Vestager ha impuesto a los fabricantes de camiones la sanción más alta de la historia de la UE

Vestager ha impuesto a los fabricantes de camiones la sanción más alta de la historia de la UE Yves Herman/Reuters

Empresas

Multa de 880 millones a Scania por participar en el cártel de los camiones

La sanción total de Bruselas a los fabricantes de vehículos pesados asciende a 3.800 millones de euros, la más alta de la historia de la UE.

Bruselas

Es el capítulo final de la investigación sobre un cártel que duró 14 años. La Comisión Europea ha multado este miércoles con 880 millones de euros a la empresa sueca Scania por participar en un acuerdo ilegal entre los principales fabricantes de camiones de la UE cuyo objetivo era pactar subidas de precios y los plazos de introducción de nuevas tecnologías de emisiones contaminantes. En total, la sanción a todos los implicados asciende a 3.800 millones de euros, la más alta de los 60 años de historia de la UE.

En el acuerdo ilegal participaron 6 compañías: además de Scania, MAN, Volvo/Renault, Daimler, Iveco y DAF. Juntos producen 9 de cada 10 camiones vendidos en Europa. "La gran mayoría de camiones en los que consumidores y empresas confían para el transporte de productos estaban cartelizados", ha denunciado la comisaria de Competencia, la liberal danesa Margrethe Vestager.

El constructor alemán MAN se libró de la multa por ser el primero en delatar ante la Comisión la existencia de este pacto. DAF, Volvo/Renault, Iveco y Daimler reconocieron los hechos y llegaron a un acuerdo negociado con Bruselas para rebajar la multa. El Ejecutivo comunitario les impuso en julio de 2016 una sanción conjunta de 2.930 millones de euros. Pero Scania rechazó participar en este pacto de conformidad y por eso la investigación de Bruselas sobre su papel en el cártel ha seguido hasta ahora.

Scania, el único fabricante que no colabora

"Scania escogió no cooperar con la Comisión durante la investigación y por tanto no se beneficia de ninguna reducción en su multa", ha resaltado Vestager. La compañía sueca fue un "miembro activo del cártel" y organizó algunas de las reuniones. El primer encuentro entre los directivos de las seis empresas se produjo en Bruselas en enero de 1997. "Fue el principio de una colusión que duró 14 años", ha explicado.

Vestager ha resaltado que el Ejecutivo comunitario seguirá dando prioridad en sus investigaciones al transporte por carretera, un sector que considera "crucial" para garantizar la competitividad de la economía europea.

En los últimos 10 años, Bruselas ha detectado un total de 9 cárteles en el sector automovilístico y ha impuesto sanciones por un valor total de 6.000 millones de euros. Además, ha iniciado nuevas investigaciones, entre ellas a los fabricantes de coches alemanes, que tramitará "de forma prioritaria" para garantizar la competencia en el sector.