Fachada de la nueva tienda de Mango en la exclusiva calle Serrano de Madrid

Fachada de la nueva tienda de Mango en la exclusiva calle Serrano de Madrid

Empresas

Mango apuesta por la 'milla de oro' madrileña con la apertura de una tienda de 2.000 m2

La empresa textil ha desembolsado en los últimos tres años 600 millones de euros para la apertura de 200 'megastores'.

La textil catalana Mango abrirá este viernes 24 de marzo una nueva tienda en la ‘milla de oro’ madrileña. El establecimiento, con 2.000 metros cuadrados en plena calle Serrano, consta de cuatro plantas e incluye tres de sus líneas de ropa. Esta macrotienda ha supuesto una inversión para la compañía presidida por Isak Andic de 69 millones de euros. En el último año del cual se tienen datos, 2015, la firma obtuvo un beneficio de apenas 4 millones de euros.

En un encuentro con la prensa en el nuevo establecimiento de Mango, el vicepresidente de la compañía, Daniel López, ha anticipado la apertura de otra tienda con las mismas características en el centro de Madrid a finales de año. Esta próxima inauguración en la famosa calle Preciados de Madrid intentará consolidar su posición en la capital española junto a otras tiendas localizadas en distintos puntos clave a lo largo y ancho de la ciudad que incluyen varias calles del barrio Salamanca (Goya y Serrano), Orense y Gran Vía.

La compañía, que está presente en 109 países y cuenta con más de 2.200 tiendas, busca ahora “crecer en los países en los que ya estamos”. Según Daniel López, “Europa es nuestro principal mercado y en el que más conectados están los consumidores”. Por importancia, el vicepresidente de Mango remarca también la relevancia de su presencia en Oriente Medio, Rusia, el Sudeste Asiático y Latinoamérica. Por el momento, Estados Unidos no está entre sus zonas prioritarias.

Con un tercio de la producción proveniente de los países mediterráneos, entre los que están España, Portugal, Marruecos y Turquía, Mango busca una producción cercana puesto que “todas nuestras tiendas reciben artículos nuevos todos los días”. De ahí la reciente apertura de un nuevo centro logístico de 300.000 metros cuadrados en la provincia de Barcelona, “único y exclusivo, por el que pasa toda la mercancía que producimos en el mundo”.

ÚNICA EN EL MUNDO

En cuanto a las características de la tienda, que dará trabajo a 76 personas, la diseñadora el complejo, Maite Vila ha recalcado que se ha buscado “un ambiente diáfano, sin columnas, con mucha luz y apostando por elementos que nos dieran dinamismo”. En la planta baja, donde se encuentra la roja de mujer, hay un jardín a través del cual se ha intentado dotar a la tienda de un valor añadido frente a la experiencia online, cada vez con mayor presencia entre los consumidores.

Otra de las convergencias entre lo físico y el mundo online por la que han apostado los diseñadores está en los probadores. Con una pantalla táctil integrada en el espejo de este “probador tecnológico”, el cliente podrá escanear el código de barras de la prenda que desee para abrir un nuevo abanico de posibilidades. Entre ellas, está el color, la talla o los complementos recomendados de ese artículo en cuestión. A través de esta interacción, la señal es recibida en un reloj especial que tienen los dependientes y en cuestión de segundos el cliente recibirá la prenda solicitada en su probador.

Además de este nuevo sistema, la megastore de la calle Serrano será la única tienda que reúna todas las tecnologías que la cadena textil tiene a lo largo del mundo bajo un mismo espacio. Además de la posibilidad de conectarse a Internet a través de la tecnología Wifi, los usuarios podrán disponer de un ticket digital y acceder a la plataforma de música Shazam para seleccionar el tema que suene en la tienda.

Todas estas innovaciones para el consumidor no buscan otra cosa que proporcionar a aquellos clientes que deseen acudir físicamente a una tienda, una experiencia diferenciada de la compra virtual. Actualmente, el 11% de las ventas de Mango se realizan a través de Internet, si bien el objetivo de la compañía es llegar al 20% antes de 2020.

En cuanto a los resultados del pasado ejercicio, habrá que esperar a mayo para conocer si el beneficio de la empresa catalana superó en 2016 los 4 millones de 2015. A pesar de que ese año las ventas aumentaron un 15% hasta alcanzar unos ingresos valorados en 2.327 millones de euros, “el impacto de algunas divisas, especialmente el dólar, y el incremento de las amortizaciones por inversiones” repercutieron en la caída de beneficios.

Entre las inversiones, la empresa ha destinado en los últimos tres años 600 millones de euros en 200 megastores. Preguntado por la prensa acerca de las cuentas de 2016, el vicepresidente Daniel López, solo ha señalado que “hoy es un día para hablar de la colección de primavera”.