El economista jefe de Economías Desarrolladas de BBVA Research, Rafael Doménech

El economista jefe de Economías Desarrolladas de BBVA Research, Rafael Doménech EFE

Empresas

BBVA, contra los impuestos a los robots: "No tiene sentido"

El jefe del Servicio de Estudios de BBVA, Rafael Doménech, cree que el reto está en "repartir la nueva riqueza, no frenar su creación".

El jefe del Servicio de Estudios de BBVA, Rafael Doménech, cree que "no tiene sentido" frenar el progreso con impuestos sobre la automatización, la inteligencia artificial o el negocio de los datos.

"El reto es repartir la nueva riqueza, no frenar su creación", según ha apuntado Doménech durante el II encuentro sobre economía laboral: 'Revisión del Pacto de Toledo: el sistema actual de pensiones ¿tiene presente?' organizado por el Consejo General de Economistas.

Así, considera que el "gran" reto reside en saber dónde se va a poner la barrera a un robot que pague impuestos frente a otro. Por otro lado, ha apuntado que España está "muy lejos" a nivel internacional del Estado de Bienestar que tienen otros países. "En España, el Estado de Bienestar todavía tiene muchos márgenes de mejora para que contribuya a crear empleo", ha subrayado.

Coste "más elevado"

En esta línea, Doménech ha afirmado que si las instituciones sociales no funcionan bien y la corrupción perjudica a la calidad de estas, el coste de la transición hacia un mundo más digitalizado y robotizado va a ser "más elevado".

También ha puesto de relieve que las políticas públicas van a tener que estar en constante rediseño e implementación, ya que "tienen que ser lo más eficientes posibles para no frenar la innovación".

Para Doménech, cuanto más ineficiente sea el mercado de trabajo, "más tiempo van a estar las personas desempleadas". Así, ha señalado que se necesita "más educación" para frenar el desempleo masivo que hay en España.

"Hay que eliminar todas las barreras a la creación de empleo, inversión y crecimiento de las empresas", ha añadido, tras apuntar que también hay que mejorar el proceso de emparejamiento entre vacantes y desempleo y buscar el equilibrio entre la presión fiscal y su estructura para que la mayor distribución no perjudique al desempleo ni a la inversión de nuevas tecnologías.

Doménech cree que los robots, el Internet de las cosas y los datos van a ir desplazando "más y más empleos", aunque también se van a crear otros nuevos, que en muchos casos ni siquiera se pueden imaginar.

"Riesgos, pero muchas oportunidades"

Respecto a cómo convertir el avance tecnológico en ingresos para la Seguridad Social, Doménech ha afirmado que es "fundamental" el binomio empleo-salarios. Así, ha dejado claro que todo este proceso de cambio tecnológico y de transformación digital "entraña riesgos, pero también muchas oportunidades".

"Lo ideal es que terminemos con una sociedad en la que haya intensidad de máquinas y de robots que beneficie a todos, incluso a los trabajadores con los empleos más manuales", ha agregado. En esta línea, Doménech ha afirmado que la sociedad tiene que prepararse para gobernar el cambio y "hacerlo a todos los niveles" para garantizar el crecimiento inclusivo y la igualdad de oportunidades en las próximas décadas.

"El reto es gobernar la transformación tecnológica y digital con niveles reducidos de desigualdad y de tasa de desempleo como hacen los países nórdicos", según Doménech, que también ha afirmado que los países que más han avanzado en el proceso de transformación tecnológica y digital también son los que tienen mayor número de robots por cada 10.000 empleados.