El CEO de Toshiba, Satoshi Tsunakawa.

El CEO de Toshiba, Satoshi Tsunakawa. Reuters

Empresas Empresas Tecnológicas

Toshiba pierde un 15% más y su auditor se niega a firmar las cuentas

El grupo japonés perdió más de 4.500 millones entre abril y diciembre debido a los problemas de su negocio nuclear en EEUU.

Noticias relacionadas

El conglomerado nipón Toshiba registró unas pérdidas netas de 532.500 millones de yenes (4.537 millones de euros) entre abril y diciembre del año pasado, el 15% más, debido, sobre todo, a la devaluación de su rama nuclear en EEUU, según las cuentas presentadas este martes sin el visto bueno de la auditoría.

En ese mismo periodo, los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal, sus pérdidas operativas ascendieron a 576.280 millones de yenes (4.910 millones de euros), más del doble que en el mismo período de 2016, según informó la empresa en un comunicado.

Toshiba ha decidido publicar sus resultados financieros pese a no disponer de la aprobación de la auditoría y tras retrasarlos en dos ocasiones debido a los problemas derivados de su unidad nuclear en Estados Unidos, Westinghouse Electric, que se declaró en quiebra el mes pasado.

El grupo tecnológico, energético y de infraestructuras registró en los nueve primeros meses del año fiscal nipón una facturación de 3,85 billones de yenes (32.808 millones de euros), un 4% interanual menos.

La devaluación de su rama de energía nuclear en EE.UU. ha derivado en la declaración en quiebra de esta empresa, y se debe al incremento de los costes laborales y de construcción de proyectos para construir nuevas centrales atómicas en Estados Unidos.

Además, la cúpula de esta filial habría ejercido presiones sobre sus empleados con el objetivo de minimizar sus pérdidas en la contabilidad, según su matriz nipona, que decidió retrasar sus resultados en dos ocasiones por este motivo con la intención verificar las cifras.

Toshiba considera que "no hay pruebas" de que dichas circunstancias afectaran a sus resultados y ha decidido publicarlos pese a carecer del visto bueno de la auditoría y con la intención de "no perjudicar más a sus accionistas", explicó en su comunicado de hoy.

Un nuevo retraso en la presentación de sus resultados financieros habría conllevado la suspensión de la cotización en la Bolsa de Tokio las acciones de Toshiba, que se encuentran actualmente bajo supervisión del organismo regulador, y que cerraron hoy con una caída del 2,7%.

Westinghouse Electric solicitó acogerse al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras estadounidense a finales de marzo para poder así reorganizar su deuda, lo que a su vez limitará la parte de este saldo negativo que la matriz nipona se verá obligada a asumir.

Para mitigar su endeudamiento, el fabricante nipón se ha visto obligado a escindir su rama de chips de memoria -uno de los mayores fabricantes mundiales de este tipo de dispositivos- con vistas a vender una parte mayoritaria de sus participaciones y obtener así una inyección de liquidez.