Una información proporcionada por la Fiscalía panameña sobre una empresa del abogado Mauricio Cort -presunto testaferro del expresidente de Panamá Ricardo Martinelli- fue la que llevó a la actual dirección de Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) a iniciar una investigación interna que permitió descubrir el pago de comisiones por valor de 82 millones de dólares (75,1 millones de euros) entre 2010 y 2014 a cambio de adjudicaciones de obras públicas en el país centroamericano.

Noticias relacionadas

Así lo manifestó el representante legal de FCC durante la comparecencia celebrada el pasado viernes ante el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, que desde 2017 investiga la utilización por la multinacional brasileña Odebrecht de sociedades pantalla españolas para blanquear cantidades procedentes de los sobornos entregados por diversas constructoras a cambio de adjudicaciones. FCC no figuraba inicialmente entre ellas, pero después aparecieron indicios de que, en el consorcio que formó con Odebrecht para construir la línea 1 del metro de Panamá, se inflaron los precios y cantidades para el suministro de acero con el fin de ocultar el pago de una comisión de 1,3 millones de dólares canalizada a través de cuentas de la mercantil brasileña.

FCC explicó al instructor que la investigación interna que llevó a descubrir un presunto cohecho internacional de mayor alcance que el conocido hasta entonces por la Audiencia Nacional no tuvo nada que ver con las diligencias iniciadas en 2017, sino que tuvo su origen en una reunión celebrada en Panamá con la Fiscalía de aquel país el pasado abril.

Reunión en Panamá

En esa entrevista, los fiscales panameños preguntaron al enviado de FCC por lo que sabía de una empresa vinculada a Mauricio Cort que, según sospechaban, pudo servir para canalizar sobornos millonarios. La comisión de cumplimiento de la constructora controlada por Carlos Slim aprobó el inicio de indagaciones que dieron como resultado la presentación de dos denuncias en la Fiscalía Anticorrupción el 31 de mayo y el 6 de junio pasados.

FCC entregó 38 facturas y transferencias libradas entre finales de 2010 y 2014 -anteriores, por tanto, a los actuales responsables de la constructora- por importe de 82.768.849 dólares que fueron a parar al entramado empresarial de Cort por ficticios servicios de consultoría técnica. FCC pierde el rastro del dinero en las cuentas suizas del abogado hispano-panameño.

A preguntas de Anticorrupción, el representante legal de la constructora explicó que no pudo aportar la información antes dado que la mercantil no sabía de esas transferencias hasta que la Fiscalía panameña la puso sobre la pista de una determinada empresa de Mauricio Cort. Las pesquisas internas, además, no han terminado porque FCC cree que, en contra de los conceptos que figuran en los documentos hallados, las comisiones se entregaron a cambio de adjudicaciones en Panamá y no de contratos en otros países como Salvador, Costa Rica y Nicaragua, que se mencionan en las facturas.

La sospecha es que en las transferencias fueron consignados esos otros países para disimular el alto importe de las comisiones correspondientes solo, en realidad, a obras en Panamá. Entre ellas figuran las relacionadas con la Ciudad de la Salud, en las que no está Odeberecht ya que fueron adjudicadas en solitario a FCC.

Las 'auto-denuncias' y la información aportada no impidieron que Anticorrupción instase el pasado 17 de octubre la imputación de FCC como persona jurídica, lo que el instructor aceptó.