El temporal ha perjudicado la campaña agrícola en la Comunidad Valenciana: en la imagen, caquis por los suelos.

El temporal ha perjudicado la campaña agrícola en la Comunidad Valenciana: en la imagen, caquis por los suelos. Juan Carlos Cárdenas Efe Valencia

Economía ACUERDO DE ASOCIACIÓN ECONÓMICA

El último golpe a la naranja valenciana llega de Sudáfrica

Un acuerdo europeo que amplía el tiempo de importación de cítricos y las lluvias han llevado a dejar la cosecha sin recoger.

El campo valenciano va camino de cerrar una temporada desastrosa a las ya de por sí asfixiantes campañas citrícolas. Cientos de toneladas de clementinas y naranjas se han quedado este año en el árbol. La sequía primero y un temporal de lluvias después estropearon una cosecha que se esperaba abundante. Un acuerdo de la Unión Europea que en la práctica ha supuesto ampliar por primera vez la presencia de cítricos sudáfricanos en los mercados europeos (y españoles) ha acabado por dar la puntilla.

Muchos agricultores han tenido que dejar la fruta en el árbol, en algunos casos porque ni siquiera han encontrado a un comprador interesado aun vendiendo barato. En la provincia de Castellón, por ejemplo, las organizaciones agrícolas hablan de un 30-40% de fruta sin recoger.

"Desde Valencia hasta Vinaròs (último municipio al norte de Castellón) se ha quedado mucha fruta en el árbol. Yo mismo tengo 400.000 kilos que no he podido vender. Se ha podrido en el árbol. No lo he podido vender y lo achaco a la fruta de los países del sur de África". Quien habla es Vicente Morales, un citricultor de Almenara (Castellón) que se lamenta por los resultados de la campaña. “Es el primer año que dejo sin recoger por no vender”, dice.

Efectos del acuerdo con Sudáfrica

Morales fue hace años vicepresidente de Intercitrus, la extinta organización interprofesional del sector. Explica que este verano la sequía estaba dejando la fruta con unos calibres (tamaño) bajos que dificultan su entrada en el mercado y que las intensas lluvias que llegaron en noviembre estropearon los cultivos de clementinas y naranjas que empiezan a recogerse ese mes. Pero este año, los agricultores se han encontrado con otro problema que ha acabado por dar la puntilla a la campaña.

La Unión Europea cerró el pasado año un acuerdo (ocho eurodiputados españoles del PP votaron a favor y nueve socialistas se abstuvieron) de asociación económica con la Comunidad de Estados de África del Sur que en la práctica ha supuesto ampliar un mes y medio la entrada de cítricos de estos países. Hasta ahora, la naranja sudafricana dejaba de importarse en octubre pero ahora lo puede hacer hasta finales de noviembre.

Para el campo valenciano, principal productor de cítricos españoles, ha supuesto un gran problema porque en noviembre es cuando la naranja local empieza a estar en los mercados y este año se han topado con que la competencia llegada del sur de África ha coincidido con el inicio de la temporada valenciana y se han encontrado con unos stands ya “inundados” de producto. Cuando los productores tenían que vender su fruta y negociar precios, el mercado ya estaba provisto. Y los que se esperaron con la esperanza de obtener buenos precios después vieron cómo su cosecha se estropeaba por el exceso de humedad consecuencia de las intensas lluvias.

Los precios caen entre 20% y 30%

“Si hay naranjas de Sudáfrica a nosotros nos impide tener mejores precios y dar salida a nuestra fruta, ellos lo hacen más barato y a nosotros nos toca ‘comernos’ nuestra producción. No ha salido (la naranja valenciana) porque estaba toda Europa inundada por esta naranja”, se lamenta Morales.

La bajada de precios es una consecuencia directa de esta competencia. La Unió de Llauradors, una asociación agraria valenciana, alertó a mediados de diciembre de que las cotizaciones de las diferentes variedades de naranjas y clementinas se desplomaban “día a día”. En el caso de la clemenules, una mandarina que se cultiva mayoritariamente en la provincia de Castellón, los precios han llegado a ser un 35% inferiores a los de la campaña anterior. En general, los precios rondan entre un 20 y un 30% menos. A ello hay que sumar un aumento de los costes de producción por el aumento del regadío.

