Francisco Arteche, consejero delegado de Euskaltel.

Francisco Arteche, consejero delegado de Euskaltel.

Empresas Telecomunicaciones

Euskaltel dispara su beneficio neto en 2016 tras digerir los fuertes gastos por la salida a bolsa

Es el primer año completo con la operadora R Cable en sus cuentas. El incremento de ganancias, que supera las previsiones de mercado, viene marcado por los fuertes gastos en 2015 para la salida a bolsa.

E.E.

Euskaltel cerró el ejercicio 2016 con un beneficio neto que mejora las previsiones de mercado. Alcanzó los 62,1 millones de euros, un 4,5% por encima de las estimaciones de analistas. Logró unos ingresos de 572 millones de euros. El operador vasco ha propuesto distribuir a los accionistas un dividendo final de 36 céntimos de euro por acción con cargo a los resultados del año pasado.

Estos resultados corresponden al primer ejercicio completo desde su salida a Bolsa y la integración del operador líder de Galicia, R Cable. Todo el grupo ha logrado cerrar el pasado año con crecimientos en ingresos, clientes y rentabilidad, que han estado basados en el cumplimiento de la estrategia comercial de Euskaltel y R.

El beneficio neto del Grupo Euskaltel ha sido de 62,1 millones en 2016, frente a los 7,2 millones de 2015, unos resultados los de hace dos años marcados por los gastos extraordinarios relacionados con el proceso de salida a Bolsa. Esos 7,2 millones incluían todo el beneficio obtenido por Euskaltel en 2015 más un mes del de R, ya que la operación se formalizó ese año y únicamente el último mes es el que refleja el nuevo perímetro de consolidación que incluye tanto a Euskaltel como al operador gallego.

Otras cifras

Estos beneficios suponen el 10,9% del total de los ingresos, que han alcanzado los 572,9 millones en 2016 frente a los 340,6 millones de 2015, lo que supone un incremento del 68% si se tienen en cuenta solo los datos de Euskaltel, más el citado mes de R de 2015; y del 1,3% si se toma como referencia toda la facturación de Euskaltel en 2015 más la que obtuvo R, por su parte, en todo el ejercicio.

El grupo, con una plantilla de 542 personas, ha logrado el pasado año un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 280,6 millones, un 68% superior al del ejercicio anterior (167 millones), si se incluye todo el año de Euskaltel más un mes de R. El aumento sería del 5,1% si la comparativa se hace con los datos de Euskaltel más los de todo el año del operador gallego.

El ratio de deuda ha bajado a 4,2 veces el Ebitda, reduciendo así el ratio de 5,1 veces del cierre de 2015, lo que supone una caída de 135 millones en un año, situándose en los 1.223 millones.

Otro dividendo

Por otra parte, el Consejo de Administración de Euskaltel ha propuesto distribuir a los accionistas un dividendo final de 36 céntimos de euro por acción con cargo a los resultados de 2016 en base al beneficio neto del ejercicio, que deberá ser aprobado por la Junta General de Accionistas que se celebrará el próximo 26 de abril.

Este dividendo de 0,36 euros por acción implica una rentabilidad por dividendo del 4,43% sobre la cotización media del último mes de 2016, y se corresponde con la suma del dividendo a cuenta de 0,15 euros por acción aprobado por el Consejo de Administración en octubre, liquidado a fecha de 1 de febrero de 2017, y el dividendo complementario de 0,21 euros por acción propuesto para su aprobación en la próxima Junta de Accionistas.

Las inversiones acometidas por el grupo han ascendido a 95,9 millones, superiores en 42,8 millones a las de 2015. Ello se explica porque se incorporan las inversiones de R (46,2 millones), y a que en 2016 el grupo ha continuado con la ejecución de diversos proyectos, entre ellos, el plan de despliegue de 51.000 viviendas y de polígonos, el reposicionamiento de las velocidades en banda ancha, la ampliación de puntos de acceso del proyecto WiFi en la calle, así como el inicio del despliegue de la red propia 4G.

Previsión de cifras

De cara al periodo 2017-2019, el grupo prevé un crecimiento sostenido de ingresos para los próximos tres años, en línea con el crecimiento del PIB, en torno a un 2 o un 3%. En relación al Ebitda, espera un aumento de 100 puntos básicos, hasta alcanzar el margen sobre ingresos del 50%.

Asimismo, el grupo también confía en un crecimiento constante en su flujo de caja (flujos que se obtienen a partir de sus actividades operativas, después de haber abordado las necesidades de inversión), por lo que su estimación es que el ratio de deuda se sitúe en la franja entre 3 y 4 veces el Ebitda. Además, se fija como objetivo un crecimiento continuo y sostenible de su dividendo.