Vueling pertenece al grupo IAG desde 2013.

Vueling pertenece al grupo IAG desde 2013.

Empresas

Vueling mantendrá su sede en Barcelona aunque prospere la independencia

El consejero delegado de IAG, WIllie Walsh, despeja las dudas sobre la base de la aerolínea en medio del conflicto con Cataluña.

Ainhoa Murga

Vueling se queda en Barcelona aunque Cataluña siga adelante con el proceso de independencia y se materialice la separación. Así lo ha indicado el consejero delegado del grupo IAG, Willie Walsh, durante la cumbre de la industria de la aviación, Capa Global Aviation Summit (CAPA), que se celebra estos días en Londres, según indica Bloomberg.

La aerolínea confirmaba a este periódico a principios de semana que se estaba monitoreando la situación, pero que la operación no se había visto afectada por la incertidumbre que ha generado la escalada de tensión del conflicto catalán. 

Vueling, que pertenece al grupo IAG desde 2013, tiene su sede en Barcelona. En El Prat de la Ciudad Condal tiene también su base principal y opera más de un centenar de destinos. La aerolínea cuenta además con bases en otras muchas ciudades españolas y en otros puntos de Europa como Roma, Ámsterdam o París. Hasta el momento, ni la compañía ni su matriz habían hecho referencia a la posibilidad de un cambio de sede siguiendo la estela de otras empresas radicadas en Cataluña. Durante la última semana más de medio centenar de grandes empresas y centenares de pymes han movido su sede social desde Cataluña a otros puntos del país. 

Interés en el hueco que Monarch deja en Londres

El CEO de IAG ha señalado además que el grupo está interesado en las franjas horarias de las que disponía Monarch en el aeropuerto londinense de Gatwick. La aerolínea británica, que cesó su operación a principios de este mes dejando a más de 110.000 clientes británicos varados en el extranjero, volaba a 13 destinos españoles, principalmente en Baleares y Canarias. Aunque su base principal estaba en Luton, también operaba desde Gatwick en Londres, y desde Mánchester y Birmingham.

"Con (la quiebra de) Monarch, creo que todos estamos interesados en las franjas que libera en Gatwick... Si podemos ha posibilidad de tener más franjas en este aeropuerto, con seguridad lo intentaremos", ha dicho Walsh, según Reuters. Disponer de más franjas aeroportuarias en este aeropuerto londinense es un caramelo para las aerolíneas. Walsh no ha sido el único en mostrar su interés. El pasado martes, el CEO de Norwegian también señaló que a la aerolínea le gustaría hacerse con esas franjas, pero que dependerá de su precio y cómo estén distribuidas

El principal ejecutivo de IAG también ha valorado la reducción de la capacidad en Europa que se deriva de la quiebra de aerolíneas que se ha producido en las últimas semanas como algo "positivo" para el sector. Según Walsh, es posible que las frecuencias que operaba Monarch en Gatwick sean reemplazadas, pero estima que será más difícil en aeropuertos pequeños como el de Birmingham. Además, con Ryanair cancelando vuelos por sus estrecheces de personal y las quiebras de Alitalia y Air Berlin, el resto del sector podría beneficiarse, considera Walsh.

"La combinación de todo esto apunta claramente a que se verá un menor crecimiento, menor capacidad, sobre todo durante el invierno, por lo que desde el punto de vista de la industria esto será algo positivo", ha asegurado el CEO de IAG.

Level tendrá 30 aviones en 2022

El ejecutivo británico ha confirmado además que Level, su aerolínea de bajo coste que opera vuelos de larga distancia, tendrá una flota de 30 aviones en un horizonte de cinco años. Walsh ha asegurado que se buscará que la aerolínea tenga un crecimiento sostenible desde el punto de vista financiero. 

Según el ejecutivo, Level operará cinco aviones en 2018 y dos o tres de ellos tendrán su sede operativa fuera de Barcelona. Según Walsh, IAG podría comprar aviones adionales a Airbus para sus líneas de largo radio tanto de Level como de Aer Lingus. En concreto, ha señalado la posibilidad de adquirir más unidades del Airbus A321 neo, nave que permite cubrir distancias de hasta 6.850 kilómetros y permite configurar la cabina para un máximo de 236 pasajeros, según los datos del fabricante.

La marca de bajo coste de IAG arrancó su operación el pasado mes de junio apostando por el aeropuerto de Barcelona como base principal para plantar cara a rivales como Norwegian. Se estrenó con un vuelo directo a Los Ángeles y progresivamente sumó sus rutas a San Francisco, Punta Cana y Buenos Aires. Walsh indicó entonces que estudiaban otras tres rutas y establecer bases en ciudades como Roma y París, pero la compañía descartaba la opción de instalarse en Madrid. 

Iberia ha sido la encargada de operar la marca de bajo coste durante estos meses, pero el grupo espera que Level se 'independice' en los próximos meses y se convierta en una aerolínea "con su propia flota, consejero delegado y equipo". Según Walsh, en noviembre esperan anunciar planes de expansión para Level que pone Asia sobre la mesa.