La idea de que Nick Furia fuese Samuel L. Jackson ya se le ocurrió a Millar antes de las películas.

La idea de que Nick Furia fuese Samuel L. Jackson ya se le ocurrió a Millar antes de las películas.

Empresas

Netflix compra Millarworld para tener su propia editorial de cómics

Es el sello de Mark Millar, creador de personajes como Kick-Ass, Kingsman o Wanted y uno de los guionistas más importantes de la industria

Miguel Ángel Uriondo

A Netflix sólo le quedaba tener su propio universo de cómics para alimentar su máquina de series y películas a través de Internet, y ha elegido bien. El grupo que dirige Reed Hastings ha comprado Millarworld, el sello fundado por Mark Millar, creador de historias que han sido traspasadas con notable éxito al cine, tales como Kick-Ass, Kingsman o Wanted -entre las tres han recaudado casi mil millones de dólares en todo el mundo en taquilla-, y uno de los guionistas más importantes de los últimos treinta años.

Millar no sólo es importante por las historias que ha creado, sino también por su rol en universos ya consolidados. La película de Los Vengadores, uno de los grandes éxitos de Marvel y la piedra angular de su universo, estaba muy basada en The Ultimates, la versión de Millar de los personajes.

En aquellas historias Nick Furia ya era negro, y de hecho ya tenía los rasgos de Samuel L. Jackson antes de que fuese elegido para aparecer en los cómics de la filial de Disney. "Gracias por el acuerdo para nueve películas", llegó a agradecerle el actor. 

"Un Stan Lee moderno"

Su peso en Marvel no acaba ahí. Civil War, la historia que supuso el tercer arco del Capitán América, estaba basada en una saga del mismo título guionizada por él y en la que ya enfrentaba al abanderado con Iron Man. Logan, la última entrega de Lobezno, estaba basada en buena medida en su serie Old Man Logan.

"Mark está tan cerca como puedes conseguir de ser un Stan Lee moderno", afirmó Ted Sarandos, responsable de contenidos de Netflix, al conocerse el acuerdo. "Es sólo la tercera vez en la historia que una gran compañía de cómics ha sido adquirida a este nivel", afirmó Millar, refiriéndose a las compras de Marvel por Disney y a la de DC por parte de Warner.

Netflix confirmó que la editorial seguirá creando nuevas historias que serán utilizadas como base para nuevas producciones. "Es una progresión natural en los esfuerzos de la compañía de trabajar directamente con creadores prolíficos y talentosos, así como de adquirir propiedades intelectuales e historias con personajes atractivos e intemporales en mundos ficticios entrelazados", señaló el grupo, que no desveló el montante de la transacción, la primera adquisición de su historia.

Millar ha confirmado que el acuerdo no incluye la propiedad de Kingsman y Kick-Ass, pero eso implica que sí tiene libertad para utilizar los personajes de Wanted.

Un sello peculiar

Es cierto que Millarworld no es tanto una 'editorial' como un 'sello' o 'compañía de cómics', pero sí tiene un universo de personajes de su propiedad que va publicando, básicamente, donde quiere. Es a los cómics lo los productores independientes al cine. Pone en marcha los proyectos respaldados por las grandes editoriales, que serían los estudios.

Millar ha publicado sus historias en distintas compañías, principalmente Image (Chrononautas, Kingsman, American Jesus, Starlight), pero también Marvel Icon (Kick-Ass, Nemesis, Kingsman/The Secret Service, Superior), Dark Horse (Chosen), Avatar (The Unfunnies) o Top Cow (Wanted). Puntualmente, ha llegado a publicar historias de sus personajes en más de una editorial.

El hecho de que Netflix tenga un acuerdo con Marvel para todo lo que tiene que ver con Los Defensores (Jessica Jones, Cage, Daredevil y Puño de Hierro) reduce cualquier posible fricción y facilita que siga habiendo una comunicación fluida entre las tres partes.