Luxemburgo ha acordado a Amazon ventajas fiscales ilegales, según Bruselas

Luxemburgo ha acordado a Amazon ventajas fiscales ilegales, según Bruselas Carlos Jasso/Reuters

Empresas

Bruselas le pasa una factura de 250 millones a Amazon por impuestos impagados

Denuncia a Irlanda ante el TJUE por no recuperar los 13.000 millones de ayudas ilegales a Apple.

Bruselas

Nuevo capítulo en la cruzada de Bruselas para acabar con ingeniería fiscal que practican los gigantes informáticos de Estados Unidos con el objetivo de minimizar su carga impositiva. La Comisión Europea ha enviado este miércoles una factura de 250 millones de euros a Amazon en concepto de impuestos impagados. Considera que Luxemburgo, donde Amazon registra todas sus ventas en la UE, le ha concedido ventajas fiscales ilegales que le han permitido tributar menos que otras compañías. Ahora, el Gobierno luxemburgués debe recuperar esta subvención ilegal.

"Gracia a las ventajas fiscales ilegales concedidas por Luxemburgo a Amazon, casi tres cuartas partes de los beneficios de Amazon no estaban sujetos a impuestos", ha denunciado la comisaria de Competencia, la liberal danesa Margrethe Vestager. "Dicho de otro modo, Amazon ha podido pagar cuatro veces menos impuestos que otras empresas locales sujetas a las mismas reglas fiscales nacionales", asegura Vestager.

El acuerdo fiscal entre Amazon y Luxemburgo se remonta al año 2003 y fue renovado en 2011. Durante ese periodo, el primer ministro luxemburgués era el actual presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker. Bruselas abrió una investigación en profundidad en octubre de 2014.

"Se trata de una práctica ilegal según las reglas de la UE en materia de ayudas públicas. Los Estados miembros no pueden conceder a los grupos multinacionales ventajas fiscales a las que las otras empresas no tienen derecho", ha destacado la comisaria de Competencia.

El sistema de ingeniería fiscal de Amazon

El sistema de ingeniería fiscal de Amazon CE

La investigación de tres años de Bruselas ha servido para desmontar la compleja estructura fiscal que utiliza Amazon en la UE. Gracias al acuerdo (tax ruling) con Luxemburgo, Amazon transfiere la mayor parte de sus beneficios desde una sociedad del grupo Amazon sujeta a impuestos en Luxemburgo (Amazon UE) a otra compañía que no paga nada (Amazon Europe Holding Technologies).

En concreto, la resolución fiscal autorizó el pago de un canon de Amazon EU a Amazon Europe Holding Technologies, lo que redujo notablemente los beneficios imponibles de Amazon en la EU. El resultado es que el pacto permitió a Amazon evitar tributar por las tres cuartas partes de los beneficios obtenidos de todas las ventas en la UE.

Amazon anuncia que recurrirá

Minutos después de conocer la sanción del Ejecutivo comunitario, Amazon anunciaba su intención de recurrirla ante el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE). "Creemos que Amazon no ha recibido ningún trato especial de Luxemburgo y que pagamos impuestos en plena conformidad con la legislación tributaria luxemburguesa e internacional", ha dicho la compañía en un comunicado.

"Estudiaremos la decisión de la Comisión y consideraremos las opciones legales, incluyendo una apelación", asegura Amazon. El Gobierno de Luxemburgo también niega que haya concedido ayudas ilegales a Amazon y se plantea recurrir. "Luxemburgo utilizará la diligencia debida apropiada para analizar la decisión y se reserva todos sus derechos", ha anunciado.

La comisaria de Competencia, Margrethe Vestager

La comisaria de Competencia, Margrethe Vestager François Lenoir/Reuters

La de Amazon es la cuarta decisión de Bruselas para obligar a multinacionales a pagar impuestos atrasados. Hasta ahora había actuado contra Fiat, Starbucks, el sistema fiscal de Bélgica y Apple. La empresa dirigida por Tim Cook es la que hasta ahora se ha llevado una factura más alta con mucha diferencia: un total de 13.000 millones de euros.

Precisamente, Vestager ha decidido también este martes denunciar a Irlanda ante el Tribunal de Justicia de la UE por no haber recuperado estos 13.000 millones de ayuda ilegal a Apple, pese a que la Comisión se lo exigió hace ya un año. Ni un euro. "Los Estados miembros deben hacer progresos suficientes para restablecer la competencia. Es por eso por lo que llevamos a Irlanda ante el TJUE por no aplicar nuestra decisión", ha dicho la responsable de Compentencia.

Tanto Irlanda como Apple habían recurrido ya ante el TJUE la sanción de 13.000 millones. El proceso judicial tardará todavía meses, o incluso años, en resolverse.