Empresas Consecuencias de mala praxis

Los jueces obligan al Estado a ‘comerse’ el 5% de Bankia

El FROB, obligado a reintegrar el 64% del capital vendido en 2014 tras las sentencias por preferentes y salida a bolsa.

El Estado, a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), pensaba deshacerse de manera progresiva de casi el 69% del capital que, tras el proceso de rescate llevado a cabo, en mayo de 2012, obligó a aportar casi 22.500 millones de euros en BFA-Bankia. No está siendo nada fácil.

En febrero de 2014, aprovechando el tirón bursátil, se deshizo del 7,5%, y el ministro de Economía, Luis de Guindos, anunciaba su intención de que el Estado siguiera desinvirtiendo hasta posicionarse ligeramente por encima del 50% a lo largo de 2015. Pero el mercado no lo ha posibilitado.

No solo no ha habido más ventas, sino que, como consecuencia del trasvase de acciones -de Bankia a su matriz, el Banco Financiero y de Ahorros (BFA) tras las sentencias judiciales por las preferentes y la salida a la bolsa-, lleva camino de desandar todo el camino.

Retorno de 550 millones de acciones

Aglutina otra vez casi el 66%, como consecuencia de que el 64% del capital vendido en febrero de 2014 (550 de los 864 millones de acciones transferidos entonces) ha retornado al Estado.

Un porcentaje que debía haberse vendido antes de finalizar 2017, pero que, a la vista de las circunstancias, hace un mes llevó al Gobierno a ampliar el plazo para llevar a cabo la privatización, tanto de Bankia como de Banco Mare Nostrum (BMN), hasta diciembre de 2019.

Sobre este proceso, el ministro De Guindos, en el marco del foro Spain Investors Day, ha vuelto a dejar caer este martes que, como paso previo a la privatización -y contra el criterio del sistema financiero-, lo más provechoso para el Estado sería la fusión entre ambas entidades para, a partir de ahí, acometer la venta de la entidad ya unificada.

Goteo permanente

“El goteo es permanente. Cada vez que un juez da la razón a un cliente, este recibe el dinero correspondiente y, en contrapartida, devuelve las acciones de Bankia, que automáticamente pasan a manos de BFA, tenedora de los títulos”, comentan desde la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri sobre este reintegro obligado de acciones del banco al Estado.

Hasta el pasado mes de septiembre, Bankia había reintegrado a 165.000 clientes su inversión en preferentes o subordinadas. La mayoría, 137.000 tenedores de estos productos híbridos, fue resarcida al acogerse al canje efectuado mediante el arbitraje puesto en marcha en 2013.

3.700 millones devueltos

Una vía por la que Bankia ha devuelto 2.166 millones, mientras que unos 28.000 afectados cobraron al ganar el pleito, “un proceso vivo cuyo balance final iremos conociendo paulatinamente”, apuntan fuentes de la entidad financiera.

En el caso de la salida a bolsa, Bankia está pendiente de que los tribunales dicten sentencia sobre unos 30.000 procedimientos por un importe aproximado de unos 400 millones de euros.

Otra vía por la que, si la sentencia es favorable a los demandantes, el Estado proseguirá aumentando su participación en la entidad financiera. No para revertir la totalidad de lo vendido en 2014, pero sí muy por encima del actual casi 66%.

También hasta septiembre, por este frente, Bankia había devuelto 1.532 millones de euros a 216.645 cuentas de accionistas (en cada cuenta puede haber más de un accionista, caso de matrimonios).  De esta cantidad, 807 millones se han restituido en las oficinas mediante el proceso llevado a cabo entre febrero y mayo de 2016, mientras que 725 millones se han devuelto mediante procedimientos judiciales.

Por ambos procesos, BFA-Bankia ha realizado provisiones por más de 4.100 millones, con lo que quedaría un fondo de unos 400 millones para hacer frente a nuevas sentencias.

Actualmente, el valor de la participación del Estado en Bankia, con los títulos en el umbral del euro, roza los 7.600 millones de euros. Mejor que el del pasado verano, cuando, tras las dudas surgidas por la crisis del brexit, el entonces 65,21% capitalizaba por tan solo 4.560 millones de euros cuando la acción se desplomaba hasta 0,60 euros. Pero todavía muy lejos de aquel 1,51 euros por título en el que colocó, en febrero de 2014, el 7,5% del capital.

Solo recuperado el 8% del capital inyectado

Tanto unas cifras como otras quedan a años luz de los casi 22.500 millones de euros inyectados, desglosados en los 15.638 millones recibidos por Bankia y en los 6.786 que llegaron a la matriz.

De este dineral, el Estado recuperó 1.304 millones con la venta, en 2014, del 7,5% de  Bankia, con unas plusvalías ligeramente superiores a 300 millones. Y también se ha embolsado 323 millones por los dos dividendos retribuidos por la entidad financiera.

Más de 1.600 millones a los que sumarán otros aproximadamente 200 procedentes de la tercera retribución de su historia que abonará Bankia a cuenta del beneficio obtenido en  2016. Con todo, unos 1.800 millones que apenas cubren el 8% del capital público aportado.