Las tabaqueras financiaron estudios sobre cigarrillos electrónicos

Las tabaqueras financiaron estudios sobre cigarrillos electrónicos Bloomberg Getty Images

Empresas

España, pesadilla para tabaqueras y fabricantes de cigarrillos electrónicos

Es el país con más límites para vapear en interiores, el cuarto con más trabas a los cigarrillos electrónicos y el undécimo más activo en la guerra contra el tabaco.

España es el país europeo con mayor dificultad para vapear con cigarrillos electrónicos en interiores, y el cuarto con una regulación más desfavorable, en general, para los consumidores de estos dispositivos. Es una de las conclusiones del Índice de Estados Niñera, que se define como “una clasificación de los peores lugares en la Unión Europea para comer, beber, fumar y vapear” y que es elaborado por el Centro de Información sobre Política Europea (Epicenter).

Este centro, y sus asociados, miden la regulación en países europeos y elaboran una clasificación en función de las trabas de los distintos estados a determinadas actividades.

España aparece en cuarta posición de la lista con más obstáculos a los cigarrillos electrónicos, por debajo de Finlandia, Hungría y Grecia.

Guerra contra el tabaco

En lo que a tabaco respecta, España ocupa la undécima posición del ránking, y se debe básicamente a que, según el informe, somos el segundo país europeo con más dificultades para encontrar un lugar en el que fumar, sólo por detrás de Reino Unido.

La posición global de España en el ranking ha subido dos posiciones debido al cambio en la postura nacional sobre el tabaco. “Teniendo en cuenta que la economía española se apoya en la pujanza del ocio, la restauración y el turismo, reforzar el intervencionismo puede perjudicar a sectores vitales para el empleo y la actividad en nuestro país y redunda en un clima más complejo para las empresas y los trabajadores, propiciando además un escenario de menor libertad para los consumidores”, explica Diego Sánchez de la Cruz, director del Foro Regulación Inteligente, que divulga el estudio en España.

Este organismo cree que “no existe correlación entre obtener más puntos en este índice y una mayor esperanza de vida”, si bien es difícil imaginar que se puedan cruzar ambas variables teniendo en cuenta lo recientes que son muchas de las regulaciones mencionadas.

Los más intervencionistas y los menos

Según el informe, los países más intervencionistas de Europa en estas materias son Finlandia, Reino Unido e Irlanda, y los menos, República Checa, Alemania, Eslovaquia, Luxemburgo, países Bajos y Austria.

España sigue siendo uno de los países europeos que menos restricciones adopta en el campo de la comida y en lo tocante al alcohol, si bien las propuestas de introducir impuestos a las bebidas azucaradas o a las grasas perjudica esta posición.

El estudio está liderado por Christopher Snowdon, responsable de Economía del Estilo de Vida en el Institute of Economic Affairs (IEA), un think tank liberal británico.