Carlos de Palacio Oriol, presidente de Talgo; y el presidente de Adamo, Johan Andsjö.

Carlos de Palacio Oriol, presidente de Talgo; y el presidente de Adamo, Johan Andsjö.

Empresas COMO LEONES

Como leones

Carlos de Palacio Oriol llena de trenes ‘talgo’ medio mundo con pedidos por 3.400 millones

Carlos de Palacio Oriol lleva 15 años al frente de Talgo y su impronta se deja sentir. A pesar de su discreción, durante estos tres lustros a los mandos de una de las empresas tecnológicas más emblemáticas de España ha sido capaz de cambiarla de cabo a rabo. Convenció al círculo familiar de los Oriol de que había que ir más allá de la dependencia única de Renfe. Y los resultados ahí están. Talgo sigue siendo el principal suministrador de trenes de alta velocidad de la ferroviaria española, pero su presencia, como líder mundial en diseño, fabricación y mantenimiento de trenes ligeros, se deja sentir en Alemania, Kazajistán, Uzbekistán, Rusia, Arabia Saudí y Estados Unidos. Entre medias, De Palacio Oriol tuvo tiempo de sacar a bolsa la empresa en 2015.

En ese paso adelante en su estrategia internacional, la venta de 36 trenes, con opción de otros 20, para la emblemática línea del AVE entre La Meca y Medina, en Arabia Saudí, se convirtió en el auténtico aldabonazo en esa estrategia. Once de estos trenes ya están en pruebas en el desierto saudí. Y en casa, Talgo acaba de recibir otra alegría. La ratificación, por parte de Renfe, de otros 15 trenes Talgo Avril, que incorpora el mantenimiento integral de esta flota también durante 30 años y supone una inversión total de 1.280 millones de euros. Con este pedido su cartera se eleva a casi 3.400 millones, que podría aumentar de manera exponencial si las pruebas que se están realizando en India terminan de manera exitosa y el Gobierno de Nueva Delhi adjudica a la empresa española la fabricación de un lote de trenes.

Fredrik Gillstrom, el hombre que cerrará con fibra la brecha digital del norte de España

El norte de España es el imperio de la fibra óptica, con enormes despliegues en Galicia, Asturias y País Vasco. Sólo una comunidad autónoma se ha resistido, hasta ahora, al progreso. Se trata de Cantabria, que no acepta su condición de poblado galo de Astérix y sufre un importante complejo de inferioridad cuando a sus ciudadanos se les recuerda que sólo tienen fibra en la capital y en Torrelavega. El gobierno de Miguel Ángel Revilla, de la mano de empresarios locales, desarrolló un plan para revertir esta situación, pero llevaba meses intentando, infructuosamente, encontrar al socio inversor capaz de llevar fibra al 100% de los municipios de la región. Y lo ha encontrado en Adamo, el brazo ejecutor en España de EQT, un fondo íntimamente relacionado con la familia Wallenberg, la más poderosa de Suecia. 

Su consejero delegado es Fredrik Gillström, un joven ejecutivo (36 años) que se había pasado los últimos diez años desplegando una pequeña red de fibra con 150.000 hogares pasados, situada básicamente en Cataluña pero con algunas operaciones en Madrid, Sevilla y Asturias. Pero ahora ha pasado a la primera división de los operadores. No sólo deberá llegar a unos 200.000 hogares cántabros utilizando las redes de la eléctrica Viesgo, sino que también tiene el mandato de alcanzar el millón de inmuebles con fibra en España durante los próximos años. Por suerte para él, tiene ayuda. Cuenta en el consejo con Johan Andsjö, el padre de Yoigo en España, y con Luis del Pozo, uno de los grandes responsables del éxito de Jazztel. 'Adamo' significa en latín 'enamórate', veremos si hay flechazo o quedamos como amigos.

Ahora en portada

Blog del Suscriptor
Imagen de archivo sobre la experiencia de uso de Air Europa y Aura.

Los clientes de Air Europa podrán reservar sus vuelos desde la 'app' de la aerolínea en Movistar

Siguiente