El 'caso César Noval': el árbitro descendido a 2ª acusado por más de 50 mujeres por sus cirugías

El 'caso César Noval': el árbitro descendido a 2ª acusado por más de 50 mujeres por sus cirugías

Fútbol ESCÁNDALOS

El 'caso César Noval', el árbitro y cirujano acusado por más de 50 mujeres: "Nos encandiló a todas"

Renunció a La Liga en tiempos de la Covid para seguir de cirujano. Ahora, decenas de chicas le acusan de mala praxis. César Noval lo niega.

17 enero, 2021 23:45

Noticias relacionadas

"Es mediático, sus redes sociales están tan bien trabajadas que me llamó la atención. Fui a pedirle una primera consulta. Me enamoró, fue una atención exquisita. Como nos hace a todas, nos encandiló". Así comenzó la tortura de una de las más de 50 mujeres que acusan a César Noval, exárbitro de Primera División y cirujano en su clínica de Valencia, de mala praxis en sus intervenciones con pezones y pechos necrosados, entre otras denuncias.

Pero ¿quién es César Noval? Este joven de 33 años hizo historia en España no hace mucho tiempo, cuando los medios le perseguían por sus proezas y no para que se defendiera de estas acusaciones. Noval compaginaba su labor como juez de línea en Primera con su trabajo como cirujano. Su potencial le llevó a ser el primero en lograr, en una misma intervención de 17 horas, una reasignación de sexo mujer-hombre.

Todo eran aplausos y felicitaciones. Especialista en Cirugía Plástica Estética y Reparadora, estancias en Nueva York para aprender de los mejores. Incluso formó parte durante un tiempo del elenco de Chapuzas Estéticas, programa estadounidense en el que los especialistas subsanan los errores de múltiples intervenciones. "Trabajé con ellos un tiempo en una clínica de Newport Beach y operábamos también en Beverly Hills", llegó a explicar en Las Provincias. Chapuzas de lo que le acusan ahora.

En el plano arbitral, Noval renunció a ocupar su puesto en LaLiga en junio de 2020 por seguridad sanitaria y así se centraría plenamente en la cirugía. Poco después, en septiembre, volvió a ser protagonista al verse 'incapacitado' para arbitrar en Segunda. "Si es verdad que mi relación con la prensa, con futbolistas o mi actividad como cirujano plástico no suponían un problema, no entiendo por qué ahora me veo en esta situación", criticó.

"Nos encandiló"

El caso de esta mujer, que atiende a EL ESPAÑOL de forma anónima, comenzó hace ya dos años cuando fue a pedir información. Quería cambiarse el pecho y, después de un primer contacto, decidió quedarse en manos de Noval. Tras el desembolso de cerca de 6.000 euros, se operó. Y ahí comenzó su infierno.

Las sospechas aparecieron cuando, según relata la afectada a este periódico, no tuvo casi contacto con el anestesista. "No me pidió más que una analítica". Pero lo dejó pasar. El segundo detalle fue que nadie acudió al hospital para ver su estado. Noval, que tampoco acudió, al menos llamó por teléfono. "Al día siguiente fui a la clínica, me quitaron la venda y aparentemente todo bien".

César Noval, durante un partido de Primera División

César Noval, durante un partido de Primera División

Las semanas posteriores se resumieron en alguna cita y atención telefónica. La predisposición de acudir a revisión siempre era de ella. Noval intentaba aplazarlo. Y, al año, la cosa se complicó. Ya "estaba fatal". La mujer pidió opinión a más cirujanos y el análisis era que la operación no se había realizado correctamente. "Toda la historia que me había hecho estaba falsificada, no tenía el pecho como él alega que lo tenía".

Su conclusión es que "son como dos personas diferentes". Una antes de la operación y otra después. "Le pagas, te opera y lo demás le estorba". La afectada, como la mayoría, cuenta con un informe pericial que les da la razón.

En manos de la justicia

El 'caso César Noval' ha estallado en los medios de comunicación recientemente. Sin embargo, el conflicto entre las afectadas y la clínica se remonta al pasado verano. Hace algo más de cinco meses que las partes comenzaron a hablar. Según trasladan a EL ESPAÑOL fuentes de R&A Jurado Abogados, que llevan el caso, fue como una bola de nieve. Una mujer quedó descontenta, empezó a rastrear más casos y clientas de la clínica y se encontró con un cúmulo de iguales que pedían justicia.

