Playa de la Barceloneta

Playa de la Barceloneta Andreu Dalmau Efe

Empresas ATENTADOS EN CATALUÑA

El turismo español resiste: no hay precedente europeo de desplome de visitantes

El sector, que representa el 11,1% del PIB español y el 13% del empleo, confía en que no se produzca un gran impacto por los atentados en Cataluña.

Fernando Cano

El balance de heridos del atentado de Barcelona y Cambrils es un buen ejemplo del peso que Barcelona tiene en el turismo mundial. Personas de hasta 34 nacionalidades -Alemania, Argentina, Australia, China, Bélgica, Cuba, Francia, España, Holanda, Hungría, Perú, Rumanía, Irlanda, Grecia, Macedonia, Italia y Venezuela- fueron impactadas por la furgoneta de los terroristas en Las Ramblas, el sitio más visitado de la ciudad por millones de viajeros que cada día visitan la ciudad catalana.

El ataque a la capital de Cataluña vuelve a afectar a una de los epicentros de la industria turística y es -después de Londres y París- la tercera ciudad europea con mayor número de visitantes que se ve golpeada por el terrorismo. Barcelona es la sexta ciudad europea más visitada y la número 26 del mundo, según el Top 100 Cities Destination Ranking elaborado por Euromonitor International.

Es además el primer destino turístico de España, país que a su vez, se ubica en el tercer lugar de los países más visitados del mundo. Los datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) del mes de junio reflejan que Cataluña recibió 2.029.711 turistas internacionales, el 24,1% de todos los que llegaron a España.

Cataluña, primer destino turístico español

En el acumulado de los siete primeros meses del año ha recibido a 8,6 millones de turistas extranjeros, el principal destino en España, superando a Canarias, Baleares y Andalucía. Barcelona es también la primera ciudad del ranking de competitividad turística elaborado por Urbantur.  

Frente a estas cifras demoledoras, la pregunta es evidente: ¿Impactarán estos atentados este flujo de turistas? Uno de los responsables del impresionante crecimiento de turistas extranjeros a España, según llevan mucho tiempo reconociendo los directivos de las principales empresas turísticas, es el efecto llamada de España como destino seguro, en contraposición a los países del norte de África.

Desde 2012, año en que se intensificaron los atentados terroristas y aumentó la inestabilidad en esta zona, los turistas extranjeros que han llegado a España han pasado de los 57,4 millones hasta los 75,3 millones con los que se cerró 2016. En 2017 todas las previsiones apuntan a que se superen los 80 millones de visitantes.

Confían en que no se produzca un gran impacto

En el sector reconocen que es pronto para hacer valoraciones, pero confían en que no se produzca ningún impacto en el medio y largo plazo, como ha ocurrido en las principales capitales europeas, que no han visto desplomarse sus visitantes tras ataques terroristas.

La Asociación Corporativa de Agencias de Viajes Especializadas (ACAVE) indicó ayer a Europa Press que espera que Cataluña siga siendo líder en el sector turístico y que, a medio y largo plazo, no se vea afectada por los atentados que se han producido en Barcelona y Cambrils. De hecho, recordaron que todas las agencias y operadores estuvieron abiertos con toda normalidad al día siguiente del atentado.

El conseller de Empresa de la Generalitat de Cataluña, Santi Vila, aseguró este viernes que "no hay anulaciones ni cambio de planes" por parte de personas que tienen previsto visitar Barcelona los próximos días tras contactar la Dirección General de Turismo con operadores internacionales.

Fuentes del sector han confirmado además a EL ESPAÑOL que durante toda las últimas semanas, se han estado recibiendo reservas y contrataciones que hacen prever que el sector turístico siga creciendo en la misma línea del primer semestre, en tasas entre el 5% y el 10%.

Resiste la ola de turismofobia

Este comportamiento se ha producido a pesar de la ola de turismofobia que ha afectado a España y que ha llevado a comunidades como Baleares a limitar el número de turistas que reciben. Turoperadores, aerolineas y hoteles han dicho a EL ESPAÑOL, este es un debate estéril que tiene mucho más de mediático que de real. Concuerdan en señalar que no hay efectos de momento, lo que demuestra la fortaleza del sector.

¿Cambiará la situación tras los atentados? De momento, solo tenemos precedentes que indican que, en caso de producirse algún impacto, éste sería acotado. En París, que ha sido atacada en múltiples ocasiones por actos terroristas en los últimos dos años, los turistas han caído en 1,5 millones en 2016 frente a 2015, un 0,8% menos, según el Comité Regional de Turismo de Île-de-France. Según Le Figaro ésto le ha costado a la región perder un 6% de sus ingresos.

En el caso de Reino Unido, cuya capital Londres ha sido fuertemente afectada por actos terroristas, el número de turistas ha crecido en junio. A lo largo de este mes el país recibió 3,5 millones de turistas extranjeros, un 7% más respecto al mismo mes del pasado año, con un gasto de 2.415,2 millones de euros, un 2% más, según la Oficina Nacional de Estadísticas británica (ONS).

Reducido impacto al largo plazo

El informe Tourism's vulnerability and resilience to terrorism (Vulnerabilidad y resistencia del turismo al terrorismo) elaborado por Anyu Liu y Stephen Pratt y publicado en junio de 2017, indica que a nivel mundial, “no hay un efecto a largo plazo del terrorismo sobre el turismo internacional y el efecto a corto plazo del terrorismo en el turismo internacional es muy pequeño”.

El documento refleja que sólo 9 países de los 95 estudiados muestran un impacto a largo plazo del terrorismo en el turismo internacional y 25 de 95 países muestran un efecto a corto plazo.

De momento, España sigue batiendo todos los récords. El peso del sector, medido a través de la demanda final turística, alcanzó los 119.011 millones de euros en 2015, un 3,9% más que el año anterior, representando el 11,1% del Producto Interior Bruto (PIB), una décima más que en 2014, según los datos difundidos por el INE.

Crecimiento del primer semestre

Desde 2010, el peso de la actividad turística en el PIB ha aumentado 0,9 puntos. Los últimos indicadores reflejan también que el sector representa el 13% del empleo en España, lo que supone unos 2,3 millones de puestos de trabajo.

En el primer semestre del año, España volvió a cerrar con la cifra récord de 36.366.010 turistas internacionales, según la encuesta Frontur del INE. Este dato supuso un incremento del 11,6% con respecto a los seis primeros meses de 2016 y consolida la senda de crecimiento que registra en lo que va de año la llegada a España de turistas.