Wallapop se consolida en el mercado de coches de segunda mano.

Wallapop se consolida en el mercado de coches de segunda mano.

Empresas Empresas tecnológicas

El reto de Wallapop: ser rentable a finales de 2018

Un 1% de los 250.000 anuncios que se publican a diario pagan por más visibilidad cuatro meses después de arrancar con los primeros ingresos. Aspiran a convertirlo en un 5%.

Todos los ojos están puestos ahora en Wallapop. Después de tres años con un modelo de negocio sin ingresos que ha sido respaldado por decenas de millones de euros de inversión, la compañía que desarrolla la plataforma de compraventa de productos de segunda mano busca ahora acelerar en su rentabilización. En cuatro meses de ingresos, el 1% de los 250.000 anuncios nuevos que publican a diario pagan por lograr más visibilidad. Ahora su objetivo, a medio plazo, es crecer. En el horizonte, una fecha: finales de 2018. Es el momento en el que aspiran a ser rentables. ¿El salto exterior? Aún no está decidido.

Finales de septiembre. La empresa, con sede en Barcelona, decidía poner en marcha su modelo de ingresos. ¿Cómo hacer que usuarios acostumbrados a publicar sus anuncios de manera gratuita pasaran por caja? Era la gran incógnita. Su estrategia, como la de muchos negocios en internet, se había basado en tomar una posición muy relevante en el sector de clasificados para, posteriormente, rentabilizar parte de ese mercado.

Paga un 1%... El objetivo: un 5%

La empresa decidió incluir formatos de anuncios destacados de pago con los que ganar visibilidad y velocidad en el cierre de la venta del artículo. Era la primera herramienta que activaron para empezar a llenar una caja que, hasta ahora, se alimentaba del desembolso de los inversores. ¿El resultado? Hasta ahora, han conseguido una tasa de conversión del 1%. Es decir, uno de cada cien anuncios es de pago.

En la actualidad, la plataforma recibe unos 250.000 anuncios diarios (el doble que el año pasado), según explica a EL ESPAÑOL su consejero delegado, Agustín Gómez. Por tanto, 2.500 publicaciones están destacadas. En un principio, éstas se colocaban en las primeras posiciones del ‘tablón’ al que acceden los compradores durante 24 horas. Ahora han introducido otras dos modalidades: tres días y una semana. “Lo mejor es que están dando resultados para los vendedores: con estos anuncios venden el doble de rápido”, apunta el directivo.

El camino no va a ser, en absoluto, sencillo. “Va a ser un camino largo”, explica Gómez. El objetivo es alcanzar ratios similares a otros negocios de clasificados en internet: un 5%.

Entretanto, trata de pisar el acelerador en otros segmentos como el de los coches de segunda mano. En el último año han crecido de manera muy importante en este sector (reciben 2.500 anuncios de coches para vender al día) y es lo que les ha llevado a crear un vertical. Para facilitar la llegada de profesionales, no sólo han creado la sección, sino que han construido filtros específicos y una herramienta de escritorio web para la gestión de los propios concesionarios.

Sus cifras económicas, una incógnita

Con todo, las cifras económicas de Wallapop son una incógnita. La compañía descarta ofrecer guarismos sobre su volumen de negocio. Sólo se limita a asegurar que los ingresos por anuncios de pago se incrementan en torno a un 20% mensual, pero no ofrece la base de ese crecimiento.

Según las cuentas de uno de los inversores, la valoración de la empresa superaría los 650 millones de euros

La única referencia es el Registro Mercantil. Y aquí la fotografía está muy desfasada. En esta semana se han presentado las cuentas de Wallapop SL –la matriz del holding de la empresa- para el ejercicio 2014. Mucho ha llovido desde ese segundo año de actividad. En ese año, la compañía cerró con 3,5 millones de euros de ingresos. Pero la totalidad se refieren a la prestación de servicios a otras empresas del grupo (de esta matriz colgaban en aquellas fechas tres filiales: española, británica y francesa).

