Fernando Martín llevó a Martinsa-Fadesa a la liquidación.

Fernando Martín llevó a Martinsa-Fadesa a la liquidación. EFE

Empresas A LA CHITA CALLANDO

Fernando Martín se alía con un promotor de Lepe tras la ruina de Martinsa

Con los 17 millones cobrados durante el concurso de la promotora, se adentra de nuevo en el ladrillo a través de Apolodoro.

Noticias relacionadas

Fernando Martín, el empresario inmobiliario que en 2008 llevó a Martinsa-Fadesa al mayor concurso de acreedores de la historia de España, con un pasivo de 7.000 millones de euros, y finalmente liquidada en 2015, ha vuelto al ladrillo.

Lo ha hecho aliándose con Juan Manuel Reyes González, un promotor de la localidad onubense de Lepe que, tras varios proyectos fallidos, ha trasladado a Marbella su nuevo centro de actividad, con la constitución de cuatro sociedades para la promoción de inmuebles de lujo.

Ambos, como administradores mancomunados, crearon, en julio de 2016, la sociedad Apolodoro Investments, domiciliada en la plaza de Salesas, en Madrid. Con un capital social mínimo de 3.000 euros, la sociedad tiene como objeto social la promoción inmobiliaria.

Regreso al ladrillo y últimas liquidaciones 

La irrupción de Martín en el sector inmobiliario -que también fue presidente del Real Madrid de manera efímera, entre febrero y abril de 2006 tras la dimisión de Florentino Pérez- se produce de manera simultánea al final de los concursos de acreedores de algunas de sus empresas patrimoniales, como Almarfe o Femaral (acrónimos de su nombre y apellidos), que Martín tampoco pudo rescatar y han acabado siendo liquidadas, como ya lo hicieron Fercler, Marplus, Jofemafe e Inomar.

Algunas de estas empresas fueron llevadas a la quiebra por el propio Martín inmediatamente después de la entrada en concurso de Martinsa en julio de 2008. Lo hacía para salvaguardar un patrimonio que, entonces, se valoraba en 250 millones. De esa manera, evitaba que los acreedores de Martinsa pudieran ejecutar avales a través de su fortuna personal.

Deudas de 185 millones, ligadas a Martinsa

Aunque en la solicitud de concurso de sus tres empresas particulares (Almarfe, Femaral y FT Castellana Consultores Inmobiliarios), Fernando Martín aseguraba contar con una deudas totales de 32 millones y no disponer de liquidez suficiente para abonar el pago inmediato de 11 millones, lo cierto es que el informe elaborado por los administradores concursales revelaba que el monto de lo adeudado era muy superior, de unos 185 millones de euros, con más de la mitad de esta deuda en manos del BBVA.

En dicho informe, los administradores concursales ya advertían que los activos de Fernando Martín, como después quedó demostrado, podrían verse significativamente devaluados en función de cómo se saldaran los convenios de acreedores de sus empresas. Al final, todas a liquidación.

Al margen del patrimonio que finalmente pueda mantener tras la liquidación de todas estas empresas, Fernando Martín lograba embolsarse, entre 2008 y 2014 -durante la tramitación del concurso de Martinsa-, cerca de 17 millones de euros, a razón de unos 250.000 euros mensuales.

Negocios en Sudamérica del nuevo socio de Martín

La mayor parte, unos 15 millones, percibidos como consejero único de la inmobiliaria. El resto, a través de la representación, en el consejo de Martinsa, de FT Castellana Consultores Inmobiliarios, Femaral y Almarfe.

Además de sus andanzas por Huelva y Málaga, el nuevo socio de Fernando Martín lleva varios años intentando hacer negocios en Sudamérica. José Manuel Reyes, que había constituido en Lepe la sociedad Desarrollos Inmobiliarios Alegra Marbella en octubre de 2014, trasladó hasta este país latinoamericano la misma razón social para dar cuerpo a una empresa formada por capitales peruanos y españoles, entre estos Inmo 10 y Grupo Blasco. Alegra Marbella está participada, a partes iguales, por el empresario español y por el grupo peruano Dyer Coriat (D&C).