María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter, presenta los resultados de 2016.

María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter, presenta los resultados de 2016.

Empresas Preocupación por la mala reputación

Dancausa arremete contra los abogados oportunistas que litigan con la banca

La consejera de Bankinter pone el origen de la crisis reputacional del sector en las "cajas dirigidas por políticos”.

Noticias relacionadas

Bankinter va como un tiro. Acaba de presentar beneficios récord en 2016, rozando los 500 millones, con todos los márgenes en positivo, a diferencia de lo que le está costando al resto de sector.

Pero a María Dolores Dancausa, la consejera delegada de la entidad, se la ve preocupada y lo explicita sin tapujos. “En Bankinter no tenemos cláusulas suelo pero no nos podemos poner de perfil. Si al sector les afecta, a nosotros también”.

Tras presentar los resultados y, antes de someterse a las preguntas de los periodistas, reflexionaba en voz alta para criticar el “regocijo general” que, a su juicio, se ha generado contra el impacto que, sobre los bancos, han tenido diversas sentencias judiciales.

“Podría tener sentido en personas resentidas y afectadas, pero es algo que se está generalizando desde ciertos organismos e instituciones. Es un despropósito. La banca es un elemento esencial de la prosperidad y se está transmitiendo la idea de que es perversa por naturaleza. Es algo que parecía superado, pero ahora ha vuelto con fuerza”, explicaba la consejera delegada, que dejaba en el aire una pregunta, “¿por qué se tiene tanta manía a los bancos, y de manera generalizada?”.

De los ‘bancos de Mary Poppins’ a financiar sueños

Buscando una razón a esto, la consejera de Bankinter reconocía que “se habían hecho las cosas mal y, por ello, en 2012 se llevó a cabo la mayor reestructuración financiera en España, causada por las cajas que habían sido dirigidas por políticos, y no por profesionales”. Pero también dejaba clara la necesidad de no meter a todos en el mismo saco. “No somos los bancos avaros de Mary Poppins que sacamos el dinero a la gente. Somos financiadores de sueños”, diferenciaba.

Además, la propia Dancausa ponía sobre la mesa otra de las causas que, a su juicio, está detrás de esta creciente animadversión hacia el sector financiero, como es el gran “negocio por reclamaciones” que algunos despachos de abogados -sin dar nombre alguno- tienen montado.

“Alguien tiene que parar” a los abogados

“Alguien tiene que parar esto. No puede ser que este negocio pueda llegar a ser más beneficioso que dar hipotecas. Es como la falacia del cristal roto. Se rompen los cristales porque es un gran negocio para las cristalerías”, comparaba la consejera de Bankinter.

En este punto deslindaba la responsable de la entidad su opinión sobre estos abogados del respeto que le merecen las sentencias judiciales. “Soy abogada, me he puesto la toga muchas veces y todas las decisiones de los jueces merecen mi confianza y respeto. Por eso, nunca voy a juzgarlas”, explicaba.  

También quiso Dancausa dejar clara su postura ante la posibilidad de que se reforme la ley hipotecaria, ante los varapalos judiciales que, desde Europa, se están sucediendo. “No se pueden alterar las reglas de juego a mitad de partido. Además, hay que tener mucho cuidado porque puede retraer a muchas personas a invertir”, vaticinaba. Y, en este sentido, lanzaba un aviso a navegantes. “No vamos a cambiar las cláusulas de las hipotecas porque son de lo más transparentes”, decía.

Preocupación por los medios de pago alternativos

Al margen de todas estas preocupaciones sobre el clima negativo que se está generando en torno al sector financiero español, María Dolores Dancausa aprovechó su comparecencia para lucir los números de la entidad, que repetía en 2016 con una rentabilidad sobre el capital invertido del 10,9%. Inquirida sobre si será posible llegar al 15%, la directiva respondía cautelosa. “Vamos a apuntar primero al 12% y luego ya veremos”, apuntaba.

Respecto a su previsión de cómo le puede ir al sector financiero en 2017, la dirigente de Bankinter veía “luces y sombras”, con unos márgenes que seguirán siendo muy estrechos por el problema que plantean unos tipos tan bajos.

Otro aspecto que empieza a generar gran incertidumbre se relaciona con los medios de pago alternativos. “Son competidores de cierto peso que han iniciado una carrera imparable para desintermediar negocios de la banca”, reconocía.

Ante la posibilidad de que finalmente se aborde una reforma fiscal de las sicav, Dancausa señalaba que estaban “buscando alternativas par que los inversores estuviesen tranquilos”.

Defensa de las hipotecas multidivisa

Sobre la intención anunciada de interponer una demanda colectiva por las hipotecas multidivisa -en los que Bankinter se mostró especialmente activo, con una cartera de unos 2.000 millones de euros-, Dancausa, tras reconocer que se podían haber equivocado en algún caso, aseguraba que, en general fueron otorgadas “a clientes de alto nivel económico y social” y que, por ello, “iremos hasta el final en la defensa de los intereses del banco”.

En relación al tema candente de las comisiones, con unas entidades abogando por bajarlas y otras por subirlas, la consejera de Bankinter vertía su opinión en el sentido de que “pueden ser irritables si el cliente se da cuenta de que no le aportan valor añadido”.