Rentabilidad, en 2018

Con el modelo de negocio ya lanzado, la empresa coloca en el horizonte el punto en el que sus cuentas se equilibren. Es evidente que hasta ahora es una empresa que pierde dinero por la fuerte inversión, especialmente, en captación de usuarios.

El objetivo que se plantean es finales de 2018. “Es la fecha límite, pero no hay una presión importante para ello”, apunta Gómez. “La estrategia que seguimos ahora es conseguir que el modelo de negocio arranque y consolidar un vertical importante como es el motor… Si haces 10 o 15 millones de euros de ingresos ahora mismo no importa tanto; es más importante validar el modelo”, explica.

“No estamos en venta y cada vez lo estamos menos”

En los tres últimos meses, los rumores de venta de la empresa se han intensificado. Sin embargo, el consejero delegado vuelve a insistir: “No estamos en venta y cada vez lo estamos menos”. “Estamos muy saneados y hay una relación muy buena con nuestros fondos, una espiral positiva en el consejo”, defiende.

¿Y su valoración?

Hasta el momento, Wallapop ha sido una de las startups españolas con mayor capacidad para atraer capital extranjero. Sus rondas se han ido conociendo con cuentagotas y no de manera oficial por parte de la empresa. En este tiempo ha conseguido crear un núcleo fuerte en su accionariado conformado por cuatro grandes fondos internacionales que se reparten más del 50% de las participaciones: Accel Partners, inversor original de Facebook y de otros gigantes tecnológicos; New Enterprise Associates (NEA); Insight Ventures Partners, accionista de BlaBlaCar e inversor histórico de compañías como Twitter, y el fondo 14W, fundado por Alex Zubillaga.

Hasta ahora, según las informaciones que han trascendido, suman 150 millones de dólares de capital inyectado por inversores (100 millones de la última ronda en 2015). Sin embargo, las cuentas del fondo nórdico cotizado Vostok New Ventures confirman que hubo una ronda importante en el segundo trimestre de 2016. No especifica la cifra definitiva a la que ascendió.

Sin embargo, sí que es posible hacer un cálculo de la valoración que tenía la compañía de acuerdo a esas cuentas. Vostok tiene un 3% de Wallapop valorado, a 30 de septiembre de 2016, en 12,5 millones de dólares. Por tanto, si se extrapola, el 100% de la empresa se coloca en los 416 millones de dólares de valor.

Salto fuera, no antes del verano

Al margen de la valoración, la compañía tiene aún pendiente el reto de salir fuera. Tras la unión con su competidor estadounidense Letgo (y los trabajos para escindir sus activos en la compañía fusionada), espera dar el salto internacional. Aunque no se ponen fecha.

La decisión es complicada para la empresa. El incremento de la competencia en todos los mercados europeos a los que quieran aterrizar es un obstáculo importante. Aunque para el equipo directivo representa más una ventaja. “Con Schibsted y Naspers, nosotros somos la única empresa ‘libre’ y por eso antes de salir queremos ver algunas cosas que podemos hacer nosotros y ellos no”, explica.

Ese momento en el que decidan poner en marcha laa expansión internacional irá acompañado de una nueva ronda de financiación, según explica Gómez. “La fecha no está puesta… No será en los próximos seis meses; dependerá de cuánta suerte tengamos en las apuestas que estamos haciendo”, resalta.

¿Y los artículos robados?

Más allá de los objetivos económicos, otro de los desafíos que Wallapop tiene sobre la mesa tiene un nombre: objetos robados. Durante los últimos meses ha recibido críticas por albergar estos anuncios.

¿Qué hace la compañía ante ello? “No podemos hacer que la gente deje de robar; despublicamos productos que sean robados y si hay denuncia de la Policía facilitamos los datos”, precisa Gómez. Han llegado a un acuerdo con los Mossos de Escuadra y ultiman otro con la Guardia Civil para agilizar todo el proceso ante las denuncias.