Liberbank, el séptimo banco de España, se desploma en bolsa.

Liberbank, el séptimo banco de España, se desploma en bolsa.

Empresas Nuevo descalabro de un banco español

El ‘efecto Popular’ provoca el desplome de Liberbank: 50% en dos semanas

El rescate del Popular desata una oleada de ventas y deja al séptimo banco valorado en 630 millones.

Los grandes bancos españoles cotizados en el Ibex 35 han acogido la compra del Banco Popular por el Banco Santander de manera plana, como si ya se descontara. No ha ocurrido lo mismo con Liberbank, el séptimo banco de España, que cerraba este viernes con diez sesiones consecutivas cediendo terreno en el parqué, hasta 0,68 euros. Dos semanas en las que su valor se ha reducido un 50%, hasta situarse en un valor de 630 millones de euros. 

¿Qué está pasando para que se produzca esta debacle? Los analistas no acaban de tener claras las razones. Habrá que ver, dentro de unos días, si las posiciones cortas han aumentado de manera sobremanera sobre ese mínimo 1,3% del capital del banco que acumulaban hasta la última actualización realizada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)

Ataque de miedo tras el rescate del Popular

Si no van por aquí los tiros, todo parece indicar que se debe a un ataque de miedo brutal por cómo se zanjaba la crisis del Banco Popular, con ese rescate en horas por parte del Banco Central Europeo (BCE) y la activación, por primera vez, del Mecanismo Único de Resolución (MUR). Se esperaba que la salida fuera otra y las incertidumbres abiertas parecen ser muchas. 

La caída adicional del 17,6% que se registraba en la sesión de este viernes venía a demostrar que el hecho relevante que Liberbank -la entidad resultante de la fusión de Cajastur, Caja de Extremadura y Caja Cantabria y que tiene la participación mayoritaria en Banco Castilla-La Mancha- remitía este jueves a la CNMV no tuvo el efecto deseado. 

El banco se defiende

En esa comunicación, el único banco español cotizado que no forma parte del Ibex -cotiza en el Mercado Continuo- salía al paso para recordar que había llevado a cabo la valoración de los activos y riesgos cubiertos por el reglamento del Esquema de Protección de Activos (EPA) de Banco Castilla-La Mancha, y que estos informes certifican que el valor neto contable de los activos concuerda con las cifras publicadas por la entidad a cierre de 2016. 

La entidad, presidida de manera no ejecutiva por Pedro Rivero, también añadía en esa nota que la previsión de reducción de la morosidad se mantenía dentro de la previsión, que se había bajado del 19,5% al 13% en el primer trimestre de 2017, y que se preveía dejarlo por debajo del 7% en 2018. Respecto a la exposición inmobiliaria, hasta el 31 de marzo LIberbank contaba con 3.100 millones de activos adjudicados, cubiertos al 40%.

Otro ERE para 525 empleados

En este contexto, el pasado lunes Liberbank anunciaba que había propuesto a los sindicatos un nuevo Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para 525 personas a base de bajas incentivadas y voluntarias para los trabajadores de 59, 60 y 61 años, así como reducciones de jornada y movilidad geográfica a los afectados por el cierre de oficinas.

Un expediente que tendría vigencia entre el próximo 1 de julio y el 31 de diciembre de 2019. Este nuevo ERE se produce cuando aún no se ha terminado de ejecutar el anterior, de 2015. A 31 de marzo de 2017, Liberbank tenía 4.011 empleados, 1.235 menos (-23,5%) que un año antes y mantenía abiertas 868 oficinas en toda España, frente a las 1.036 que había un año antes.

Para trata de amortiguar este varapalo bursátil, algunos accionistas de referencia han salido a defender al banco. Así lo ha hecho Corporación Masaveu, cuarto mayor accionista, que aumentaba su participación hasta el 5,6%. También lo hacía Manuel Menéndez, su consejero delegado, comprando 80.000 acciones de manera directa y otras 130.000 a través de instrumentos financieros.