Antonio Alcántara (Groupalia) y Pedro Serrahima (Globalia)

Antonio Alcántara (Groupalia) y Pedro Serrahima (Globalia)

Empresas A los leones

A los leones

Antonio Alcántara, de rey de los cupones descuento a esconderse de sus trabajadores

Quiso convertirse en el ‘Rey’ de los cupones descuento. Desde Offerum logró hacerse con Ofertix, Groupalia y Letsbonus; los principales actores del mercado patrio. ¿Objetivo? Plantar cara a Groupon en España. Los resultados, en cambio, no han acompañado. A principios de año Groupalia presentaba el concurso de acreedores; momento en el que buena parte de sus trabajadores marchaban a la calle tras semanas de huelga y meses de retrasos en las nóminas.

La situación no se ha resuelto. Alcántara huye de los juzgados para evitar tener que comparecer, en lo que algunos abogados consideran una estrategia para retrasar el proceso. El 19 de septiembre tiene una nueva cita ante la Justicia para aclarar la situación de la empresa, e intentar que sus empleados puedan cobrar los salarios atrasados. Mientras tanto, los empleados del resto del grupo temen que el resto de empresas puedan seguir el mismo camino.

Y mientras tanto, cientos de proveedores de la compañía aseguran que las deudas se acumulan. Centros de estética, restaurantes, gimnasios… se encuentran entre los negocios que han ofrecido servicios a través de estas páginas y todavía no han cobrado. Muchos de ellos quieren unirse en una plataforma conjunta para reclamar su dinero por la vía judicial. El futuro está en al aire.

Pedro Serrahima abandona Globalia sin cumplir sus objetivos

El ya exdirector de Globalia, Pedro Serrahima, llegó al coloso del turismo con varios retos en la cartera y el objetivo de transformar la compañía de una forma muy específica. Sin embargo, un año después ha presentado su dimisión a su consejero delegado, Javier Hidalgo, tras constatar que no podría hacer las cosas como él hubiese deseado. Reconoce abiertamente que ha fracasado. 

La dupla entre Serrahima e Hidalgo demostró ser sensacional en Pepephone, donde convirtieron una pyme en la que nadie creía en un negocio multimillonario que fue clave para el sector español de las telecomunicaciones. Si MásMóvil no la hubiese comprado por casi 160 millones de euros, probablemente no habría sido capaz de adquirir Yoigo y convertirse en el cuarto operador nacional. La operación elevó el perfil del hijo varón de Juan José Hidalgo y le convirtió en el sucesor al frente de la gestión del mayor grupo turístico español.

Serrahima contaba con una enorme ventaja: al ser Globalia una empresa familiar, las decisiones son casi tan rápidas como en una startup. El problema es que, pese a que ambos directivos han cerrado la crisis sin que esto afecte a su amistad personal, la compatibilidad demostró ser imposible. No fue lo mismo estar de 'novios' en un proyecto arriesgado e inicialmente muy pequeño, como el operador móvil, que 'casarse' a la hora de gestionar una empresa gigante, con todos los retos operativos que eso comporta. 

Ahora en portada

Blog del Suscriptor
La empresa que mayor beneficio obtuvo fue Santander, con unas ganancias de 5.742 millones de euros.

Las empresas del Ibex 35 ganan 28.446 millones hasta septiembre, un 10,8% menos

Siguiente