LinkedIn fue adquirida por Microsoft  en junio de 2016 por 26.200 millones.

LinkedIn fue adquirida por Microsoft en junio de 2016 por 26.200 millones.

Empresas

Por qué no deberías felicitar los cumpleaños a través de LinkedIn

¿Cuántas veces le han escrito semidesconocidos para congratularle en un día tan especial con un seco 'Happy Birthday'?

LinkedIn, la útil red social para el empleo controlada por Microsoft, lleva un tiempo ocupando un protagonismo inesperado como la herramienta más indiscriminada posible para enviar felicitaciones de cumpleaños.

Sucede a menudo que, en plena celebración, su cuenta en la red social profesional se ve asaltada por innumerables felicitaciones bien intencionadas y que, de éstas, buena parte procede de desconocidos.

Esta situación se debe a que el algoritmo de la red, al igual que el de Facebook, recuerda a los usuarios el cumpleaños de otros miembros de la misma. Pero es que, además, ofrece la posibilidad de realizar una felicitación rápida al cumpleañero, pulsando sólo un botón.

La diferencia es que, mientras en Facebook el perfil de tus amigos suele coincidir con el de gente que realmente te felicitaría en persona, mientras que en LinkedIn hablamos de contactos profesionales que has añadido para contar con una red de individuos que pueda ayudarte en tu vida profesional, bien con contenidos, bien mediante el acceso a sus contactos respectivos.

Si lo haces, hazlo bien

Precisamente en LinkedIn, Andrew Jenkins, de la consultora canadiense de redes sociales Volterra, desaconsejaba esta práctica. "Recomiendo que no te detengas en la frase por defecto que te ofrece LinkedIn. No te permitas coger el camino fácil. No te limites a apretar el botón que mandará un deseo de cumpleaños que posiblemente sea igual al de otro centenar o más de conexiones. ¿Por qué no te tomas unos segundos extra para personalizar esos buenos deseos, felicitar por los nuevos puestos o trabajar en un mensaje de aniversario para distanciarse de las multitudes".

Es un buen consejo, pero probablemente lo mejor es complementarlo con uno más: "No felicites el cumpleaños por LinkedIn a alguien a quien no conoces apenas". Generas ruido en un día importante y obligas al receptor a utilizar una solución igualmente formulaica (también hay un botón para dar las gracias).

Muchas veces, las felicitaciones van acompañados de ofertas comerciales, muchas de las cuales no tienen sentido con el perfil del interesado. Suenan, simplemente, a herramientas calculadas para captar la atención. Es como felicitar a un pez por su cumpleaños regalándole un jugoso cebo. 

Así que, la próxima vez que reciba doscientas felicitaciones por WhatsApp llenas de gifs animados, otras tantas por Facebook llenas de buenos deseos y recuerdos de los viejos tiempos, y un millar procedentes de contactos de LinkedIn en las que sólo aparece un seco: "¡Happy Birthday!", quédese con la sensación y acuérdese de ella cuando vea aparecer en la pantalla los cumpleaños ajenos. No pulse el botón.