Es entonces cuando, según relatan, intentan un acuerdo amistoso. Es el primer paso. Acuden a hablar con César Noval, acuden a la clínica y piden una solución. El exárbitro facilita el contacto entre abogados para buscar un "entendimiento amistoso". La idea era que cada afectada trasladase una propuesta con los errores cometidos y la indemnización. Sin embargo, cuentan las mismas fuentes, las que se envían son rechazadas de forma tajante y sin estudio alguno. "No rotundo". Y ahí comienza la campaña pública que denuncia César Noval.

El cirujano defiende que la única denuncia puesta es suya. Y no miente. Sin embargo, como confirman a este periódico, será esta semana cuando lleguen a los juzgados las primeras demandas. "Nos ha hecho perder tiempo", critican, porque se creyeron que podía llegar un pacto amistoso de esas más de 50 chicas afectadas con secuelas de todo tipo. Desde rinoplastias a mamoplastias mal hechas.

Es más, entre el equipo legal de las afectadas aseguran que la Conselleria de Sanitat investiga su clínica y que el Colegio de Enfermería pretende iniciar una querella criminal contra César Noval y una de sus colaboradoras. "No tiene licencia ni para cirugía mínima ni para cirugía mayor. Solo tiene licencia para hacer consultas", denuncian. Su batalla legal no ha hecho más que comenzar y tienen claro que "una cosa es que la cirugía no sea exacta, y otra cosa es que se destroce a la gente".

Noval se defiende

EL ESPAÑOL también ha hablado con César Noval. El que fuera juez de línea de Primera División, entre otros partidos del Real Madrid o del Barcelona, no quiere aparecer demasiado. Su última intervención, en el programa Cuatro al Día, no acabó nada bien. El titular que quedó fue que "algunas se han quedado como monstruitos, pero es que hay que ver cómo venían". Palabras que, subraya a EL ESPAÑOL, no realizó y que explica: los primeros días del postoperatorio las imágenes son de ese estilo. "Nosotros les decimos que en el postoperatorio pueden parecer monstruitos, que no pasa nada, y según el caso y lo que hayamos hecho", pone en contexto. "Hasta que se adapten los tejidos", recalca. "Ojalá el resultado fuera inmediato".

En directo, César Noval aseguró textualmente: "Si les enseño fotos de mis pacientes recién operadas, es que hay algunas que parecen monstruitos, claro que sí. Hay que ver de dónde venimos, cómo estaban y qué es lo que hemos tenido que hacer en cada caso".

El cirujano explica que en su clínica están "muy satisfechos con el trabajo" que han realizado y data en un 35% la cantidad de operaciones que realizan de carácter secundario, es decir, de gente "que ya estaba operada". Noval se defiende de todas las acusaciones y apunta a que "si la Conselleria estimara que hay algún problema", acudirían a su clínica. Las últimas inspecciones, aclara a EL ESPAÑOL, han certificado que "está todo en regla". "Llevamos con la clínica muchos años".

César Noval, en su clínica

César Noval, en su clínica

El exlinier recalca que "no hay absolutamente ni una denuncia interpuesta" contra él o su clínica y reduce todo a un acoso y derribo. "Nos están acosando desde hace cinco meses a mis pacientes, a mis seguidores y a mi familia". "Lo único que he recibido son chantajes y amenazas de ir a la prensa". Y, por ello, han acudido a la justicia.

La denuncia, a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, señala a las administradoras de varios perfiles de redes sociales que están denunciando la presunta mala praxis del cirujano. Cuentas de Instagram como @afectadasclinicanoval o @clinicanovalafectados que cuentan con miles -en el primer caso- y cientos -en el segundo- de seguidores. Allí exponen imágenes de las operaciones realizadas, mientras que César Noval comparte otras tantas en su canal de YouTube. Otra batalla sumada a la judicial. 

En la denuncia se recogen mensajes privados de redes sociales, reseñas negativas de Google o conversaciones con clientes que sí están satisfechos. Todo para probar el acoso, atentado contra el honor, coacciones y amenazas contra el doctor, su novia y equipo de trabajo, según consta en la denuncia. 

César Noval continúa con su clínica, mientras que las mujeres que le acusan están a punto de comenzar el proceso judicial para dirimir quién tiene razón después de cinco meses en los que no se ha llegado a ningún pacto entre afectadas y cirujano "porque no tienen razón".

[Más información: César Noval, el linier que ha hecho historia en la medicina de cambio de género]