El único establecimiento que tiene Ikea en Valencia ha perdido la batalla contra la administración de la comunidad y no podrá abrir sus puertas los domingos, a pesar de ser uno de los días de la semana con más afluencia de la semana, según el gigante sueco.

Noticias relacionadas

Así se desprende del fallo dictado por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valencia (TSJCV), después de que Ikea recurriera la decisión de la Administración de no declarar el municipio donde se ubica la tienda -Alfafar, a unos 10 kilómetros de Valencia- como Zona de Gran Afluencia Turística (ZGAT), uno de los garantes de la plena libertad de horarios según establece la Ley estatal de Horarios Comerciales.

En el fallo del TSJCV, al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, se explica que Alfafar, de unos 20.000 habitantes, tiene un gran movimiento comercial pero no por turismo, sino por encontrarse muy cerca de Valencia y contar con una importante área comercial. Por eso, dice la sentencia, Alfafar "es un gran municipio de compras, pero no turístico de compras". También explica que el municipio tiene 577 plazas hoteleras, con una ocupación media del 43,8%: "Entendemos que no es motivo para revocar la decisión de la Administración y declarar el municipio como turístico", dice la sentencia. 

Así, el argumento al que se agarraba Ikea es desmontado por el TSJCV mientras que la Generalitat se ha hecho con el triunfo en una de las grandes batallas con la gran distribución para liberalizar la apertura del comercio.

Pero, ¿qué dice la normativa básica de horarios comerciales en España? ¿Por qué los establecimientos pueden abrir los domingos en Madrid?

El calendario de cada comunidad

Los comercios de todo el país podrá desarrollar su actividad durante 90 horas como mínimo en el conjunto de días laborables de la semana y un mínimo de 16 domingos o días festivos al año, aunque las comunidades pueden rebajar esta cifra a diez. Es lo que se contempla en la Ley estatal de Horarios Comerciales, de 2004, que tiene carácter básico, por lo que resulta de aplicación directa aunque exista una legislación autonómica, que puede complementar a la primera.

A final de año, cada comunidad autónoma aprueba con carácter anual su calendario de apertura de domingos y festivos. No lo hace Madrid, que dispone de plena libertad de horarios (por la aprobación de la Ley de dinamización de la actividad comercial en 2012) y, por tanto, no regula ningún calendario de horarios comerciales. Por su parte, Ceuta declaró la libertad de apertura para todos los domingos y festivos.

Libertad de horarios si...

Con estas excepciones, se puede tener plena libertad de horarios según la ley estatal si se cumplen ciertos requisitos. Este derecho lo tienen los establecimientos dedicados principalmente a la venta de pastelería, pan, prensa, carburantes o floristerías. También las denominadas tiendas de convivencia -los conocidos como 24 horas-, establecimientos con menos de 500 metros cuadrados, con un horario comercial superior a las 18 horas y un periodo de apertura de 365 días del año. 

Asimismo, también tienen libertad de horarios las tiendas instaladas en puntos fronterizos, estaciones y medios de transporte terrestre, marítimo y aéreo.

El motivo de la discordia es, como Ikea bien sabe, que tienen derecho a abrir cuando quieran los establecimientos comerciales situados en las Zonas de Gran Afluencia Turística (ZGAT). ¿Y de quién depende? Son las comunidades autónomas las que determinan cuáles son dentro de sus ámbitos territoriales, a propuesta de los Ayuntamientos. Así, pueden ser municipios completos o una parte del mismo.

Para que una zona se pueda considerar de gran afluencia turística, tiene que existir una concentración suficiente de plazas en alojamientos y establecimientos turísticos o segundas residencias. Como segunda opción, puede haber sido declarada Patrimonio de la Humanidad o contar con un inmueble de interés cultural integrado en el patrimonio.

La ley también contempla que se celebren en la zona grandes eventos deportivos o culturales, que este próxima a áreas portuarias que registren gran afluencia de visitantes o que constituyan áreas cuyo principal atractivo sea el turismo de compras; un argumento, este último, que no le valió al gigante sueco para poder abrir sus puertas los domingos en Alfafar. Desde Ikea insisten que su postura "ha sido siempre" la de abrir en estos días principalmente para dar "respuesta y un mejor servicio" a los clientes, ya que la compra en fines de semana "es algo que nos está demandando el propio consumidor".