Por ejemplo, según datos de la Consellería de Agricultura, la semana del 8 al 14 de noviembre el precio de la clemenules estaba entre un 0,16 y un 0,21 euros el kilo. En las mismas fechas de 2015 el precio iba de 0,21 a 0,31 euros el kilo. Lo mismo con la navelina, una variedad temprana de naranja. El precio ha caído en dos céntimos el kilo.

“La influencia de la naranja sudafricana, las lluvias, etc. han complicado mucho la temporada, se ha echado a perder la cosecha y los precios no llegaban al coste de producción”, explica Ramón Mampel, secretario general de La Unió de Llauradors. El coste de producción se ha situado en 0,24 euros el kilo para la mandarina y en 0,20 para la naranja, indica.

Grandes stocks

Mampel apunta que no solo es un problema que se haya aumentado el tiempo de importación, sino que se ha guardado en cámaras esta fruta para sacarla al mercado incluso ahora, en enero. “Hemos detectado también después del 30 de noviembre naranja de Sudáfrica”, asegura.

En 2015, este mercado introdujo en Europa unas 420.000 toneladas que, según calcula Mampel, se habrán aumentado en unas 200.000 con el mes largo de prórroga de este año. “Es legal que entren hasta el 30 de noviembre, pero no nos parece ético (…) Hasta el 15 de octubre lo veíamos bien, pero ahora coincide con la nuestra”, dice por la coincidencia del inicio de la temporada valenciana.

En 2015, la Comunidad Valenciana produjo 3,12 millones de toneladas de cítricos (3,9 millones el año anterior). De ellos, algo más de medio millón de toneladas van al mercado interior, 2,5 millones se exportan y unas 680.000 toneladas tienen destino industrial. El resto, más de 170.000 toneladas, son pérdidas o retiradas. El abandono del campo es un problema que viene de años. De las 166.000 hectáreas de cultivo citrícola están en producción 147.575, según datos de la Consellería de Agricultura.

Las organizaciones agrarias estiman que este año entre un 30% y un 40% de la naranja valenciana se ha quedado en el árbol.  No se ha recogido.

Regalar la naranja

Héctor Bonet es uno de los que ha optado por no recolectar. Su familia tiene seis fanegadas de clemenules en Burriana. Hasta ahora, el padre de Héctor se ocupaba de la tierra durante su jubilación, pero falleció el pasado año y ha tenido que hacerse cargo él. Apunta que ha sido la primera vez que ha tenido que responsabilizarse del cultivo y que, cuando en noviembre fueron a una cooperativa a preguntar por la venta, les dijeron que les llamarían cuando encontraran comprador. La llamada no llegó.

“Me decían que este año la cosa estaba muy mal, luego llegaron las lluvias y ya el mercado estaba muy parado. En enero ya nos dijeron que la campaña había sido nefasta y que estaba cerrada”, explica Bonet. La alternativa que les dieron pasaba por tirar la clementina al suelo. En el árbol no se puede quedar porque perjudica la campaña siguiente. “No había nada que hacer”, insiste.

Al final optó por un plan B. Empezó a comentar en el trabajo que si alguien quería naranjas que podía ir a recogerlas a su campo. Se apuntaron pocos. Pasó por hacer un grupo de whatsapp reducido pero el mensaje comenzó a circular y alcanzó aún más eco cuando eldiario.es recogió su caso. “Empezó a contactarnos mucha gente, incluso de Valencia, y pusimos el tope en 50 personas porque la cosa se podía descontrolar”, dice Bonet tras la primera jornada de recogida gratuita de mandarinas. Aún tiene otros 8.000 kilos en el árbol así que espera a repetir la jornada de naranjas gratis porque, aunque ha seguido intentando venderlas, no ha encontrado ningún comprador.