Los juegos de Zero Lacenty llegan a Portugal de la mano de la española Climbing Planet.

Los juegos de Zero Lacenty llegan a Portugal de la mano de la española Climbing Planet.

Empresas

Los asturianos de Zero Latency comienzan en Lisboa su internacionalización

La compañía española invertirá 2,5 millones de euros en la operación. También abrirá un centro 7Fun en Lisboa. 

La empresa asturiana Climbing Planet abrirá en Lisboa un centro Zero Latency y un centro 7Fun. La compañía invertirá 2,5 millones de euros en la operación. 

Los centros Zero Latency son espacios en los que el jugador puede experimentar distintos videojuegos de realidad virtual, destinados tanto a particulares como a empresas que los utilizan para actividades corporativas. Por su parte, los centros 7Fun son lugares que combinan la realidad virtual y distintas tecnologías para recrear acciones como volar. 

Esta operación, que creará más de 50 empleos en Portugal, supondrá el desarrollo de la mayor zona de ocio de estas característica del país luso, con más 5.000 metros cuadrados entre Zero Latency y 7Fun. Estará englobado en el centro comercial Dolce Vita Tejo de Lisboa.

"Nuestra apuesta pasa por vincular el ocio a los centros comerciales y Portugal es un país clave donde los centros comerciales son motor de su economía interna", afirma Carles Comas, director de Climbing Planet. Defiende que Lisboa además de ser "una de las ciudades de referencia a nivel europeo" tiene pocas dificultades" para la implantación de "una empresa española".

Madrid, primera ciudad europea con realidad virtual

La empresa Climbing Planet abrió primero en Madrid su centro Zero Latency en noviembre de 2016, con 200 metros cuadrados. 

Carles Comas comenta que están contentos con la evolución. "En apenas 6 meses más de 100.000 personas han pasado por nuestras instalaciones", unas estadísticas que les hacen pensar que "el futuro para esta línea de negocio es muy prometedor". 

El centro 7Fun de Madrid incorpora Birdly, un sistema que combina la tecnología de realidad virtual de HTC Vive con la que le suministra la compañía Somniacs. En este caso se trata de un simulador con un casco de realidad virtual y una estructura para crear la ilusión se estar volando como un pájaro. 

"Seguro que es un mercado que seguirá creciendo"

La apertura de estos centros en Lisboa suponen el fortalecimiento de Climbing Planet dentro del sector de ocio familiar y tecnológico, y el primer paso en el mercado internacional. 

La compañía tiene planeado expandirse a otras ciudades como Londres, Barcelona o París. "A corto plazo hay que ir consolidando los centros ya operativos, pero a medio-largo plazo el objetivo es liderar el sector del ocio familiar", comenta Carles Comas. "Estamos convencidos de que hay un mercado que seguirá creciendo y queremos estar ahí". 

El crecimiento se observa en su facturación, que pasó de 712.000 euros en 2015, a más de 1,76 millones en 2016.

Made in Australia

Zero Latency es un proyecto que nace en Australia en 2015. Al primer centro, en Melbourne, le sigue otro en Tokio (Japón) de la mano de Sega, en el maco del centro Joypolis. Al mismo tiempo que el centro de Madrid fue inaugurado en noviembre de 2016 otro centro Zero Latency en Orlando, Florida.

De esta forma, ya hay cuatro centros Zero Latency en todo el mundo y serán 15 al finalizar 2017. El de España fue el primero en abrir sus puertas en toda Europa, donde Climbing Planet tiene los derechos de explotación en exclusiva.