Empresas Transporte

Más competencia para Car2Go: Peugeot arranca hoy Emov, su servicio con coches más grandes

Pone en marcha con una compañía conjunta con Eysa un servicio casi idéntico pero con 500 vehículos eléctricos de 4 plazas.

Era cuestión de tiempo. El lanzamiento de Car2Go en Madrid había despertado el interés de otras muchas marcas de vehículos que ambicionaban esta parte del pastel. BMW lleva meses estudiando su lanzamiento con su servicio DriveNow. Pero el que ha dado el primer paso es el grupo francés PSA-Peugeot-Citröen. Arranca desde hoy su servicio Emov, que pone en marcha de la mano de la empresa que gestiona parte de los aparcamientos de zona azul en Madrid.

Coche eléctrico Emov compartido

La compañía conjunta entre el grupo francés y la firma española ha presentado esta mañana en el Ayuntamiento de Madrid un servicio que representa un clon de Car2Go.

Similitudes y diferencias con Car2Go

El servicio tiene varias similitudes con Car2Go. La primera es la zona de actividad: la almendra de la M-30. La segunda es el modelo de gestión: lo que se conoce como ‘free floating’. Es decir, el usuario puede utilizar libremente los coches y dejarlo en cualquier punto dentro de esos límites. Los precios también son similares: 9 euros de cuota de alta y 19 céntimos de euro por minuto. Y, por último, la cantidad de vehículos: 500 en total.

Tiene varias diferencias. Una radica en la forma de llevar a cabo el registro por parte de los usuarios: no necesitarán acreditar de manera presencial la propiedad del permiso de conducir, sino que se hará de manera digital. La otra está en el tamaño: los coches son Citroën C-Zero, con cuatro plazas.

Una sociedad con 4,7 millones de capital

El servicio será ofrecido por la sociedad conjunta conformada por el grupo PSA (Peugeot) y Eysa (Aparcamientos y Servicios SA). La compañía, constituida el pasado mes de octubre, está participada en un 49% y 51%, respectivamente, y cuenta con un capital social de 4,74 millones de euros.

El presidente de la compañía es Javier Delgado Delgado, que también es consejero delegado de Eysa. Esta última está en manos del capital riesgo tras la compra del 51% por parte del fondo de capital riesgo Portobello durante el pasado año.

En 2015 facturó 63,8 millones de euros, con un beneficio neto de 2,08 millones (frente a los 7,6 millones de pérdidas de un año antes). Gestiona los aparcamientos de zona azul de varias ciudades españolas, entre ellas la de Madrid.

Car2Go, primero en aterrizar

Car2Go tendrá más competencia en un terreno en el que, hasta ahora, operaba casi en solitario. La compañía descartaba en septiembre ampliar su flota, que estaba conformada por medio millar de coches, y también la zona de actuación, más allá de la M-30. Al menos, antes de que finalice el año. El pasado mes de septiembre superó la barrera de los 100.000 usuarios en Madrid.

“La demanda dentro de la M-30 está siendo muy alta y claramente el objetivo es que con la flota se puedan encontrar fácilmente los coches; no queremos ampliar el área operativa y no garantizar un buen servicio”, aseguraba Orazio Corva, su responsable en España.

BMW, a la espera

Otro de los gigantes que quiere entrar en el mercado español es BMW. Como adelantó EL ESPAÑOL en marzo, la compañía alemana ultima la entrada en grandes ciudades de nuestro país con un clon de Car2Go. Su nombre es DriveNow.

“Estamos en conversaciones con varios ayuntamientos de España”, aseguró un portavoz de la compañía. “Es igual de importante que los municipios promuevan activamente y empujen hacia adelante la iniciativa, especialmente mediante el establecimiento de condiciones favorables”, explica.

Este modelo de aterrizaje, buscando el beneplácito de las administraciones locales, es el mismo que ha seguido Car2Go. De hecho, es el trato del Ayuntamiento hacia la compañía lo que generó críticas por parte de otros competidores que ya estaban presentes en el mercado español como Bluemove o Respiro.