Carlos Herrera en una imagen de archivo.

Carlos Herrera en una imagen de archivo. Dani Pozo

Empresas INDUSTRIA DE RADIO

Alarma en Cope: Carlos Herrera logra su peor audiencia en siete años

‘Herrera en Cope’ obtuvo 1.881.000 oyentes en la segunda oleada del Estudio Geneal de Medios (EGM).

Los últimos resultados del EGM conocidos hace unas semanas sembraron una profunda preocupación en la emisora de la Conferencia Episcopal. La cadena perdió 116.000 oyentes hasta los 2,7 millones de seguidores, lo que les mantiene aún más lejos del liderato que persiguen desde hace cinco años.

Esto, porque además del desplome de los datos generales de Cope, la Ser recuperaba terreno después de cuatro oleadas de caídas. En total, la emisora de Prisa ganaba 203.000 oyentes hasta los 4,4 millones. La distancia con la cadena de los obispos aumentaba hasta los 1,7 millones, 400.000 más que la oleada anterior.

Pese a que las caídas se produjeron de manera homogénea en todas las franjas, en Cope lo que más ha preocupado son los resultados de Carlos Herrera, la estrella de la emisora y la máquina de generar ingresos publicitarios.

Peor registro desde 2010

Los datos indican que los 1.881.000 oyentes que contabilizó en el EGM este mes de julio son su peor registro en siete años, incluso si incluimos sus últimas temporadas en Onda Cero. Para encontrar un dato más bajo nos debemos remontar a la tercera oleada de 2010 en la cadena de Atresmedia con 1.690.000 seguidores.

Por el contrario, Hoy por Hoy, en su último EGM con Gemma Nierga, se disparó hasta los 3.047.000 oyentes, 199.000 seguidores más que en abril del año pasado, aumentando las distancias con Herrera.

La cifra preocupa en las oficinas de Alfonso XII, ya no solo porque es la más baja de Herrera en Cope desde el verano de 2015, sino que porque confirma que superar los dos millones de oyentes se ha convertido en una misión imposible para Carlos Herrera, tanto en Cope como en Onda Cero.

Su mejor dato lo logró en 2013 en Onda Cero

Herrera logró su pico de audiencia en la segunda ola de 2013 con 2,1 millones de oyentes, una dato que no ha vuelto a superar en la emisora de Atresmedia ni en sus primeras dos temporadas en Cope. Y lo peor es que el comunicador sigue a un millón de oyentes del liderazgo.

Un hecho no menor si consideramos que, desde que Herrera está en la emisora de los obispos, la única palabra que se escucha es ésta: liderazgo. En septiembre pasado el propio Herrera bromeó con la intención su intención de llegar a los tres millones de oyentes durante este curso.

Un optimismo que ha crecido de la mano de los buenos datos de Herrera nada más llegar a Cope. El comunicador rozó los dos millones de oyentes en su primer EGM en diciembre de 2015 y duplicó las cifras que hasta el momento conseguía la emisora. No obstante, han pasado dos años y seis EGM y Herrera no ha podido superarse a sí mismo, incluso cerrando por debajo de las expectativas creadas a comienzos de esta temporada.

Renovación de Herrera en el aire

Estos datos han hecho al propio Herrera plantearse las condiciones de su continuidad en la emisora. Como ya hemos contado en EL ESPAÑOL la Cope ha intentado sentarse a negociar la renovación del comunicador que termina contrato en junio de 2018, pero Herrera se ha mostrado reticente a cerrar un acuerdo.

La idea del andaluz hace unas semanas era poder cerrar un acuerdo por dos años que le permitiese comenzar una retirada paulatina de la primera línea, un movimiento que comenzaba por reducir sus horas en antena.

Renovación por un año

Recordemos que Herrera hace cinco días a la semana siete horas de radio en directo, después de que en septiembre sumase una hora más (de 12.00 a 13.00 horas) a su jornada.

No obstante, los últimos datos del EGM le han llevado a replantearse una renovación anual, como una manera de tener una mayor libertad de acción y no atarse de manera indefinida a Cope. Herrera terminará su actual contrato con 61 años y por ello quiere tomárselo todo con más calma, a pesar de que nunca ha estado en cuestión su continuidad en la emisora.