Pablo Isla presentó este miércoles los resultados de Inditex durante 2016. Las grandes cifras: que por primera vez supera los 3.000 millones de euros de beneficio neto (en concreto, 3.157 millones) y ha rebasado la barrera de los 23.300 millones de volumen de negocio. Pero, más allá de esos grandes datos, Inditex ha desvelado algunos aspectos relevantes de cómo va el trasfondo de su negocio.

Noticias relacionadas

1. España cada vez ‘le pesa’ menos aunque venda más

Es su país de origen y donde tiene su sede. “España es nuestro principal mercado y donde pagamos más impuestos”, aseguró Pablo Isla al explicar en rueda de prensa los resultados de 2016. Así es, pero cada vez menos. Hace algo más de una década, en 2005, sus tiendas en España aportaban a Inditex el 43% de sus ingresos. Ahora, al cierre de 2016, ese porcentaje es del 17%.

España cada vez pesa menos en su balance aunque aquí cada vez venda más. En el último año fiscal, que cerró el pasado 31 de enero, Inditex ingresó en España alrededor de 3.960 millones de euros, un 6,2% más que en el año anterior. Lleva tres ejercicios consecutivos creciendo, tras las caídas de ingresos registradas en 2012 y 2013, dos de los años más complicados para el comercio por la crisis económica y financiera. Y lo consigue a pesar de cerrar tiendas. El año pasado, por ejemplo, echó el cierre a una treintena de locales, porque está sustituyendo tiendas pequeñas por otras más grandes, donde la oferta de prendas en más amplia y puede lograr más ingresos y más rentabilidad por local.

¿Cómo han cambiado sus ingresos en España en los últimos diez años? Lo cierto es que el negocio, en perímetro de ventas locales, no ha cambiado mucho. En 2006, las ventas de la dueña de Zara en España alcanzaban los 3.245 millones de euros. Es decir, en estos diez ejercicios, ha aumentado su facturación local un 22%. Ese porcentaje contrasta con su evolución a nivel global, coincidiendo con su expansión internacional, sobre todo en mercados emergentes, como China. En 2006, las ventas del grupo Inditex eran de 8.196 millones de euros. En 2016, alcanzó los 23.311 millones, un 184% más.

2. El negocio online es rentable

Isla nunca quiere hablar sobre la facturación y el beneficio de su negocio online. Año tras año, los medios de comunicación le preguntan sobre cifras y él esquiva dar respuestas. No lo hace porque, para él, el online no es un negocio separado de la tienda física. Es lo mismo. Este año, al menos, ha dicho que sus tiendas en la red son rentables. Lo contrario que dijo el presidente de Mercadona, Juan Roig, hace unas semanas cuando asumió que super online no funciona.

“Nuestra actividad online es, al menos, igual de rentable que nuestra actividad normal", aseguró Isla. También explicó que la estructura societaria de esta actividad va a cambiar por completo. Ahora, Inditex tiene una sociedad para controlar su negocio en Europa y otra para las tiendas digital en Estados Unidos, Japón y Canadá. La europea, en 2015, logró un beneficio de 49,8 millones de euros. Este año, cada filial se hará cargo de su actividad online. Así, cada país llevará su web. Eso sí, las directrices las seguirá marcando Arteixo.

3. Con qué cadenas obtiene más margen

Zara es el buque insignia de Inditex desde el principio. Y lo sigue siendo. Aporta más del 66% de sus ventas, más de 15.300 millones de euros. Y, además, es una de las cadenas que más crece, un 13%. Sólo la supera en ritmo Zara Home, que aún está a años de luz de ventas de Zara. La tienda de decoración creció en 2016 un 16%, aportó 774 millones de euros de facturación.

¿Cuáles son las siguientes cadenas por aportación en ventas? Berskha, con 2.012 millones de euros; Massimo Dutti, con 1.630 millones; y Pull & Bear, que aporta un volumen de facturación de 1.566 millones. Y la que menos crece es Stradivarius, que sólo avanzó un 4% en 2016 e ingresa 1.343 millones.

Pablo Isla, presidente de Inditex. Efe

Sin embargo, Stradivarius, junto a Zara, es la cadena que más rentabiliza sus ingresos. En ambas su beneficio bruto antes de impuestos (Ebit) sobre ventas alcanzó un porcentaje del 18%. Las dos siguientes, Massimo Dutti y Bershka, que se quedan cerca y alcanzaron el 17%. Y la que menos, la enseña de complementos posicionada en una gama de precios más alta, Uterqüe, que logró un Ebit sobre ventas del 5%.

4. Parte del beneficio, para la plantilla

Es uno de los proyectos de los que más presume Inditex: del reparto de parte de su beneficio entre los empleados que lleven más de dos años en la empresa. Este año, retribuirá a 84.000 trabajadores (casi la mitad de su plantilla, que supera los 160.000) con 42 millones de euros. Es una cifra muy pequeña comparada con los 1.250 millones que se llevará Amancio Ortega vía dividendo por controlar casi el 60% de las acciones de Inditex, pero es una práctica de distribución de la rentabilidad que no es habitual en las empresas textiles.

Se trata de lo que denomina ‘plan extraordinario de participación directa de los empleados en el crecimiento de los beneficios’. El planteamiento inicial era entregar este año, en concreto el próximo mes de abril, 28 millones de euros. Este miércoles, Isla añadió otros 14 millones, por decisión del consejo de administración. Así que el reparto ascenderá a 42 millones de euros. Es el equivalente a unos 600 euros por trabajador, según apuntó el directivo. Hace un año repartió otros 37,4 millones y la idea es seguir con esta práctica en los próximos ejercicios.

5. Tiene 6.000 millones en caja

Es uno de los motores de Inditex: la capacidad de generar caja. En 2016, la empresa gallega logró una posición neta de caja de 6.090 millones. Una cifra que podría gastarse en adquisiciones, en fusiones o en el lanzamiento de alguna nueva enseña. Sin embargo, al menos por el momento, ninguna de esas opciones parece estar sobre la mesa.

Una parte de su capacidad de generación de ingresos se traduce en inversiones en nuevos locales y en tecnología (por ejemplo, los dispositivos que permiten seguir la trazabilidad de las prendas). En 2016, la inversión de Inditex fue de 1.432 millones de euros. Este año espera invertir 1.500 millones, en función de cómo sean las localizaciones que encuentre para sus nuevas tiendas.