Emilio Saracho en una imagen de archivo.

Emilio Saracho en una imagen de archivo. EFE

Economía

Saracho será nombrado presidente de Popular en la junta de accionistas de febrero

Esta decisión, alcanzada "por consenso absoluto", implica que Saracho tomará las riendas de la entidad tras la salida del actual presidente, Ángel Ron.

Agencias Cristina G. Bolinches

Emilio Saracho será nombrado presidente de Banco Popular y de su consejo de administración en la junta extraordinaria de accionistas que celebrará la entidad en febrero de 2017.

Según ha comunicado el banco a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el consejo de administración de Popular ha decidido por unanimidad proponer a Saracho como primer espada de la entidad en una reunión ordinaria celebrada este martes, la primera desde que se abriera el proceso de sucesión en la presidencia del banco.

Esta decisión, que se ha alcanzado "por consenso absoluto", implica que Saracho tomará en febrero las riendas de la entidad tras la salida del actual presidente, Ángel Ron, que tendrá lugar en la misma junta de accionistas.

"En un clima de entendimiento total, el consejo ha mostrado su firme convencimiento de que este proceso de transición abierto el 1 de diciembre afianza la estabilidad del banco", ha indicado Popular en un comunicado.

Vender o no el banco

En cuanto a la posibilidad de que el Popular sea adquirido, el consejero delegado de Banco Popular, Pedro Larena, reconoció la pasada semana en un encuentro financiero que esa opción existe. "No me extrañaría que nos quisieran comprar, tenemos un negocio principal que es una joya". Sin embargo, matiza que el futuro presidente no tiene esa orden. "Saracho no tiene ningún mandato de vender el banco, que yo sepa", respondió a los medios de comunicación.

Tampoco cree que haya "interinidad" en la presidencia hasta el relevo. "Hay una salida y una entrada de presidente, está dentro de lo normal. Ángel Ron es impecable, un banquero de toda la vida y tenemos una persona que viene que es una joya, tiene una enorme experiencia y un enorme conocimiento del sector bancario". Larena reconoce, sin embargo, que no conocía a Saracho hasta fechas recientes. El mensaje a los accionistas de Larena es que "el banco es sólido y está curándose de los problemas que tiene que no son definitivos ni mortales".