El ministro de Energía, Álvaro Nadal, durante una comparecencia en el Congreso.

El ministro de Energía, Álvaro Nadal, durante una comparecencia en el Congreso. EFE

Empresas

Nadal no tocará los impuestos a las nucleares: "son más rentables de lo que dicen"

El ministro de Energía asegura que el cierre de las centrales no puede quedar "a discreción de decisiones empresariales" y que tomarán medidas para intervenir si lo consideran necesario.

El Gobierno "no" tocará los impuestos que se aplican a las centrales nucleares. El ministro de Energía, Álvaro Nadal, ha descartado rotundamente este jueves aprobar una modificación de los tributos e impuestos que gravan al sector y ha puesto en duda que sea un negocio en pérdidas.

"Si tenemos en cuenta cómo se ha ido retribuyendo la energía eléctrica en España a partir de los precios de mercado, tengo la sensación de que son más rentables de lo que están diciendo", ha dicho Nadal en el marco de un encuentro informativo organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE). 

Para el ministro, el discurso que mantienen las operadoras de las centrales -Endesa, Iberdrola y Gas Natural- se trata de una "lucha de credibilidad". "Su obligación, claro, es decir que pierden. Podemos bajar las tasas nucleares, por supuesto, pero las decisiones de política energética se toman por interés general, no por presión", ha enfatizado. Nadal ha marcado la línea: "lo primero que tiene que quedar claro es que el mix energético lo fija la política pública, a partir de ahí que las empresas tomen sus decisiones empresariales".

El ministro afirma que existe mucha "ingeniería contable" en las cuentas de las nucleares. "Lo que digo es que los resultados operativos son positivos; ahora, cómo calculo los costes financieros, las amortizaciones... de eso depende que diga si gano o pierdo. Todo es discutible", ha señalado. En este sentido ha subrayado que hay empresas que "han acortado en su balance la vida útil y el valor de la inversión y otras han hecho lo contrario y necesitan la prolongación de su vida útil para cumplir con su balance". 

Las empresas, sostiene Nadal, pueden "presionar al Gobierno", pero el foco del ministro es el precio final de la electricidad. "A ellos les gustaría el precio más caro y a mí lo contrario. En otras cosas nos pondremos de acuerdo, en esto es difícil. Vamos a tener esa tensión".

Las palabras de Nadal llegan días después de que el Ministerio de Energía diera más manga a las eléctricas reduciendo de tres a un año el plazo para solicitar la renovación de las licencias de las nucleares. De hecho, coincide el vencimiento del plazo que tenía Almaraz -que se reparten Iberdrola (53%), Endesa (36%) y Gas Natural Fenosa (11%)- para hacer la petición y que no se ha presentado. 

Los nucleares mantienen la presión

Desde el Foro Nuclear, que agrupa a las empresas del sector, han reiterado en los últimos meses la necesidad de revisar los impuestos ya que estrangulan al sector y ponen en riesgo la viabilidad de una tecnología clave para el mix energético.

La generación eléctrica española se desglosa en 100 teravatios térmicos -con emisión de gases contaminantes-, 40 hidráulicos, 60 nucleares y 60 renovables. Si no se prolonga la vida de las nucleares sería necesario triplicar antes de 2030 la potencia renovable instalada en España, defiende el Foro.

Su presidente, Ignacio Araluce, lo ha reiterado en su intervención en la mesa redonda 'La energía en España. ¿Hacia dónde vamos?', organizada por APIE. Actualmente, defiende, los impuestos se 'comen' casi la mitad de lo facturado, 994 millones en el último ejercicio.

"Un negocio en el que sobre lo que se factura se paga la mitad en impuestos, rentable no puede ser", ha afirmado al tiempo que ha criticado que, con la bajada de precios que generan la entrada de las renovables, han tenido que asumir el nuevo escenario sin primas. Aun así, se ha mostrado optimista y dice confiar en que se llegará a un acuerdo con la Administración porque la electricidad es un bien básico y es necesario que sea sostenible económicamente.

El Gobierno buscará intervenir el cierre de centrales

Respecto al mix energético, el ministro ha sostenido salvo cambios tecnológicos trascendentes, "que no parece que vaya a haber", "el Gobierno propone mantenerlo". Sostiene que, por el momento, todas las tecnologías son necesarias porque cada una cumple una función, tiene un rendimiento y un precio. Además, ha reiterado que "en el estado tecnológico actual, la energía nuclear es insustituible". 

Respecto al debate que surge sobre el cierre de las centrales, Nadal no ve "sensato" pensar que puedan quedar "a la pura discreción de decisiones empresariales", razón por la que ve necesario crear medidas con rango de Ley para que el Gobierno pueda intervenir en el cierre de centrales si se considera que su operación es necesaria para el sistema eléctrico.

Pese a estar solos en esto, la medida no cuenta con el respaldo de otras fuerzas políticas, Nadal ha afirmado que se adoptarán medidas sin rango de Ley que permitan al Gobierno intervenir en caso de cierre de centrales nucleares y térmicas. "Es bueno ordenar este proceso", ha afirmado, defendiendo que en el caso del sector energético, entendiendo que es un servicio público, la intervención del Estado le parece razonable.

Golpe a la gestión socialista 

El ministro ha defendido la transición energética en la que está inmersa el país asegurando que hay que hacerlo "a los ritmos adecuados porque de otra manera sería enormemente costoso". Como ejemplo "evidente en nuestro país", Nadal ha señalado a las decisiones adoptadas durante el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero.

"Las tecnologías implantadas deprisa y corriendo y de forma inmadura entre 2008 y 2009 tienen un sobrecoste espectacular en el sistema energético. Si se hubiese hecho esperando a que la tecnología fuese avanzando, habría tenido un coste en términos de factura y habríamos evitado una reforma energética del calibre que se ha tenido que hacer y el déficit tarifario", ha dicho el ministro. Según Nadal, "un tercio del recibo de la luz (actual) son decisiones políticas mal tomadas".

Para evitar estos sobrecostes, el ministro subraya que es importante lograr un "consenso objetivo", "no ideológico", para desarrollar una planificación precisa en el horizonte 2030. "Hay que tomar decisiones desde el momento presente", ha afirmado, subrayando que el Ministerio orientará la política energética hacia la competitividad y para apoyar a los objetivos de política económica.

Entre las claves de esta planificación, Nadal ha subrayado la "irrisoria" interconexión eléctrica de España con Europa y la necesidad de cambiar esa situación. "Las renovables cuestan 1.200 millones más al año que si fueramos un país interconectado", ha asegurado en referencia al cumplimiento de los objetivos medioambientales.