Sacyr ha confirmado hoy que el arbitraje se alargará entre unos seis y ocho meses.

Sacyr ha confirmado hoy que el arbitraje se alargará entre unos seis y ocho meses. EFE

Empresas Operaciones corporativas

Vuelve a retrasarse la venta de Itínere, el segundo concesionario de autopistas

La operación se mantiene en suspenso entre unos seis y ochos meses como consecuencia de la disputa entre accionistas.

La venta de Itínere, el segundo mayor concesionario de autopistas del país, estará en suspenso entre unos seis y ocho meses como consecuencia de la disputa que mantienen sus accionistas en cuanto a la venta de sus participaciones en la compañía.

Se trata del tiempo que se estima se prolongará el arbitraje que hace unos meses instaron Sacyr, Kutxabank y Abanca contra el fondo estadounidense Corsair Capital con el fin de superar el rechazo que esta entidad mantiene a que los otros tres socios vendan sus participaciones en Itínere, que suman un porcentaje mayoritario del 55,4% de su capital.

Así lo indicó el director general financiero de Sacyr, Carlos Mijangos, quien no obstante confía en que el mercado mantenga en ese tiempo el interés manifestado por la compañía de autopistas, dada la calidad de sus activos y la recuperación que el sector registra en España. El grupo Globalvía se había ya impuesto al interés mostrado por grandes fondos internacionales.

El directivo de Sacyr detalló que Corsair, a pesar de contar con una posición minoritaria frente al resto de los socios, "ejerce como mayoritario y, además, está incumpliendo el compromiso que adquirió respecto a permitir vender sus participaciones al resto de socios".

Por ello, la constructora y el resto de entidades presentes en el capital de Itínere decidieron recientemente promover un arbitraje ante la Cámara de Comercio de Madrid. Se espera que el tribunal encargado de dirimir sobre el caso esté listo a mediados de este mes de septiembre y que el proceso se alargue "entre unos seis u ocho meses", según estimó el directivo de Sacyr durante la presentación de los resultados del grupo.

Pendiente desde hace años

De esta forma, el bloqueo al proceso de venta de Itínere, que lleva ya abierto desde hace varios años, se prolongará al menos medio año más.

El bloqueo deriva de las reticencias que pone a la operación Corsair Capital, el fondo estadounidense al que Citi Infraestructure traspasó la gestión de su cartera, a pesar de contar con un 38,8% de Itínere, en la que también participa Liberbank, con el 5,8% restante.

Con la presentación del arbitraje, el resto de socios de la concesionaria buscan hacer valer la mayoría que tienen en su capital y que Corsair cumpla su compromiso de facilitar la venta. Sacyr tiene una participación del 15,45%, Abanca un 23,8% y KutxaBank, otro 16,2%.

Itínere gestiona seis autopistas del Norte de España, que suman 610 kilómetros de longitud, entra las que figuran algunas de las más antiguas, como la AP-1 Burgos-Armiñón y varias vías gallegas.

En el marco del proceso de compra, el pasado año, en julio de 2016, el grupo de concesiones Globalvía presentó una oferta cuyas condiciones, según distintas fuentes, prevalecían ante el interés mostrado por otros inversores, como la australiana Macquarie y una alianza de tres de los mayores fondos de inversión del mundo (el holandés PGGM, el canadiense PSP y el soberano de Singapur (GIC).