Vestager avisa de que no dudará en imponer más multas a la banca por manipular los mercados

Vestager avisa de que no dudará en imponer más multas a la banca por manipular los mercados Mauro Bottaro/Reuters

Empresas Manipulación de índices

Las multas de la UE a la gran banca son muy inferiores a las de EEUU

Vestager todavía investiga la posible manipulación de los mercados de divisas y metales preciosos.

Bruselas

"Nuestro trabajo en el sector financiero no ha terminado. La Comisión no dudará en investigar y sancionar cualquier nuevo cártel que pueda descubrir en el futuro en la industria financiera". Es el aviso que ha lanzado este miércoles la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, a las grandes entidades que operan a nivel mundial tras imponer una multa de 485 millones de euros a JP Morgan, Crédit Agricole y HSBC por manipular el Euríbor.

Pese a esta declaración de intenciones, los datos demuestran que la Unión Europea ha sido más lenta y benévola que Estados Unidos a la hora de castigar los excesos de la banca en los años previos e incluso después del estallido de la crisis financiera de 2008.

Las multas que ha impuesto hasta ahora Bruselas por manipular el Líbor y del Euríbor ascienden a poco más de 2.000 millones de euros, según admitía Vestager. En contraste, las sanciones de Washington a la banca por este caso se sitúan en alrededor de 5.400 millones de dólares (5.000 millones de euros), según los cálculos de EL ESPAÑOL. Es decir, más del doble que en la UE.

Además, el Gobierno estadounidense castigó el año pasado con 5.600 millones de dólares (5.200 millones de euros) a seis grandes bancos internacionales -Barclays, Citigroup, JP Morgan, RBS, Bank of America y UBS- por manipular el tipo de cambio en los mercados de divisas.

La Comisión investiga un caso idéntico al menos desde 2013, pero de momento ni siquiera ha enviado un pliego de cargos formal a las entidades. Tanto este expediente como otro sobre el posible falseamiento del mercado de metales preciosos siguen abiertos, según han confirmado a este periódico fuentes comunitarias. No hay plazos para adoptar ningún tipo de decisión.

Es decir, hasta ahora las sanciones de Bruselas a la gran banca por manipular los mercados son sólo una quinta parte de los más de 10.000 millones de euros que les ha impuesto Estados Unidos.

Más lentitud e indulgencia

Varios de los bancos multados por manipular índices como el Líbor o el Euríbor, que sirven de referencia para un gran número de derivados, hipotecas y préstamos, coinciden a ambos lados del Atlántico. Pero las sanciones de la administración de Barack Obama suelen ser más altas que las de Bruselas. El caso más flagrante es el del alemán Deutsche Bank, que ha sido sancionado con un total de 725 millones de euros en la UE, frente a 2.120 millones de dólares (1.970 millones de euros) en EEUU.

La multa de Vestager a tres bancos de este miércoles ilustra a la perfección la lentitud con la que avanzan los expedientes sobre cárteles en la Unión Europea. El acuerdo ilegal para manipular el Euríbor operó entre septiembre de 2005 y mayo de 2008. En él participaban un total de 7 grandes bancos: Barclays, Deutsche Bank, RBS, Société Générale, JP Morgan, HSBC y Crédit Agricole.

La investigación de Bruselas empezó en octubre de 2011 con inspecciones por sorpresa en las sedes de las entidades. Pero el expediente formal no se abrió hasta marzo de 2013. Barclays se ha librado de las sanciones por ser el primer banco en chivarse a la Comisión de la existencia del cártel (EEUU le multó con 360 millones).

En diciembre de 2013, el entonces comisario de Competencia Joaquín Almunia impuso una multa total de 820 millones a Deutsche Bank, RBS y Société Générale. Estos tres bancos aceptaron declararse culpables de la infracción y renunciaron a recurrirla a cambio de una rebaja del 10% en el importe del castigo. 

Pero JP Morgan, HSBC y Crédit Agricole rechazaron esta solución acordada. Eso ha obligado al Ejecutivo comunitario a proseguir la investigación hasta el final. Es decir, otros tres años de procedimiento y una sanción al final de 485 millones de euros.

Pero el caso no acaba aquí. Las tres entidades han reiterado que no han cometido ninguna infracción y Crédit Agricole han confirmado que recurrirá la multa ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo, que tarda una media de dos años en pronunciar su fallo definitivo.