Onda Cero ha hecho una importante limpieza de tertulianos “rebeldes” antes de comenzar este curso. Se trata de periodistas que informaron sobre la relación de Mauricio Casals con las operaciones Lezo y Hanta, casos de corrupción en los que el presidente de La Razón y consejero de Atresmedia (Onda Cero, Antena 3 y La Sexta) está siendo investigado por la Justicia.

Noticias relacionadas

La semana pasada, Ana Pardo de Vera -directora de Público.es y colaboradora de Julia en la Onda de Onda Cero- confirmó en redes sociales que fue despedida de la emisora por presiones "de arriba" e incluyó en su mensaje en Twitter una noticia sobre la relación de Mauricio Casals con el comisario José Manuel Villarejo, fechada el 12 de septiembre.

En declaraciones a EL ESPAÑOL, la periodista confirmó que hace unos días se le comunicó que ya no seguiría en Onda Cero, a pesar de que una semana antes se le había confirmado su continuidad para esta temporada. La justificación fue que estaba trabajando con medios de la competencia, en concreto en El programa de Ana Rosa de Telecinco. No obstante, Pardo de Vera está convencida de que estas presiones “de arriba” están directamente relacionadas con sus investigaciones sobre Casals, según ha dicho a este periódico.

Max Pradera y García-Abadillo

Pero Pardo de Vera no ha sido la única. Max Pradera, otro de los habituales de Julia en la Onda, también fue despedido. El propio Pradera respondió a las preguntas de sus seguidores en redes sociales indicando que fue “vetado por Mauricio Casals en persona por tuitear la noticia de su doble imputación”.

Pardo de Vera y Pradera fueron despedidos, pero hay más damnificados. Casimiro García-Abadillo fue apartado de Más de Uno, el programa estrella de la emisora. Abadillo llevaba once años en las mañanas de Onda Cero y ahora se queda solo en La Brújula, una decisión que es interpretada como un “castigo” ya que se cae del programa de más audiencia y se mantiene en uno mucho menos escuchado. Según el último EGM Más de Uno tiene 1,1 millones de oyentes, mientras que La Brújula solo llega a los 340.000.

Mauricio Casals (derecha), junto a José Creuheras (izquierda) y la vicepresidenta del Gobierno.

“No gustaron sus informaciones”

En este caso el patrón se repite. El Independiente (dirigido por Casimiro García-Abadillo) informó sobre los casos de corrupción en los que Casals se ha visto involucrado. El digital no han dudado en destacar la relación del consejero de Atresmedia con estas investigaciones.

Las informaciones recogidas por EL ESPAÑOL indican que, en el comienzo de esta temporada, responsables de los diferentes programas de Onda Cero se pusieron en contacto con algunos tertulianos para transmitirles su “preocupación por ciertas informaciones aparecidas en sus medios y que no han gustado en el grupo”. Este mensaje se ha trasladado a periodistas y responsables de medios que han informado sobre las implicaciones de Mauricio Casals en la operación Lezo y la operación Hanta.  

Fuentes oficiales de Onda Cero atribuyen estas modificaciones al ajuste que siempre realizan al comenzar cada nueva temporada. Respecto de las salidas de Ana Pardo de Vera, Max Pradera y del cambio de Casimiro García-Abadillo, indican que son retoques puntuales en el marco de una renovación habitual de voces.

El presidente de La Razón, Mauricio Casals (izq), y su director, Francisco Marhuenda,junto al expresidente de Madrid, Ignacio González y al subdirector del periódico, Joaquín Parera.

Implicación de Casals en la operación 'Lezo'

Durante este año, Mauricio Casals se ha visto involucrado en sendas operaciones policiales que le han puesto en el punto de mira de los medios de comunicación. En abril se conocía su relación con la operación Lezo, que investiga el desvío de decenas de millones a través del Canal Isabel II y la financiación ilegal del PP madrileño.

Las conclusiones a las que llegó la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil respecto de las conversaciones intervenidas a Mauricio Casals sostienen que el también presidente de La Razón actuó a instancia de Ignacio González para detener la cobertura de La Sexta sobre actividades del expresidente de la Comunidad de Madrid. 

En estas conversaciones, Casals reconocía su capacidad de influencia: “Somos más peligrosos nosotros en el boca oreja que en el periódico”, indicó. También se conocieron frases como “no te preocupes que esta señora las pasará putas”, en referencia a Cristina Cifuentes y las presiones para coaccionar a la presidenta de la Comunidad de Madrid e impedir que denunciara a su predecesor.

Unas grabaciones en que el consejero de Atresmedia también hablaba de que “el sándwich al PSOE con La Sexta funciona de cine”, refiriéndose a su estrategia de potenciar a Podemos en beneficio del Partido Popular.

Operación 'Hanta'

En junio se conocía la relación de Mauricio Casals con la operación Hanta. Según la querella presentada por la Fiscalía Anticorrupción, las empresas de los hermanos Javier e Ignacio Pérez Dolset recibieron en el año 2011 ayudas de los Ministerios de Industria y Economía por valor de casi 16 millones de euros que eran incompatibles entre sí.

En este caso el consejero de Atresmedia está investigado por prestar su influencia a Pérez Dolset y lograr subvenciones públicas para su empresa. A cambio, habría cobrado 2,1 millones de euros por los servicios prestados, facturados por el diario La Razón.

Posteriormente, como informó EL ESPAÑOL, el presidente y hombre fuerte de La Razón celebró dos reuniones en su reservado del Hotel Palace para montar una “historia falsa” en torno al conflicto en la compañía tecnológica ZED, en la que tanto su presidente, Javier Pérez Dolset, como el Grupo Planeta tenían una disputa judicial.

Según se desprendía de varias declaraciones que obran en la causa sobre la insolvencia punible de ZED, Casals y Pérez Dolset pretendían orquestar un montaje para evitar que la investigación abierta por la Fiscalía Anticorrupción y la Policía acabara salpicándoles.

Gestiones a favor de Luis Bárcenas

En diciembre de 2015 informamos que la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y Mauricio Casals hicieron gestiones a favor de Luis Bárcenas, el ex tesorero del Partido Popular. Así lo relató el propio Luis Bárcenas en un escrito que obra en poder del Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional y al que tuvo acceso EL ESPAÑOL.

La carta de Bárcenas, escrita en septiembre de 2013 y que fue dirigida al juzgado para que tuvieran conocimiento de la misma la Fiscalía Anticorrupción y el juez Pablo Ruz, señala que negoció con Soraya Sáenz de Santamaría y revelaba que su “interlocutor”, en todo momento, fue Mauricio Casals. 

No era la primera vez que Bárcenas situaba a Casals como mediador entre los altos cargos del PP y él. Un mes después de que aflorase su fortuna oculta en Suiza, y tal y como desveló El Mundo, Bárcenas remitió un mensaje de móvil al ejecutivo del Grupo Antena 3 desde Vancouver (Canadá), donde estaba esquiando.

“Mauricio, me llama mi abogado para decirme que mañana sale (en referencia a la edición impresa de El País del 13 de febrero) que sigo cobrando sueldo del partido”, comenzaba el SMS. “Es evidente que el problema lo tiene Génova. Yo le ofrecí a Mariano (Rajoy) a través de Javier (Arenas) que hiciésemos el finiquito en diciembre”, agregó. “El abogado de Cospedal pretende que le firme un finiquito predatado a día de hoy. He dicho que sí, siempre y cuando ingresen la cantidad que me corresponde ya”.