Oficinas de Balderton.

Oficinas de Balderton.

Empresas South Summit

Balderton: "No pudimos encontrar las mismas oportunidades de invertir en España"

El fondo británico de capital riesgo, uno de los más grandes de Europa, asegura que ha dicho 'no' a varias inversiones por la falta de internacionalización.

Balderton es uno de los grandes fondos de capital riesgo para 'startups' en Europa. Ha recaudado más de 2.000 millones de euros desde su fundación, en el año 2000, para inyectar en estas compañías.

Los británicos sólo tienen dos startups españolas en su portfolio: Scytl y Abiquo. ¿Por qué? Una de sus asociadas, Anna Huyghues, que participó en el evento IN3 esta semana en Madrid, asegura en una entrevista con EL ESPAÑOL que ha tenido dificultades para encontrar oportunidades de inversión destacadas. La razón: la falta de planes de internacionalización de las compañías. Pese a todo, lo reconoce: "Antes, hasta hace un par de años, el ecosistema español no era sofisticado".

"En algunas decidimos no entrar"

"Sólo por el tamaño de las compañías, no pudimos encontrar las mismas oportunidades en España que en cualquier otro lugar", asegura Huyghues, quien reconoce que en en el último año y medio ha analizado muchos proyectos en segmentos como la logístico o los 'marketplaces'. "En algunas decidimos pasar", apunta.

La directiva señala tres razones fundamentales para tomar la decisión de no entrar como accionistas: la escasa presencia fuera de España, la falta de tracción comercial y la ausencia de un plan de expansión internacional fuera de Europa. "Buscamos oportunidades de 'startups' que puedan llegar a tener cientos de millones de euros en ARR (ingresos medios anuales) y eso sin expansión internacional es difícil", apunta.

Sofisticación del ecosistema

Pese a todo, Huyghues reconoce la existencia de un cambio en el sector español. En el caso de los negocios centrados en servicios y productos para empresas (conocido en el argot como 'b2b'), detecta un giro en la estrategia: compañías que 'conquistan' a clientes internacionales en y desde España y después salen con ellos fuera. "Es algo nuevo y una buena estrategia", apunta.

En negocios dirigidos al cliente final (conocido como 'b2c'), Huyghues insiste en que se está produciendo un cambio de mentalidad para centrar el foco fuera de las fronteras españolas.

"Hasta hace un par de años, el ecosistema español no era sofisticado", añade la directiva, quien resalta que, pese a todo, no pasan el mismo tiempo analizando proyectos en España que en otros mercados más maduros como Alemania, Reino Unido o Francia.

Sobre el futuro, destaca una tendencia que puede ayudar a acelerar el cambio: emprendedores de éxito, con experiencia internacional en proyectos de alto crecimiento, que se instalan en España. "Ellos saben las cifras y las métricas que se valoran fuera de España", apunta. Y lo completa con otras dos "señales positivas": el aterrizaje de grandes corporaciones en España y el creciente interés de fondos internacionales. "Todo ello es bueno para el ecosistema", apunta.

Scytl y su rendimiento

Scytl es su segunda inversión en España tras 17 años de actividad (invirtieron también en Abiquo en 2010). Balderton entró en 2010 en la primera gran ronda de la compañía de voto electrónico. Tras ese tiempo ha recibido más de 100 millones de dólares de inversión de grandes fondos de capital riesgo internacionales.

¿Cómo está Balderton de satisfecho? Huyghues no ofrece cifras concretas. Sólo se limita a asegurar que "no está en el top de startups con mejor comportamiento" del fondo.