Botellas de la marca Carbonell, propiedad de Deoleo.

Botellas de la marca Carbonell, propiedad de Deoleo. Angel Navarrete Bloomberg via Getty Images

Empresas Problemas en la aceitera

Deoleo ante su peor pesadilla: se desploma en bolsa tras recortar el valor de sus acciones

La aceitera controlada por CVC reduce capital en más de 300 millones y colocará el valor de cada título entre 0,10 y 0,12 euros.

Cristina G. Bolinches

Deoleo vuelve a rozar su mínimo histórico en bolsa. La aceitera dueña de Carbonell y Koipe se desplomó este martes un 15,38% en el parqué madrileño y dejó el valor de cada acción en 0,165 euros. Está muy cerca de su mínimo histórico: los 0,15 euros que esbozó en junio del pasado año. Entonces, la dirección de la compañía reconocía que 2016 era un año “crítico” y su consejero delegado, Manuel Arroyo, asumía que la empresa no tenía más remedio que “acelerar los ingresos y reducir los costes”.

Manuel Arroyo ya no está en Deoleo, ahora dirige el negocio de Coca-Cola en España, y Deoleo no ha tenido más remedio que poner un parche a su patrimonio, reducir capital y evitar así su entrada en disolución.

El consejo de administración de la aceitera controlada por el fondo de capital riesgo CVC acaba de dar luz verde a una reducción de capital de entre 300 y 323 millones de euros. La debe aprobar su junta de accionistas en unas semanas tras el roto en su balance por las pérdidas de 179 millones de euros que registró en el último ejercicio.

Cuando realice esa reducción de capital, cada acción de Deoleo valdrá entre 0,12 y 0,10 euros, según la información que la propia compañía ha remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Y dado ese valor estimado, los 0,165 euros actuales de cotización aún tienen un margen del 40% para seguir una pendiente negativa en el parqué.

La  valoración final de sus acciones se conocerá en la junta de accionista que Deoleo tiene que celebrar entre el 29 de mayo y 6 de junio, según el calendario que se ha marcado la propia empresa. Una vez haga esa reducción de capital la compañía cree que “habrá superado la situación considerada como causa de su disolución”.

¿Cuál es la razón de estos problemas? Que el pasado año multiplicó sus pérdidas. Por un lado, tuvo que asumir un deterioro en el valor de sus activos por valor de 96,3 millones de euros. “La compañía ha tenido que adecuar el balance a la situación real”, argumentó la empresa en la presentación de resultados anuales. Y, por otro, el cambio en el Impuesto de Sociedades que impuso el Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, le limitó el uso de créditos fiscales. “El inesperado cambio en la normativa fiscal que se produjo en diciembre de 2016 ha tenido un impacto de 53,3 millones de euros”, asumió Deoleo.

Seguirá en bolsa y dispara el sueldo del consejo

Lo que no quiere Deoleo es dejar la bolsa. Según la información que la empresa ha enviado a la CNMV, su presidenta, Rosalía Portela, ha informado al consejo de administración de “la inquietud existente entre los accionistas minoritarios (...) por una hipotética exclusión de la negociación de las acciones de Deoleo”. Y no hay intención de realizarla. "No han concurrido los supuestos excepcionales previstos en el mismo para proceder a la exclusión de la negociación en el marco de la OPA lanzada por CVC". Por ejemplo, menciona que no haya liquidez en la compraventa de sus títulos en bolsa. "No existe la posibilidad de promover la exclusión de cotización en Bolsa de las acciones de Deoleo", concluye.

El desplome en bolsa y la confirmación de la reducción de capital coincide con la comunicación al supervisor de la bolsa de cuál fue la remuneración del consejo de administración de Deoleo en 2016. Su órgano de dirección percibió 2,4 millones de euros. Esa cifra es un 118% superior a la de 2015, cuando cobró 1,1 millones de euros. La compañía justifica que detrás de este aumento está, exclusivamente, la indemnización de Manuel Arroyo por su cese como consejero delegado.

En concreto, Arroyo cobró durante el pasado ejercicio 1,5 millones de euros, tras estar algo más de un año al frente de Deoleo. Fue cesado el 7 de septiembre. Así, a los 900.000 euros de indemnización sumó 618.000 euros de remuneración fija. Su sucesor, el italiano Pierluigi Tosato, recibió 235.000 euros, mientras que la presidenta ejecutiva, Rosalía Portela, cobró 116.000 euros.