Es el quinto operador de la distribución en España con un 4,1% de cuota y en sus planes está seguir creciendo. Lidl cerró el ejercicio de 2016 con una facturación de 3.335 millones de euros, es decir, un 9,4% más que en 2015. 

Noticias relacionadas

En cuanto a inversión, la cadena alemana destinó 368 millones de euros al mercado español, la mayor partida de inversión anual en sus 23 años en España, una cifra que prevé mantener este año. Además, cuenta con crear 1.000 nuevos puestos de trabajo que se sumen a los 1.000 que ha creado este año. En total, Lidl tiene hoy una plantilla de 12.500 empleados y cuenta con 540 establecimientos.

"Vemos potencial para seguir creciendo en España, hasta un horizonte de entre 800 y 850 tiendas con un ritmo de 30 o 40 aperturas al año", ha explicado el director general de Finanzas de la cadena de supermercados, Ferrán Figueras, durante la presentación de resultados de la compañía.

Refuerzo de las marcas propias

Desde Lidl insisten en que su objetivo es ofrecer "la mejor calidad al precio más barato", por lo que siguen confiando en reforzar sus marcas propias para conseguirlo: el 90% del surtido de los supermercados es de este tipo.

En este sentido, el director general de compras de la cadena, Miguel Paradela, ha reseñado que desde 2008 la compañía ha eliminado los colorantes artificiales y las grasas hidrogenadas de sus marcas. Al mismo tiempo, la cadena ha explicado que durante 2016 ha duplicado las referencias en los productos sin gluten, pasando de 106 a los 206 actuales.

Además, la compañía está reduciendo "progresivamente" la presencia del azúcar en sus artículos de marca propia. Así, se ha comprometido a reducir en 2017 el 33% del azúcar de la mitad de las referencias de sus marcas Freeway y Solevita, lo que equivale a eliminar 1.000 toneladas de azúcar de su surtido este año.

En este empeño por mejorar sus marcas, Lidl ha asegurado que también este año eliminará el 100% del aceite de palma de su surtido BIO. De entre el resto de los productos, el 95% no utiliza este aceite, pero trabará por reducir su presencia en el 5% restante.

"Somos el cliente número uno de la huerta española", ha presumido Paradela, quien ha indicado que cuentan con 650 proveedores y que el 70% de sus productos son españoles.

Durante 2016, Lidl compró productos por valor de 3.200 millones de euros en España, un 7% más, de los cuales 1.700 millones de euros se destinaron a la exportación a las 10.000 tiendas que el grupo tiene repartidas en Europa. Esto le permite tener una balanza comercial positiva de 880 millones de euros.

El sueldo mínimo más elevado

La cadena de supermercados cuenta con el sueldo mínimo más elevado del sector (8,57 euros/hora) desde que el año pasado firmara su primer convenio colectivo, en vigor hasta 2020.

"Queremos mejorar las condiciones retributivas, la estabilidad y la conciliación", ha insistido la directora de RRHH, Amalia Santallusia. Así, el 95% de los 12.500 trabajadores en plantilla cuenta con un contrato indefinido.