La tecnología, uno de los retos bancarios.

La tecnología, uno de los retos bancarios. Reuters

Empresas

Tecnologías de las finanzas: ¿enemigas o complemento de la banca tradicional?

EL ESPAÑOL, en colaboración con Ashurst, Finizens y Arboribus, organiza este miércoles 5 de julio el evento ‘Oportunidades y revolución Fintech en España’ para analizar el estado del sector.

Los mercados financieros están sufriendo una profunda revolución debido a la irrupción de las fintech, una industria de empresas que se vale de la tecnología para ofrecer a los clientes servicios más eficaces y menos costosos, como el crowdlending o préstamo entre empresas y particulares. Hasta ahora, este sector se había revelado en una suerte de ‘enemigo’ de la banca tradicional y adquirido el calificativo de “competencia”. Sin embargo, estos roces comienzan a limarse y ambos bandos caminan irreversiblemente hacia la cooperación. Combinando la experiencia y el conocimiento de las entidades bancarias con la agilidad y el carácter innovador de las fintech, los beneficios serán significativos para los particulares en un futuro próximo.

Como consecuencia del profundo debate social que generan actualmente las tecnologías de las finanzas, EL ESPAÑOL, en colaboración con Ashurst, Finizens y Arboribus, organiza el próximo miércoles 5 de julio el evento ‘Oportunidades y revolución Fintech en España’. El acto, que se desarrollará en Torre de Cristal (Paseo de la Castellana, 259), tendrá como objetivo analizar el estado del sector en España, así como dilucidar las oportunidades de negocio que se generan con la presencia de las fintech en el mercado.

La nómina de participantes está compuesta por las voces más preeminentes y autorizadas del sector. En la primera mesa redonda, de 10:20 a 11:15 horas y titulada ‘Nuevos modelos financieros digitales vs modelos tradicionales’, intervendrán Fátima Cerdán de la Cruz, subdirectora de Asuntos Internacionales de la CNMV; Manuel López, socio de Derecho bancario y financiero de Ashurst; Giorgio Semenzato, director general y cofundador de Finizens; Jesús Pérez, presidente de la Asociación Española de FinTech e InsurTech (AEFI); Marta Plana, presidenta del Foro Fintech; y Lupina Iturriaga, cofundadora y directora general de Fintonic.

A continuación se celebrará la segunda mesa redonda del día, ‘Retos para las start-ups’, donde Javier Hernández Galante, socio de Derecho Tributario de Ashurst; Pablo Blasco Bocigas, director de Fintech Spain; Carlos Escolano, cofundador de Arboribus, Philippe Gelis, presidente de la Asociación Española de Tecnología Financiera y CEO de Kantox; y Ramón Blanco, consejero y cofundador de Indexa Capital, debatirán sobre el estado de las tecnologías de las finanzas en España, así como las potenciales ventajas para empresas e inversores. El acto estará moderado por Miguel Ángel Uriondo, responsable de la sección de Economía y Empresas de EL ESPAÑOL.

[Aquí puedes registrarte para asistir al evento].

Modelos más transparentes

Las fintech cuentan cada vez con más presencia y relevancia dentro del sistema financiero porque generan confianza en el cliente. Carlos Escolano, cofundador de Arboribus, empresa pionera en hacer préstamos de crowlending en España, explica que la mayor aceptación se debe fundamentalmente a dos motivos: “El primero es la transparencia. Las fintech son modelos en general mucho más transparentes. En nuestro caso tienes acceso a la información agregada de tus préstamos y de tus pagos. El segundo factor es que todo está hecho a medida para que el inversor tenga el control. Puedes tomar todas las decisiones tú sin que nadie las tome por ti”.

Escolano, que señala que sus clientes son empresas consolidadas con bastantes beneficios, argumenta que las ventajas de las fintech residen en la “diversificación, la agilidad y la comodidad en el proceso de financiación, y el coste competitivo”.

Un único producto con los mejor de los dos sectores

El pasado mes de marzo, EVO y Finizens firmaron la primera gran alianza en España entre un banco y una fintech especializada en ahorro. Este movimiento fue significativo porque dos sectores hasta el momento enfrentados, empezaban a cooperar. ¿Va a seguir siendo así en el futuro? Giorgio Semenzato, director general y cofundador de Finizens, explica que “una colaboración más estrecha entre el mundo fintech y la banca tradicional podría resultar efectiva para aumentar la calidad y conveniencia de los servicios financieros”.

Siguiendo la línea marcada por Carlos Ecolano, Semenzato sólo observa ventajas en las fintech: “Este sector aporta innovación, tecnología, mejoras en procesos, abaratamiento de costes, experiencia de usuario más disruptiva… Y si a todo esto le unimos las garantías de marca, seguridad, confianza y la estabilidad que puede aportar la mejor parte del sector tradicional, se podría conseguir ofrecer un servicio mucho mejor desde todos los puntos de vista”. Y, de esta forma, se maximizaría el beneficio para el cliente.

No obstante, el sector fintech necesita acortar los tiempos de implantación y de acogida de los servicios por parte del público masivo y la banca tradicional ha de recortar los plazos de ejecución de su estrategia de transformación digital. “Lo óptimo para el cliente final sería contar cuanto antes con lo mejor de los dos mundos en un único producto y en una única solución”, resume Semenzato. “La colaboración entre ellos aportaría a cada uno muchas ventajas en términos de eficiencia”.

Poca regulación sobre fintech

Tanto Arboribus como Finizens tuvieron que superar un largo y lento proceso hasta recibir la autorización de la CNMV para operar en España. Desde ambas empresas señalan que el sistema regulatorio actual está más pensado para grandes bancos y multinacionales que para un mercado nuevo como el de las fintech.

Cuestionado sobre esta coyuntura, Manuel López, socio de Derecho bancario y financiero de Ashurst, afirma que “no existe mucha regulación específicamente sobre Fintech en nuestro país”. “El reto —señala— es encajar las nuevas posibilidades que ofrece la tecnología en los moldes de la regulación existente, bien sea modificándola, actualizándola o haciéndola más flexible”.

En términos generales, López cree que tecnologías financieras y banca tradicional pueden hacer compatibles sus posiciones y convivir pacíficamente, aunque avisa de posibles contratiempos: “Ya ha habido algún pleito importante entre bancos y fintech, en concreto en cuanto al derecho de las fintech de acceder a los datos bancarios de los clientes para poder realizar transacciones”. Hasta el momento, las nuevas empresas tecnológicas han salido victoriosas.