Nadia Calviño, ministra de Economía, durante el IX Encuentro Financiero.

Nadia Calviño, ministra de Economía, durante el IX Encuentro Financiero.

Economía BANCA

La autoridad que alertará sobre crisis económicas echará a andar en Navidad

El Gobierno de Pedro Sánchez quiere que el sistema financiero esté lo más saneado posible ante las futuras crisis que puedan venir. Por ello, el departamento de Economía, que lidera Nadia Calviño, va a poner en marcha antes de que acabe el año una autoridad que analizará la economía y alertará de posibles crisis y burbujas económicas que puedan formarse. 

Se trata de la llamada autoridad de supervisión macroprudencial que recomienda crear la Unión Europea, y que ahora se pondrá en marcha en nuestro país. Así lo ha anunciado Calviño, quien ha explicado que ya están "trabajando con reguladores y supervisores para que antes de Navidad todas las piezas estén sobre la mesa". 

Estamos ante un primer paso para la prevención y alerta temprana de problemas económicos en la economía española, que debe acompañar al sistema financiero para prepararse ante los retos económicos que puedan venir. 

Para Calviño "es fundamental proteger la estabilidad financiera y prevenir los riesgos sistémicos". Por ello ha celebrado que la banca haya hecho los deberes tras la crisis desatada en 2007, y que ahora mismo "funcione de forma eficaz, canalizando recursos a la economía". 

En cualquier caso, el ministerio trabaja también para preparar una de las grandes reclamaciones del sector: la creación de un banco de pruebas (sandbox) en el que experimentar con nuevas tecnologías y analizar la regulación que debe implementarse para que haya un buen control posterior. 

Anuncios que ha hecho la ministra de economía en el IX Encuentro Financiero organizado por KPMG y Expansión, en donde también ha puesto sobre la mesa la necesidad de transponer cuanto antes diversas directivas europeas como Mifid II, la directiva de cuentas de pago básicas o la reforma de la Ley Hipotecaria, entre otras. 

Previsiones macroeconómicas

Para Calviño todos estos cambios son esenciales para sentar las bases de una economía que esté preparada ante el nuevo ciclo económico que se avecina. "El PIB estará en torno al 2,6%, en un contexto económico positivo para España, pero en un escenario de desaceleración internacional", ha explicado.

Entre los retos a afrontar en los próximos meses Calviño ha destacado varios: la escalada del proteccionismo; la normalización de las políticas monetarias; la evolución del precio del crudo, así como los riesgos geopolíticos y el Brexit. 

De lo que se trata es de " intentar resolver los desequilibrios". El primero de ellos, el desempleo y la dualidad del mercado laboral. También la ministra ha explicado que hay que  afrontar la escasa productividad, que conlleva a una pobre inversión en I+D y a una falta de competitividad. Y, por último, la elevada deuda pública que "impide apostar por políticas sociales y suponen un criterio de vulnerabilidad para el futuro".