Con la colaboración de

Economía VIAJES

Lima, exquisita capital gastronómica

La capital de Perú es el destino perfecto para disfrutar de platos icónicos como el cebiche o el tiradito, pero también un lugar donde podrás apreciar la historia y la naturaleza. 

Por la tierra exuberante de los Andes peruanos o el río Amazonas, la diversidad cultural y la exquisita gastronomía, Perú tiene infinidad razones por las cuales visitarlo. Y, aunque los imponentes restos arqueológicos de Machu Picchu o el Lago Titicaca son paradas imprescindibles en la lista de cualquier viajero, la capital del país ofrece todo lo que uno pueda desear: naturaleza, multitud de influencias en el arte, la arquitectura o la cocina e historia en todos los rincones.  

Lima, bañada por el Océano Pacífico, es la conexión principal de los visitantes internacionales con Perú y por ello, el punto de partida más idóneo para seguir recorriendo el país. Ahora, la capital peruana está al alcance de la mano gracias a los vuelos directos a Lima que Air Europa opera desde su hub de Madrid. 

Un día en Lima

En Lima confluyen todas las riquezas de Perú. Desde su impresionante naturaleza a los templos indígenas y edificaciones coloniales y, por supuesto, una gastronomía reconocida en todo el mundo. Con casi 10 millones de habitantes, es la ciudad más poblada del país y la quinta de América Latina. Una posición que la emplaza como centro financiero, comercial y cultural del país. 

El Centro Histórico de la ciudad, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1988, es una buena forma para empezar a conocer Lima. Desde la Plaza de San Martín, en el centro de Lima e inaugurada en 1921, se pueden apreciar impresionantes edificios como el Teatro Colón o el Hotel Bolívar. Desde allí, el camino continúa hasta la Iglesia y Convento de San Francisco, un conjunto arquitectónico del siglo XVII en cuyo interior se pueden visitar las catacumbas que se emplearon como cementerio en la época colonial. Para finalizar el recorrido más ‘histórico’, la Plaza Mayor de Lima, centro de la antigua ciudad colonial y donde se encuentra la Catedral de Lima, una iglesia renacentista considerada Patrimonio Cultural de la Humanidad. 

Otra de las zonas más emblemáticas de la capital peruana, ubicada también en el Centro Histórico de la ciudad, es el barrio chino. Se originó por la llegada masiva de migrantes chinos en el siglo XIX, procedentes fundamentalmente de las provincias de Cantón y Sichuán, para trabajar en las haciendas de la costa. La influencia china en la zona trajo consigo una fusión cultural entre las que destacan propuestas culinarias que ya forman parte de la cocina típica de Lima como el arroz chaufa, un tipo de arroz cocido y frito en salsa de soja. 

Para aquellos que no quieran perder detalle de la cultura peruana, existen multitud de museos donde conocer la tradición y la historia moderna del país. Encontramos así el Museo Textil Precolombino Amano, que expone telas e instrumentos de culturas indígenas como Chavín, Paracas, Nasca o Wari y el Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú. Más actual es el Museo Mario Testino, que muestra la obra del célebre fotógrafo de moda peruano y también cuenta con muestras temporales de artistas nacionales e internacionales. 

Al caer la tarde, un paseo por el Bosque El Olivar, el pulmón de Lima y uno de los principales atractivos del distrito de San Isidro. Este extenso parque, de más de 350 años, tiene 1.674 olivos y 227 árboles de otras especies y alberga los restos arqueológicos de la Huaca Pucllana, un centro ceremonial y administrativo del año 200d.C construido en adobe, además de varios centros culturales y bibliotecas. 

Por la noche, el distrito Miraflores se presenta como el emplazamiento ideal para ver el atardecer frente al mar en su extenso malecón, situado encima de un acantilado. Este rincón ofrece una vista única de la bahía y suele ser muy frecuentado por turistas, pero también es un lugar donde caminar o practicar deporte. 

Una visita ‘con el tenedor en la mano’

Acorde con su historia, la cocina peruana atiende a una variedad única única en el mundo, fruto de la mezcla de culturas y la riqueza de sus productos. Frutas como la chirimoya, la granadilla o el aguaymanto. Raíces como la maca, la yuca o el algarrobo. Pescados como la anchoveta, la anguila o el mahi. Y, por supuesto, también el café y el cacao, dos de los productos más afamados del país junto al pisco, un típico destilado de uvas. En 2017, los World Travel Awards premiaron a Perú como el Mejor Destino Culinario del Mundo

Lima debe visitarse ‘con el tenedor en la mano’ para probar platos icónicos como el cebiche, orgullo nacional, o el tiradito, una versión de este plato sin cebolla. Pero también es ciudad de fusiones, no solo por los sabores sino por las técnicas de cocina. La presencia africana aportó el uso de vísceras de res en platos como el anticucho, el cau cau y el tacu tacu. La unión peruano-hispana dio lugar a platos como la causa limeña o el tamal y la influencia china introdujo deliciosas recetas como la del lomo saltado. 

Conectividad y confort con la flota Dreamliner

Desde que Air Europa opera a la capital peruana con vuelos diarios desde Madrid, Lima está más conectada con España y Europa que nunca. La compañía refuerza así su presencia en Latinoamérica, donde sumará próximamente 24 destinos, gracias a la apertura, en diciembre, de una nueva ruta a Fortaleza (Brasil). 

Los vuelos a Lima operan con la flota Dreamliner (Boeing 787-8) desde junio de 2017, si bien la previsión es incorporar de forma progresiva los aviones 787-9, de los más eficientes del mercado. Tienen capacidad para 296 pasajeros, con 274 asientos en clase turista y 22 en business y, en el plano medioambiental, presentan un excepcional rendimiento, pues disminuyen un 20% el consumo de combustible y emisiones y reducen el tiempo de vuelo en 40 minutos. 

Con el fin de mejorar su oferta culinaria y ante las nuevas demandas de los clientes, Air Europa ofrece menús ecológicos y saludables, elaborados con productos con certificado de origen de calidad. También tiene a disposición de todos los pasajeros menús especiales libres de los 14 principales alérgenos y, para los más pequeños, un menú infantil elaborado por nutricionistas. Los pasajeros business con salida de Madrid, además, pueden degustar a bordo menús de vanguardia del chef español Martín Berasategui

Además, gracias al programa de fidelización Air Europa SUMA, el cliente SUMA obtiene por cada euro abonado por su billete en clase turista seis millas en los vuelos transoceánicos, mientras que el pasajero Business obtendría 9 millas.