bancos como Caixabank o Sabadell, empresas como BimboIdilia Foods (Cola Cao, Nocilla) o Codorníu ya lo han hecho. Las miradas se detienen desde hace unos días sobre la empresa alemana, que no ha comunicado cambios en su ubicación.

Noticias relacionadas

Así, la compañía sigue teniendo su sede en Montcada i Reixac (Barcelona), de donde no se irá hasta que no se modifique "el actual ordenamiento jurídico".

El aterrizaje de Lidl en España está unido a Cataluña. No en vano, la alemana entró al mercado español con el desembarco en 1994 en Lleida, donde abrió su primera tienda.

Hoy, 23 años después, Lidl asegura que, de momento, permanecen atentos a la evolución socio-política, pero que la compañía está enfocada en el desarrollo de su estrategia comercial, que no está vinculada "a ninguna coyuntura política".

Si la independencia de Cataluña llegara a producirse, dicen desde Lidl, "tomaríamos las medidas necesarias para garantizar el desarrollo de nuestro negocio en Cataluña y España, respetando el marco legal que quede establecido". 

Con lo cual, la alemana no decidirá salir de la comunidad mientras no se declare oficialmente la independencia, ni siquiera por "inseguridad jurídica", el argumento utilizado por todas las compañías que sí que han cambiado su sede en el último mes.

Apuesta por la comunidad

Lejos de querer salir de Cataluña, Lidl sigue con su apuesta por la comunidad, la segunda donde más tiendas tiene en España después de Andalucía.

En concreto, con datos de marzo de 2017, la compañía cuenta con 540 tiendas en España; de esa cifra, 93 están ubicadas en Cataluña.

De hecho, este mismo mes de octubre Lidl ha puesto en marcha siete tiendas en diferentes puntos de España; una de ellas, en Hospitalet de Llobregat (Barcelona), para la que ha invertido algo más de medio millón de euros y ha contratado a una decena de empleados, para una plantilla de unos 20 trabajadores. 

Lidl no teme, de momento, que la situación en Cataluña afecte a la empresa. Está por ver cuáles si se dan próximos pasos en el Parlament que puedan poner en peligro su tranquilidad.