El nuevo CEO de Uber.

El nuevo CEO de Uber. Lucas Jackson / Reuters

Empresas Uber

Nuevo escándalo en Uber: investigada por espiar "ilegalmente" a la competencia

El FBI investiga a la compañía y el uso de su software 'Hell' con el que, según sospechan, podría espiar "ilegalmente" a su competidor Lyft.

Uber acaba de estrenar nuevo consejero delegado tras los continuados escándalos de los últimos meses. Pero el goteo no cesa: el FBI está investigando un software de la empresa tecnológica, con el que, en teoría, habría espiado de manera ilegal a competidores en el mercado estadounidense como Lyft, según informa este viernes el diario económico The Wall Street Journal.

¿Cómo funciona ese programa? Según explican fuentes conocedoras de la investigación al diario económico, el 'software' permitía crear perfiles falsos de clientes de Lyft, haciendo creer al sistema de la competencia que estaba buscando conductores.

Esto permitía a Uber ver qué chóferes de Lyft estaban cerca y qué precios estaban ofreciendo para diferentes rutas. Esta es información similar a la que aparece cuando se abre realmente la aplicación de la compañía.

Pero no sólo servía para eso. Según explica el diario, este programa era utilizado para extraer datos de conductores que trabajaban tanto para Uber como para Lyft. ¿El objetivo? Saber a qué chóferes podía ofrecer Uber incentivos en efectivo para dejar Lyft.

La clave para los investigadores está en si, realmente, la actividad de 'Hell' constituye un acceso no autorizado a un ordenador de la competencia.

Segundo caso

En marzo se conoció que Uber había estado utilizando una aplicación para engañar a las autoridades de todo el mundo durante años, especialmente cuando éstas estaban intentando bloquear el servicio, según desveló The New York Times.

La herramienta, con el nombre de Greyball, recopila los datos de la aplicación de Uber para identificar y evitar las autoridades en ciudades como Boston, Paris y Las Vegas y en países como Australia, China, Italia y Corea del Sur. Según el diario, se usaba especialmente en países donde el servicio de Uber estaba prohibido o muchas dificultades en implementarse.