El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto. EFE

Economía Diplomacia 2.0

La tensión entre EEUU y México pone en riesgo 500.000 millones de comercio bilateral

Las relaciones entre los dos países ponen en jaque el tratado de libre comercio que mantienen desde 1994.

Noticias relacionadas

Todas las miradas se dirigen a Estados Unidos y México. Después de que el presidente de EEUU, Donald Trump, anunciara la construcción del muro con su país vecino, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, tomó la iniciativa y suspendió la reunión prevista con Trump para negociar el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN o NAFTA, por sus siglas en inglés) que une a México, EEUU y Canadá. 

Pero, ¿qué ocurre ahora? ¿Qué pasa con las importaciones y exportaciones? El NAFTA, que entró en vigor en enero 1994, plantea la eliminación total de las barreras aduaneras entre los tres países. En 2016, México importó casi 211 millones de dólares de bienes y servicios producidos en Estados Unidos; frente a los 270 millones que exportó a su vecino norteño.

Peña Nieto quiere lograr una renegociación favorable del tratado para mejorar las relaciones comerciales entre los dos países, sin embargo, Trump opina que tiene más inconvenientes que ventajas.

Así, el presidente de Estados Unidos ha denunciado varias veces que su país registra cada año un déficit comercial con México que se sitúa en cerca de 60.000 millones de dólares, una cifra que se desprende de los datos oficiales de los primeros 11 meses de 2016.

En 2015, el déficit comercial superó los 60.000, mientras que en 2014 se quedó en unos 55.400 millones de dólares, una cifra muy similar a la del año anterior, 2013, cuando casi llegó a 55.000 millones. Un déficit comercial que Trump quiere atajar poniendo restricciones al comercio.

Las amenazas de Trump

De hecho, y para tratar de disminuir esa brecha, Trump amenaza con imponer un arancel del 35% a los coches fabricados en México y vendidos en Estados Unidos. Sin embargo, esa barrera incumple lo acordado en el NAFTA, ya que las empresas son libres de comerciar entre sus territorios sin costes arancelarios.

Trump ha amenazado con ir más lejos e incluso quiere fijar una tasa del 20% a los productos mexicanos importados para financiar la construcción del muro. El presidente de EEUU lo tiene claro, y, si se retoman las conversaciones, tratará de presionar a Canadá y México hasta renegociar el acuerdo y obtener mejores condiciones.

En 2015, casi la mitad de las importaciones de México provenían de Estados Unidos, suponiendo un 47,2% del total. En ese mismo año, el 81% de sus exportaciones las hizo a EEUU.

La tensión que los dos países viven desde que Donald Trump llegó a la Casa Blanca se ha visto acrecentada por los acontecimientos de la última semana. Esta tensión entre las dos Administraciones pone en peligro la renegociación del NAFTA, clave para los 500.000 millones de dólares que genera el comercio entre los dos países.

La decisión de Peña Nieto de no reunirse con Trump el próximo 31 de enero, cuando estaba fijado el encuentro, supone un conflicto diplomático que pone en juego este tratado de libre de comercio.