Una de las camisetas de Dear Tee diseñada por Pedroche.

Una de las camisetas de Dear Tee diseñada por Pedroche.

Empresas Distribución

Dear Tee: las camisetas que patrocina Pedroche duplican sus ventas

Los 'influencers' son cada vez más relevantes a la hora de planificar la estrategia de marketing online.

Dear Tee ("Querida camiseta") tiene apenas cuatro años, pero ya ha logrado facturar más de 460.000 euros vendiendo camisetas, vestidos y sudaderas. Todo a través de Internet y las tiendas multimarca, sin ningún establecimiento propio hasta este año.

Según las cuentas que la empresa ha remitido al Registro Mercantil, no solo duplicó sus ventas en 2015, sino que crece a pasos agigantados. En 2013, el primer año del que hay registro de actividad, facturó cerca de 89.000 euros, alcanzando los 215.000 al año siguiente.

Fundada en junio de 2012 Dear Tee, especializada en camisetas estampadas, pronto empezó a crecer. En 2015 realizó una ampliación de capital de 91.000 euros y el pasado mes de marzo la compañía, que forma parte del grupo Culjanters, creó la sociedad Dear Tee Tiendas para gestionar su expansión. Así llegó el pasado abril la primera tienda física de la marca, en el barrio madrileño de Malasaña. Su intención ahora es abrir en otras ciudades como Bilbao y Almería para continuar creciendo offline.

Como pure player, la marca ha sabido acercarse a su público objetivo: chicas jóvenes y aficionadas a la moda. El canal clave: las redes sociales y, sobre todo, las influencers que hay en ellas, cada vez más relevantes para las compañías a la hora de planificar su estrategia de marketing online. Una cosa es recibir publicidad de una marca, otra distinta es que la recomiende una famosa a la que admiras en tu red social de confianza.

Dear Tee ha nacido en este contexto, y lo ha sabido aprovechar con caras conocidas como Cristina Pedroche o Patricia Conde, que han diseñado prendas para la marca que luego anuncian en sus perfiles de redes sociales. Sale a cuenta. Es una estrategia compartida por otras firmas que, como esta, han nacido en Internet y han crecido en este entorno. La compañía española de gafas de sol Hawkers, por ejemplo, vende creaciones con el nombre de Paula Echevarría o Steve Aoki. Y no le va nada mal: cerró el ejercicio 2015 con algo más de 25 millones de euros de ingresos netos.

Campañas con 'influencers', en auge

Según el informe sobre el Marketing de Influencers de Launch Metrics, basado en encuestas a 600 profesionales del marketing y la comunicación de marcas y agencias, el 62% había lanzado campañas con influencers en 2016. A la mayoría les da resultado. El 88% declaró que las prácticas de marketing de influencers son muy efectivas o efectivas para generar notoriedad; un 65% opina que son efectivas para mejorar la fidelidad de los clientes y otro 53% lo cree clave para impulsar las ventas.

Este modo de hacer publicidad sin duda, funciona. "Todavía no existe una percepción de saturación en la publicidad en redes sociales, pues a un 51% les parece bien que las marcas hagan publicidad y sólo a un 9% les parece mal", apunta el estudio anual de redes sociales de la asociación de anunciantes digitales iab.

En este sentido, para un 31% la presencia en redes sociales aumenta "la confianza en la marca". En concreto, es a los más jóvenes a quienes les inspira más confianza que las marcas tengan perfil.

Según los datos recogidos por iab, existe un alto ratio de clicks en la publicidad en redes sociales (34%), ratio que, apuntan, aumenta entre las mujeres. Sites de moda, como es el caso de Dear Tee, seguidos de estancias, son las categorías más clickadas.

Dear Tee ha conseguido rentabilizar su presencia online, ahora tendrá que superar la prueba del paso a las tiendas físicas. De momento, con campañas publicitarias como la actual, parece que no tendrá demasiados problemas.