Gabriel Escarrer Jaume, vicepresidente y consejero delegado de Meliá.

Gabriel Escarrer Jaume, vicepresidente y consejero delegado de Meliá.

Empresas El fondo confía a pies juntillas en los Escarrer

Norges mete otros 18 millones en Meliá ante un histórico año turístico

El fondo soberano noruego recibe 900.000 euros de su primer dividendo en la cadena hotelera de la familia mallorquina.

Noticias relacionadas

Norges, el fondo soberano noruego, no se lo pensó dos veces hace casi un año para decantarse por una inversión relevante en Meliá, la cadena hotelera de la familia Escarrer. Y las cosas le están saliendo a pedir de boca.

En septiembre de 2016, justo un mes después de que el grupo de los hoteleros mallorquines retornara al selectivo Ibex 35 tras 13 años de ausencia, Norges desembolsaba 80 millones de euros por hacerse con un paquete de 7 millones de acciones de la hotelera, a un valor unitario de 11 euros.

Campaña turística histórica

Ahora, el mayor fondo soberano del mundo ha vuelto a mover ficha en la cadena. Lo hace a la vista de que sus perspectivas de negocio sigan mejorando gracias a una campaña turística que se atisba histórica, con la previsión de que lleguen a España unos 83 millones de turistas extranjeros, un 10% más. En el resto del mundo, Meliá confía en que el ejercicio también resulte excepcional, sobre todo en los países del Caribe, donde la presencia de la hotelera resulta relevante.

Así, el coloso nórdico acaba de comprar otro paquete de 1,4 millones de acciones, para atesorar 8,16 millones, equivalentes al 3,55% del capital de Meliá. Lo ha hecho a un precio por acción superior a 13 euros para pagar 18,41 millones de euros. La mejora de la cotización, en casi un 17% en los últimos 10 meses, deja la actual participación de Norges en Meliá valorada en 108 millones de euros.

Plusvalías latentes del 12% y ganancias por 'trading'

Al 12% de plusvalías latentes habría que añadir las ganancias obtenidas mediante la operativa de trading diaria, a la que Norges ha destinado, para compras y ventas, paquetes de entre 500.000 y 700.000 acciones, de cara a sacar el mayor provecho posible a las fluctuaciones de la cotización.

Este espaldarazo del fondo soberano noruego a la cadena de la familia Escarrer se producía tres días después de recibir su primer dividendo de la hotelera, por un importe bruto de 900.000 euros. El que fue autorizado por la junta de Meliá el pasado 8 de junio, para abonar un bruto de 0,1315 euros por acción, que fue pagado el 11 de julio.

Sólida cuenta de resultados

El aumento de la inversión de Norges en Meliá se sustenta sobre unos números consistentes de la hotelera. El pasado ejercicio ganaba 100 millones, un 180% más que en 2015, sin apenas haber generado plusvalías por rotación de activos.

Al finalizar el primer trimestre de 2017, los 20,4 millones de beneficio supusieron un leve retroceso respecto a 2016. Fue debido al ‘efecto Semana Santa’, que este año caía en abril en lugar de marzo.

El gran soporte de los ingresos por habitación disponible (RevPar)

Obviando este extremo, el dato clave de toda hotelera, como es el de los ingresos por habitación disponible (RevPAR), registraba un aumento global del 8% y del 12,5% restringiendo la comparativa a los resorts y hoteles urbanos radicados en España.

Meliá lleva 7 años incrementando, trimestre a trimestre, el ingreso por habitación. Algo de lo que muy pocas cadenas, por no decir ninguna, pueden alardear. El ingreso por habitación disponible resulta de dividir los ingresos totales de habitación entre el número de habitaciones disponibles.

A partir de aquí, el efecto, en este caso positivo, de una Semana Santa con alta ocupación, y un buen inicio de la temporada estival, hacen prever que las cuentas de Meliá al cierre del primer semestre -a presentar el próximo 27 de julio- vayan a ser consistentes.

Previsiones al cierre del semestre

No tanto a nivel de beneficio neto. Se quedará, según aprecian los analistas de Renta 4, a las puertas de los 29 millones de euros, con lo que el resultado consolidado a 30 de junio rozará, tras descontar impuestos, los 50 millones de euros, ligeramente superiores a los registrados a junio de 2016. Pero sí en la parte de arriba de la cuenta de resultados.

La buena evolución de los hoteles en España y Caribe apuntalará la estabilidad en los niveles de ocupación y volverá a impulsar una mejora cercana al 7% del ingreso medio por habitación. Al final, la leve caída del negocio inmobiliario y el proceso de reestructuración en el que se halla inmerso el Club Meliá -el servicio exclusivo que la cadena ofrece a sus clientes más fieles- dejará en un 6% el crecimiento de los ingresos consolidados del grupo.

Con todo, los inversores confían en que Gabriel Escarrer Jaume, vicepresidente y consejero delegado de Meliá, avance, en la presentación de las cuentas del primer semestre, un aumento del objetivo anual de RevPar, cifrado en 8,6%, a la vista de las previsiones que están manejando para la temporada alta estival, tanto en España como en el resto de países mediterráneos.