Wolder se había hecho su hueco en el mercado de la electrónica de consumo español con sus tablets de ediciones especiales para programas como Masterchef o Gran Hermano, así como con teléfonos de calidad media aceptable como los Wiam. Pero se le ha acabado la fiesta. 

Noticias relacionadas

"Todo ha sido un problema de financiación. El presidente de la empresa, Ricardo Garrudo, no quiso hacer una ampliación de capital y optó por refinanciar la deuda. El problema es que Bankia se cayó de la línea de crédito sindicado, porque no creía en el modelo de negocio, y el resto de bancos le han acompañado", explican fuentes de la compañía a EL ESPAÑOL.

Pérdida de liderazgo

Esto ha supuesto la salida inmediata del director general del grupo, Juan Luis Velázquez,un veterano directivo que había conseguido logros como que las tablets Wolder formasen parte del catálogo de Jazztel y de las campañas televisivas de la filial de Orange.

Tal y como aparece reflejado en su perfil en redes sociales, Velázquez ha firmado con el mayorista Interbox, uno de los grandes distribuidores del coloso chino Huawei y de Injoo, la empresa china de móviles que patrocina al Real Club Deportivo Español de Barcelona S.A.D.

Retraso con Jazztel

El problema es que Wolder, debido a la presión sobre los resultados, no fue capaz de cumplir con lo prometido. Aunque el fabricante chino de la empresa cántabra había producido las tabletas, éste tenía pagos atrasados y se negó a entregarlas hasta que se le abonasen. No fue así, y Wolder perdió no sólo el contrato con Jazztel sino también su reputación entre los operadores.

"A un Mediamarkt puedes hacerles algo así y lo pueden comprender, siempre tendrán algo con lo que sustituir tu producto. ¿Pero retirar un producto que ya estaba en televisión? Eso te mata con los operadores", destacan las mismas fuentes.

El siguiente paso

La compañía anunciará el próximo lunes el expediente de regulación de empleo (ERE) a los tres trabajadores que actúan en representación del resto. Lo más probable es que afecte a 65 de los 150 empleados, mayoritariamente del área de electrónica.

No olvidemos que Wolder es un grupo diversificado y que fabrica otro tipo de productos que no se han visto afectados por esta situación. El negocio de 'longboards' y 'hoverboards', por ejemplo, podría salir relativamente indemne.

"Ricardo está convencido de que la situación es reversible y ahora buscaremos un cambio que nos permita encontrar actividades en las que podamos seguir teniendo hueco", explican fuentes del grupo.

Varios analistas consultados por EL ESPAÑOL coinciden en que esta crisis tiene varias causas. Entre otras, el desplome en la demanda de tablets, arrastrada por la aparición de teléfonos con pantallas cada vez más grandes, y una caída progresiva en los márgenes de los smartphones.